23 de enero de 2018 | Actualizado: Martes a las 14:30
Especialidades > Medicina Interna

Los problemas metabólicos se descuidan durante las Navidades

Durante estas fechas pueden aparecer problemas como la glucosa, el colesterol y los triglicéridos

Las personas comen un 35 por ciento más cuando comparten mesa con otros comensales.
Los problemas metabólicos se descuidan durante las Navidades
Redacción
Jueves, 21 de diciembre de 2017, a las 14:20
Durante la Navidad se descuidan problemas metabólicos como la glucosa, el colesterol, los triglicéridos o aparecen en personas que no tenían constancia de tener problemas con ellos, ha alertado el profesor de Nutrición Comunitaria de la Universidad de Navarra, Javier Aranceta.

“Existe la posibilidad de incorporar entre dos y cuatro kilos de más durante estas fechas que se van con dificultad o no se van nunca y ahí surge el problema”, ha señalado el experto. En su discurso, Aranceta ha realizado un repaso sobre platos tradicionales en estas fechas; las técnicas de cocción, por ejemplo a la plancha; el uso de especias preventivas; y el empleo de aceite de oliva virgen en vez de los refritos grasos en la cocina.

La importancia de ‘comer por los ojos’

“La gastrofísica valora los aspectos emocionales y psicológicos en mesa, si uno está feliz o no. Recientes estudios han confirmado que la forma, el color, el peso y hasta el material de los cubiertos, impacta positiva (o negativamente) en la percepción de los comensales”, ha explicado el experto.

El término, acuñado por el profesor de Oxford Charles Spence, explica cómo influye el mero hecho de comer solos o acompañados. Así, se ha demostrado que comemos un 35 por ciento más cuando compartimos la mesa con otra persona y hasta un 75 por ciento más cuando la comida la comparten tres. “Incluso los detalles estéticos como la decoración de la mesa, los colores, la disposición de los comensales, la música que suena o el estado de ánimo influyen en que la experiencia resulte más o menos saludable”, ha destacado Aranceta.

El médico nutricionista ha recomendado “trazar un plan preventivo para organizarse ante los posibles excesos de Navidad, consensuando el menú antes de planificar la compra. Una vez hecho esto, es aconsejable decidir las técnicas culinarias, la colaboración y el ambiente que se va a vivir en la mesa”.

Todas estas cuestiones se perfilan para minimizar los estragos de estas fechas. Aun así, si ocurren excesos, podemos seguir pequeños consejos como ingerir los dulces media hora después de la comida principal o intentar evitar los excesos de alcohol, así como cocinar de manera inteligente.