20 de octubre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 14:30
Empresas > Industria

Takeda y SEAP inician la primera red digital de segunda opinión en linfoma

El objetivo es que centros más pequeños puedan confirmar el diagnóstico lo antes posible

Enrique de Álava, presidente de Seap.
Takeda y SEAP inician la primera red digital de segunda opinión en linfoma
Redacción
Miércoles, 24 de mayo de 2017, a las 13:50
En España se diagnostican más de 7.000 casos de linfoma al año, un tipo de cáncer hematológico cuyo complejo diagnóstico hace que resulte fundamental que los patólogos puedan consultar una segunda opinión a otros expertos en la enfermedad. Por ello, el Club Español de Linfomas de la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP), división de la Academia Internacional de Patología (IAP), ha puesto en marcha, en colaboración con Takeda, la primera red digital de segunda opinión en linfoma. El objetivo es agilizar la confirmación del diagnóstico de forma que el paciente comience a recibir el tratamiento adecuado lo antes posible.
 
Hasta ahora, para solicitar una segunda opinión, las muestras biológicas se enviaban de forma física a otros centros hospitalarios. Esto cambia con la puesta en marcha de la plataforma, en la que los patólogos podrán compartir imágenes escaneadas y debidamente anonimizadas de las muestras con otros expertos de hospitales de referencia, e intercambiar opiniones que ayuden al diagnóstico, especialmente en aquellos casos más complejos. La plataforma, que tras una primera fase de implantación ya puede ser empleada por los patólogos españoles que lo deseen, será presentada en el marco del XXVIII Congreso de SEAP, que se celebra del 24 al 26 de mayo en Valencia.
 
“La segunda opinión es importante en linfoma porque no hay muchos patólogos que tengan experiencia acumulada en neoplasias raras”, explica Enrique de Álava, presidente de SEAP-IAP. “En este tipo de cáncer es fundamental que haya un sistema de segundas consultas para que los patólogos que tengan dudas en un hospital pequeño donde no haya tanta exposición a un número elevado de casos puedan llevar a cabo el diagnóstico”, asegura. El presidente de SEAP señala que la principal ventaja que conseguirá esta red digital será “estandarizar el diagnóstico de esta enfermedad, es decir, que los criterios que utilizamos sean los mismos para toda España”.
 
Por otro lado, destaca el aprendizaje que podrá suponer el hecho de poder compartir los casos a través de la herramienta, ya que facilitará que los patólogos con menos experiencia en neoplasias linfoides cuenten con el apoyo de un experto, en el momento de orientar el diagnóstico del caso. “Unos patólogos pueden enviar y otros responder, y esto ayuda a la formación, sobre todo en los expertos más jóvenes”, explica De Álava. Por su parte, Santiago Montes, coordinador del Club Español de Linfomas de la SEAP explica que, de este modo, se podrá “acelerar el proceso” y que “a la vez es un medio para identificar aquellos casos que van a requerir un estudio más completo para su diagnóstico definitivo por parte de un centro de referencia”.
 
“La plataforma digital es la primera herramienta digital universalmente accesible para mejorar la estandarización y la calidad del diagnóstico primario del cáncer”, explica Antonio Martínez, jefe de Servicio del Hospital Clínic de Barcelona y director del programa nacional de calidad en patología de SEAP. “Está diseñada para promover un diagnóstico preciso de los tumores de la sangre y los ganglios linfáticos, que son un grupo de tumores menos frecuentes, para los que no siempre hay disponibilidad de un patólogo experto en la comunidad”, afirma.