21 nov 2018 | Actualizado: 18:40

Un hospital lleno no aumenta la posibilidad de sufrir una infección

El riesgo es tres veces más alto cuando el hospital está a la mitad de su capacidad

Un hospital lleno no aumenta la posibilidad de sufrir una infección
lun 09 julio 2018. 16.00H
Redacción
Un hospital lleno no aumenta la probabilidad de sufrir una infección nosocomial o intrahospitalaria, contraída por pacientes ingresados en centros de atención a la salud que no se había manifestado, no estaba en periodo de incubación, ni constituye causa del ingreso, contrariamente a lo que estaba asumido.

Es la conclusión de un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) y publicado en el Journal of Hospital Medicine, que se ocupa fundamentalmente de las infecciones del tracto digestivo causadas por Clostridium difficile.


Infección por Clostridium difficile


Ha incluido los datos de 558.829 pacientes de 327 hospitales de California. Los resultados señalan que el riesgo de que el paciente adquiera una infección por la bacteria es tres veces más alto cuando el hospital está a la mitad de su capacidad el día de su ingreso, entre el 25 y el 75 por ciento.

El equipo investigador estimó la capacidad actual de camas del hospital calculando el censo máximo diario de las mismas durante un periodo de cuatro meses, lo que les permitió tener en cuenta cambios en su disponibilidad cuando un hospital cierra unidades o tiene menos personal debido a la variación estacional.


Infección durante la hospitalización



"Los efectos de los niveles de ocupación en los pacientes hospitalizados han sido descuidados"


Dividieron la ocupación hospitalaria en cuatro niveles: bajo, de 0 al 25 por ciento; dos clases de ocupación moderada, del 25 al 50 por ciento, y del 51 al 75 por ciento; y alta, del 76 por ciento al completamente lleno.

“La teoría de que las infecciones aumentan con la ocupación, porque el equipo del hospital ahorra pasos como lavarse las manos, parece lógico, pero este modelo muestra que no es tan simple”, explica Mashid Abir, líder del estudio.

Los investigadores especifican que el número de camas ocupadas nunca se había tenido en cuenta en estudios previos para calcular cuándo un paciente contraía una infección durante su periodo de hospitalización, y este enfoque puede usarse para rastrear más circunstancias en los pacientes en relación a la ocupación.

“Los efectos de los niveles de ocupación en los pacientes hospitalizados han sido descuidados. Algunos hospitales pueden implementar estrategias durante períodos de alta ocupación que pueden favorecer las infecciones nosocomiales, y necesitamos saber cuáles son”, ha añadido, por lo que ha demandado una evaluación adicional de protocolos hospitalarios que pueden ser modificados cuando el hospital está en un nivel de ocupación alta o baja.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.