"Hay que incluir las expectativas del paciente en la toma de decisiones"

Arántzazu Álvarez de Arcaya adelanta los temas de la II jornada de Pacientes de la SEMI

Arantzazu Álvarez de Arcaya.
"Hay que incluir las expectativas del paciente en la toma de decisiones"
jue 10 octubre 2019. 17.10H
El nuevo contexto sociosanitario y el envejecimiento de la población plantea nuevos retos a los profesionales sanitarios. Por eso, desde la Sociedad Española de Medicina Interna han organizado su segunda jornada de pacientes que este año lleva por título 'Trabajar juntos para conseguir un futuro más seguro y saludable'. Arántzazu Álvarez de Arcaya, responsable SEMI de Relaciones con Pacientes, adelanta que, entre los temas que se van a abordar este viernes, priman la toma de decisiones compartidas y la seguridad clínica para médicos y pacientes, así como el replanteamiento del modelo de atención sanitaria a raíz del envejecimiento de la población. Un nuevo modelo basado en la integración y la cooperación de todos los profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, fisioterapeutas y trabajadores sociales), de los cuidadores y de los pacientes.

¿Cuáles son las principales necesidades no cubiertas de los pacientes?

Esa es la pregunta que nosotros nos hacemos. Y organizamos este tipo de foros para conocer las respuestas. La Sociedad Española de Medicina Interna llevó a cabo por primera vez el año pasado estas jornadas porque hay que incluir a los pacientes, sus necesidades y sus expectativas en la toma de decisiones. Y la mejor manera de conocerlas es que ellos mismos las expresen.  Así, la jornada de pacientes es un foro de integración para conocer las opiniones de las diferentes partes, llegar a consensos y potenciar la toma de decisiones compartidas entre profesionales y pacientes. Hoy en día no tiene sentido otro modelo de atención.


"La mejor manera de conocer las expectativas de los pacientes es que ellos mismos las expresen"


¿Qué temas se van a abordar en esta jornada?

Este año la jornada se centra en dos mesas y una conferencia de clausura. La primera mesa está relacionada con la seguridad clínica, y, de hecho, se titula, 'La seguridad clínica compartida médico-paciente', porque somos conscientes de que tanto los profesionales como los pacientes tienen una gran inquietud y tiene que haber un compromiso por ambas partes. De ahí la estructura de la mesa y los temas del debate. La segunda va a tratar sobre los retos que plantea el 'Envejecimiento éticamente saludable'.

¿Cómo se aborda el sobrediagnóstico y la sobremedicación?

Sobrediagnóstico significa hacer un diagnóstico correcto pero innecesario, porque es un problema que se detecta pero que no afectará al pronóstico ni a la calidad de vida de la persona. Pero, en ocasiones, el sobrediagnóstico conlleva a su vez tratamientos médicos innecesarios que no aportan valor. Una de las estrategias planteadas, ya desde 2013, y a raíz de una propuesta de la SEMI, fue el compromiso por la calidad de las sociedades científicas en España. Una manera de adoptar recomendaciones basadas en la evidencia científica en torno al 'no-hacer', es decir, evitar las intervenciones innecesarias, bien sea porque no han demostrado eficacia, tienen efectividad escasa o dudosa, no son coste-efectivas o no son prioritarias.

En este sentido, todas las sociedades científicas España hicieron varias recomendaciones al respecto, y ese es un buen lugar por el que comenzar. Es una iniciativa que tiene que partir de los profesionales pero que tiene que contar con los pacientes. Por eso este tipo de foros en los que se ponen en común las expectativas son tan útiles. Tiene que haber un compromiso y una cooperación por ambas partes.


"El nuevo contexto sociosanitario nos obliga a desarrollar modelos de integración médico-enfermero"


¿Qué retos plantea el envejecimiento de la población a los profesionales sanitarios?

En la actualidad nos encontramos con un nuevo contexto sociosanitario que está determinado por el envejecimiento. Además, la población anciana tiene una serie de necesidades diferentes a las del resto de la población. Y es necesario transformar el modelo de atención y reflexionar sobre las implicaciones que estas necesidades pueden tener. Hay dos aspectos fundamentales que vamos a tratar este viernes y son la autonomía y la calidad de vida de la población anciana. Las  intervenciones de los profesionales tienen que estar orientadas al mantenimiento de la independencia funcional y de la calidad de vida desde una triple perspectiva física, social y psíquica, para poder alcanzar el máximo bienestar posible. Ese es el reto de todos los profesionales implicados, lo que incluye a médicos, enfermeras, fisioterapeutas y trabajadores sociales, en definitiva, a todos los profesionales que nos dedicamos a la salud.

¿Cómo se debe organizar la atención al paciente anciano entre Medicina y Enfermería?

Cuando hablamos de cambiar el modelo, hablamos precisamente de romper las barreras entre los profesionales. El nuevo contexto social y sanitario nos obliga a desarrollar modelos de integración médico-enfermero. Hoy en día tenemos que hablar de cooperación y no podemos seguir separando a cada agente sanitario. Todos tenemos que trabajar en conjunto: profesionales, pacientes y cuidadores con el objetivo de proporcionar el máximo bienestar posible a los pacientes. Y también a los cuidadores, de los que pocas veces se habla. Tenemos que pasar de un modelo curativo a uno de cuidados integrales centrados en las personas y para las personas. Ese es el mensaje que queremos transmitir.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.