La manometría de alta resolución despunta en la diagnosis de la patología esofágica

Por el momento la practican el Hospital del Sur de Alcorcón y la Clínica La Luz de Madrid

mié 18 febrero 2015. 15.56H
Redacción. Madrid
La manometría de alta resolución (MAR) permite obtener un completo mapa topográfico de las paredes del esófago que, según han concluido varios estudios publicados en revistas científicas de referencia, constituye la mejor herramienta para el diagnóstico preciso de distintos trastornos funcionales digestivos.

“Estos estudios demuestran lo que estábamos comprobando en la práctica clínica diaria: que la manometría de alta resolución, combinada con otras pruebas como la pH-metría de 24 horas, se ha convertido en la herramienta de referencia para lograr el diagnóstico más preciso, y, en consecuencia, adoptar el tratamiento idóneo en cada caso, ya que presenta numerosas ventajas frente a la manometría convencional”, ha señalado el especialista en Cirugía Digestiva de la Clínica La Luz y el Hospital Sur de Alcorcón de Madrid, Carlos Miliani.

Carlos Miliani.

La técnica, por el momento solo disponible  la Clínica La Luz y el Hospital Sur son los únicos hospitales de la sanidad privada de Madrid en tener esta tecnología, es capaz de hacer un diagnóstico mediante una sonda dotada de 36 sensores, lo que permite conocer con la máxima precisión cómo funciona el esófago en cada uno de sus tramos a través de la medición de la presión que ejercen las contracciones musculares.

Gracias a esta técnica podemos 'navegar' por el interior del esófago y ver exactamente dónde se localiza el problema y en qué consiste, evitando a nuestros pacientes molestias innecesarias derivadas de diagnósticos menos precisos obtenidos mediante las técnicas convencionales", ha señalado el doctor Miliani.

En concreto, el último número de la revista 'Neurogastroenterology & Motility' incluye varios estudios que destacan las altas prestaciones de la MAR a la hora de diagnosticar patologías como la acalasia, el reflujo gastroesofágico o la hernia de hiato, entre otros.

De hecho, según el editorial del último número de esta revista, esta tecnología ha permitido la creación de la llamada 'Clasificación de Chicago de los Trastornos de Motilidad Esofágica', que ha agrupado todas estas patologías y ha permitido que todos los especialistas que usan la MAR puedan hablar un mismo lenguaje en todo el mundo.

Además, junto al atractivo visual de los mapas a color que traza la MAR, la mejora que supone en la presentación de los datos ha permitido determinar que existen distintos subtipos de acalasia que relevantes desde el punto de vista clínico.

Menos errores de diagnóstico

Los responsables de la citada publicación explican que esta tecnología reduce el número de diagnósticos erróneos y que los resultados obtenidos señalan que el perfil de cada paciente determinado por la MAR indica en parte cuál debe ser el tratamiento más apropiado.

Uno de estos estudios, dirigido por Albert J. Bredenoord, del Departamento de Gastroenterología y Hepatología del Centro Médico Académico de Amsterdam, ha determinado la elevada sensibilidad de la MAR a la hora de diagnosticar correctamente la hernia de hiato, con porcentajes de sensibilidad y detección del 92 por ciento y 95 por ciento respectivamente, bastante superiores al 73 por ciento de sensibilidad de otros métodos como la endoscopia o la radiografía.

Por último, en otra investigación publicada en el último número de Annals of Gastroenterology por Muller, del Departamento de Gastroenterología de la Clínica Helios de Wiesbaden de Alemania, se ha señalado que en trastornos esofágicos como la acalasia la MAR debe considerarse el estándar oro para el diagnóstico, ya que frente a la manometría convencional la MAR es más sensible, proporciona información más detallada y es más cómoda para el paciente que la manometría convencional.