Investigadores del Clínic de Barcelona y Idibaps buscan tratar a estos pacientes sin el uso de quimioterapia

Un nuevo tratamiento busca desplazar la quimioterapia para un linfoma
La hematóloga del Clínic de Barcelona, Eva Giné


21 feb 2022. 13.00H
SE LEE EN 5 minutos
Dentro de la Hematología, el linfoma de células del manto indolente se considera una enfermedad particular, además de que los tratamientos usados hoy en día ofrecen resultados limitados. Ahora, un estudio publicado en la revista 'Journal of Clinical Oncology' y coordinado por la hematóloga del Clínic de Barcelona e investigadora del grupo Neoplasias linfoides del Idibaps y del Ciberonc, Eva Giné; el jefe del grupo, Armando López Guillermo; y la participación del jefe del grupo Patología molecular en neoplasias linfoides del Idibaps, Elias Campo, analiza la posibilidad de usar un nuevo tratamiento sin quimioterapia para este tipo de patología.

Giné, que ha sido entrevistada por Redacción Médica, afirma que “pese a usar los tratamientos aplicables a este linfoma, como por ejemplo las inmunoterapias intensivas para la gente joven o las inmunoquimioterapias a personas más mayores, además de ofrecer una elevada toxicidad los enfermos no se curan y recaen”.

Pese a existir diferentes tratamientos, Giné evidencia que siguen siendo poco eficaces, además de la gran diversidad de comportamientos que sufren los pacientes con esta patología: “Cuando tienes un enfermo de este tipo hay factores clínicos que nos permiten intuir qué persona puede sufrir una recaída más precoz, pero nunca se sabe a ciencia cierta. Con el paso de los años se ha conocido que existen subtipos moleculares distintos dentro del mantel que tampoco explican del todo los distintos comportamientos clínicos”.


"Los tratamientos actuales ofrecen toxicidad y los enfermos no se curan" 



La aparición de nuevos fármacos diseñados para interferir en vías de señalización de la célula ha permitido llevar a cabo el reciente estudio, con el que se valora realizar un tratamiento libre de quimioterapia. “Con la combinación del anticuerpo monoclonal rituximab y un inhibidor de BTK oral llamado ibrutinib (combinación IR) decidimos aplicar un tratamiento nuevo a una población seleccionada con características favorables clínicas. Se trata de un ensayo en fase 2, para analizar la actividad que surge con esta combinación”, afirma la especialista.


Un tratamiento menos tóxico y con resultados positivos


El primer paciente para este estudio fue reclutado en 2016 y no ha sido hasta el pasado diciembre de 2019 que finalizó el reclutamiento, además de que el ensayo sigue aún activo. Una de las novedades que ofrece este tratamiento es que no será eterno, sino que, en palabras de la hematóloga, “decidimos atrevernos a realizar un seguimiento para pararlo después de un tiempo potencial, dos años, en los enfermos que alcancen una respuesta completa en la enfermedad residual negativa”.

En el estudio participaron 50 pacientes con este tipo de linfoma y después de 12 meses de tratamiento, 42 de ellos consiguieron una una respuesta, y 40 de ellos una respuesta completa. A los dos años de tratamiento, 24 de los 35 pacientes evaluables pudieron dejaron de tomar ibrutinib debido a una enfermedad residual mínima indetectable (MRD). Pese a ello, cuatro pacientes sufrieron una progresión de la enfermedad, debido a que tres de ellos sufrían una mutación TP53. En el estudio no se observó ningún tipo de toxicidad inesperada, excepto en un paciente que sufría anemia aplástica grave. La principal conclusión a la que llegaron los investigadores fue que la combinación de estos fármacos lograba una elevada tasa de MRD indetectable en formas clínicas indolentes en el linfoma de células de manto. La interrupción del tratamiento parece apropiada en casos con MRD indetectable, excepto en casos que sufrieran la mutación TP53.

Hasta ahora, los resultados de la combinación de los dos fármacos han sido, tal y como afirma Giné, “excelentes. Tenemos resultados comparables con los que podríamos obtener con tratamientos mucho más tóxicos e intensivos como es la inmunoquimioterapia. Además, se ha demostrado que en un subgrupo de enfermos de mantel hemos sido capaces de parar esta medicación a los dos años. De momento, vemos que muchos enfermos mantienen esta enfermedad residual negativa”.


"En un subgrupo de enfermos hemos sido capaces de parar la medicación de los pacientes a los dos años"



Sin duda alguna, estos resultados, tal y como evidencia el estudio, abren la puerta a un manejo más individualizado de este tipo de tratamiento en el linfoma del mantel. Por otra parte, la parte que perseguíamos cuando iniciamos el estudio es la parte traslacional y biológico que hay detrás. Hemos empezado a realizar unas definiciones clínicas usadas en el ensayo. Gracias a estudios biológicos realizados de forma paralela, nos hemos encontrado que los pacientes con mutación TP53, una alteración genética, recaen antes y tienen una supervivencia más corta”.

El ensayo, aún activo, no es la panacea para el linfoma


Pese a estos resultados esperanzadores, Giné es consciente de que “estos nuevos tratamientos no sabemos si pueden ser superiores a la inmunoterapia convencional o intensiva. Estas combinaciones de fármacos podrían ser mejores, pero posiblemente tampoco será la solución para los pacientes. El ensayo aún está activo, los pacientes se deben seguir a lo largo de 7 años. Se continuarán recopilando datos para poder seguir recopilando información”.

Así pues, el ensayo permitirá, con el paso de los años, conseguir nuevos biomarcadores y lograr conocer al detalle "qué les pasa a los pacientes, además de intentar identificar subtipos completos. Por primera vez, nos estamos dando cuenta de que es posible frenar estos tratamientos, hecho que parece razonable de lograr, pese a que aún debemos esperar algunos años", ha afirmado la hematóloga del Clínic de Barcelona.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.