17 nov 2018 | Actualizado: 10:10

La elección 'al gusto' de la indicación marca el futuro de la homeopatía

Varias cuestiones sobre el porvenir legislativo de los medicamentos homeopáticos están todavía por resolver

Dolors Montserrat, ministra de Sanidad.
La elección 'al gusto' de la indicación marca el futuro de la homeopatía
mié 25 abril 2018. 17.00H
@EduOrtegaRM
El registro de medicamentos homeopáticos ha pasado por su examen más duro. Ha superado el dictamen del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), a pesar de las reticencias de las autonomías socialistas. Sin embargo, todavía quedan muchas dudas en el aire sobre esta pseudociencia y su horizonte legal. 

Hasta que la correspondiente orden que habilite el citado registro se apruebe, los productos homeopáticos permanecen en un limbo legal. Actualmente unos 19.000 medicamentos homeopáticos se comercializan al amparo de un decreto de 1994, a pesar de que hace más de 10 años que la Ley de Garantías de Medicamentos de Uso Humano dictaminó que esta pseudoterapia tenía que adaptarse a esta ya añeja legislación, y pagar las correspondientes tasas.
 

La homeopatía se tendrá que someter a controles de calidad y seguridad que todavía se desconocen


De hecho, esta es la razón por la que se está desarrollando el citado registro de medicamentos homeopáticos. Como ya comentó este medio cuando adelantó el borrador que el Ministerio de Sanidad ha presentado a las comunidades autónomas, en cuanto entre en vigor la orden correspondiente, las empresas comercializadoras de estos productos dispondrán de un plazo de tres meses para comunicar a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps).
 
Entre la información que tendrán que aportar las compañías comercializadoras está la de si se “reivindica indicación terapéutica” o si, por el contrario, se acogen al perfil de "sin indicaciones terapéuticas", así como las condiciones de prescripción y dispensación propuestas. Sin embargo, todo indica que hay controles a los que la homeopatía se tendrá que someter y que no figuran en la orden.
 
Control de seguridad y calidad
 
En el Interterritorial, Dolors Montserrat, ministra de Sanidad, reveló que los medicamentos homeopáticos, como parte del proceso de aprobación citado, tendrán que someterse a los análisis y evaluaciones de la Aemps, y los que “no pasen ese control de seguridad y calidad serán desechados del mercado". Además, deberán indicar en su etiquetado que no tiene "indicaciones terapéuticas probadas". 
 
Esta es una de las principales incógnitas que están en el aire. El borrador de orden no revela aún (ni recoge de manera explícita) cuáles van a ser las condiciones de seguridad y calidad que la homeopatía tendrá que cumplir.


El borrador de la orden todavía tiene que pasar por consulta pública, así que puede sufrir cambios


Sin embargo, no hay que descartar que estas cuestiones de incorporen más adelante en la orden, puesto que el documento que se ha sometido a dictamen autonómico no tiene por qué ser el definitivo.
 
¿Texto definitivo?
 
El registro de homeopatía todavía debe someterse a audiencia pública, para que quien lo desee pueda enviar sus aportaciones o alegaciones, algo que, por ejemplo, la industria aún no ha hecho.  De hecho, fuentes del sector del medicamento homeopático han asegurado que no conocían el contenido de la orden hasta que los medios de comunicación lo dieron conocer.
 
En el horizonte, y más a largo plazo, queda la reclamación que han hecho autonomías como Comunidad Valencia para que España persiga la supresión y eliminación de la denominación comunitaria de medicamento homeopático, que llega impuesta desde Europa. Sin embargo, no parece que el Gobierno de Mariano Rajoy vaya a plantear esta batalla en Bruselas, aunque haya voces en la Comisión Europea que vayan a simpatizar con el objetivo planteado.  
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.