GSK, una de las farmacéuticas con este tipo de inoculación en España, apuesta por su subvención pública

Financiar la vacuna de la meningitis acabaría con "el acceso diferenciado"


31 mar 2022. 13.30H
SE LEE EN 4 minutos
La vacuna contra la meningitis B se presenta como candidata a entrar en el calendario vacunal que financia el Ministerio de Sanidad. Tal y como anunció la ministra de Sanidad Carolina Darias, el Gobierno va a crear un Grupo de Trabajo para estudiar si se recomienda su inoculación. Esta noticia "satisface" a GSK que apuesta por la subvención pública; mientras que Pfizer defiende la "protección de las enfermedades prevenibles". La primera, fabricante de la vacuna Bexsero contra esta enfermedad, explica que ayudaría a "resolver la actual situación de acceso diferenciado" que se produce entre las comunidades autónomas que sí la financian y las que no.

En este sentido, aunque la inoculación contra la meningitis no forma parte del calendario de vacunación sistemática, desde el año 2016 sí que está financiada públicamente para personas que cumplen determinadas condiciones de riesgo. Por lo tanto, son las consejerías de Sanidad de las comunidades las que deciden su subvención para el resto, un hecho que podría cambiar este mismo año si España la financia de manera nacional.

"Es una vacuna altamente recomendada por los pediatras. Hasta el momento, Andalucía, Castilla y León, Canarias y Cataluña la han incorporado en su cartera de servicios financiados, lo que supone que en torno al 45 por ciento de los bebés nacidos en nuestro país ya tienen acceso a la vacuna de manera gratuita conforme a las pautas decididas por las autoridades de Salud Pública de cada una de estos territorios", subrayan fuentes de GSK a Redacción Médica.

Por su parte, Pfizer, la otra gran productora de la inoculación en España con la marca Trumenba, resalta "el papel imprescindible de las vacunas para la sociedad". "Nos sumamos a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su objetivo de que cada vez un mayor número de personas estén protegidas de las enfermedades prevenibles por vacunación", afirman al ser preguntadas al respecto por este periódico.

Acceso a la vacuna del meningococo B


El acceso a esta vacuna para aquellos pacientes que no entran dentro de la financiación actual está limitado por su capacidad adquisitiva. "Si el Estado la subvenciona se mejorará la protección de la población más vulnerable a esta enfermedad y se evitará que las diferencias en cuanto a población vacunada tengan su origen en el nivel de renta de las familias", concretan desde GSK.

La última revisión del Ministerio de Sanidad se produjo en 2019, cuando se decidió no incluirla "teniendo en cuenta la epidemiología de la enfermedad, que muestra un descenso paulatino de la tasa de incidencia desde el año 2000, sobre todo en los menores de 5 años, y las limitaciones actuales de la vacuna", según fuentes del Ministerio.

Sin embargo, otros países de nuestro entorno, como Italia, Reino Unido y Portugal, sí que han incluido esta vacuna frente a la enfermedad meningocócica invasiva causada por serogrupo B - la más común-, en sus recomendaciones de financiación.

Producción de la vacuna del meningococo B


En el caso de que el Gobierno diera luz verde a la financiación pública de esta inoculación, el número de vacunas necesarias aumentaría exponencialmente. Sin embargo, desde la farmacéutica GSK apuntan que "la producción de dosis es compleja y no puede improvisarse ni acelerarse".

Por lo tanto, sería necesario que los fabricantes iniciaran un diálogo con las autoridades sanitarias con el objetivo de identificar las necesidades requeridas por las autoridades de Salud Pública. “De esta forma, se podrán tomar las decisiones de asignación de suministro y de producción de la forma más temprana y ajustada posible”, concluyen desde GSK.

Hay que tener en cuenta que la enfermedad meningocócica invasiva se puede desarrollar en personas de cualquier edad previamente sanas. De hecho, una de cada diez personas que la contraen fallecen por ella, a pesar de recibir el tratamiento adecuado, y el 20 por ciento de los supervivientes presentan secuelas físicas o neurológicas (amputaciones de miembros, discapacidad auditiva o convulsiones, entre otras).
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.