19 nov 2018 | Actualizado: 14:30

El diagnóstico de mieloma no puede obviar el test de orina

Una revisión de las pruebas indica que el test sanguíneo puede dejar sin diagnosticar uno de cada cuatro casos

La prueba de orina se ha ido abandonando en la última década.
El diagnóstico de mieloma no puede obviar el test de orina
vie 13 julio 2018. 16.00H
Redacción
Observar la orina y el suero sanguíneo puede ser la mejor manera a la hora de realizar el diagnóstico del mieloma múltiple, sugiere un nuevo estudio publicado en el Journal of Clinical Medicine Research.

La prueba de la orina lleva siendo utilizada por los patólogos durante décadas, pero su uso ha disminuido tras la aparición del análisis de la cadena libre de suero, disponible desde hace unos 12 años, que ha hecho pensar a los médicos que puede hacer redundante el viejo test.

Las diferentes pruebas buscan en el suero o en la orina signos de anticuerpos anormales y para ver si la proporción habitual está desactivada para dos tipos de una porción del anticuerpo, llamados cadenas ligeras.

El nuevo estudio –que hace un análisis retrospectivo de los tests en 175 pacientes –señala que si el mieloma múltiple está asociado con la cadena ligera lambda, hay un 25 por ciento de probabilidad de que el problema no se detecte con la prueba del suero.


Dos tipos de cadenas distintas


Won Sok Lee, coautor del estudio: “Si tienes una lesión asociada a la cadena lambda, no te hacen el test de orina y solo confías en el ensayo de la cadena ligera del suero hematológico, en una de cada cuatro ocasiones te va a decir que no tienes algo que en realidad sí tienes”.


La no detección de estas cadenas flotando puede explicar el infradiagnóstico de un 25% de los casos


Las cadenas ligeras de inmunoglobulinas pueden ser de dos tipos distintos: kappa y lambda, que se diferencian en la secuencia de aminoácidos. El cuerpo fabrica el doble de cadenas kappa, pero el cáncer afecta a ambas.

En el mieloma múltiple, la cadena ligera relevante aumenta, pero la kappa aumenta mucho más. La ratio entre ambas puede ser normal incluso cuando la inmunogloulina lambda se muestra en la orina. Casi el 40 por ciento de pacientes tiene una ratio anormal sin gammopatía monoclonal, explican los investigadores.

Estas variables explican que algunos pacientes, especialmente aquellos con las poco comunes lesiones asociadas a lambda, pueden quedarse sin diagnosticar. La no detección de estas cadenas flotando en el suero pude explicar el infradiagnóstico en un 25 por ciento de pacientes que sí tienen anticuerpos anomales presentes en la orina.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.