Para los directivos, el examen económico de los IPT es necesario a la hora de tomar decisiones en sanidad

La evaluación económica "dinámica" de IPT incluye un 'coste de oportunidad'
Patricia Alonso, miembro de la Junta Directiva de Sedisa.


13 jul 2021. 12.20H
SE LEE EN 4 minutos
Para los directivos de la salud, la incorporación del examen económico en los informes de posicionamiento terapéutico (IPT) no solo es un aspecto relevante, sino también necesario a la hora de tomar decisiones en la financiación de los fármacos. Por ello, creen conveniente la necesidad de contar con evaluaciones "dinámicas" que permitan adaptarse al impacto económico en condiciones reales y en función en de los resultados, así como adaptarse en el tiempo.

Así lo explica a Redacción Médica Patricia Alonso, miembro de la Junta Directiva de Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), tras conocerse que el Ministerio de Sanidad ha publicado el primer IPT con examen económico: el de talazoparib indicado en pacientes con cáncer de mama.

El análisis económico se hace necesario desde el momento en el que como sociedad somos conscientes de que el dinero, como la energía, ni se crea ni se destruye, sino que cambia de partida presupuestaria”, asegura Alonso. "Esto va de la mano de entender que la información económica es relevante, pero que necesariamente tiene que ir de la mano de la evaluación de los resultados".

En su opinión, cuantos más elementos se incorporen al análisis de los fármacos (es decir, no solo los clínicos sino también los económicos), “más acertados estaremos en la toma de decisiones”. Por ello cree esta evaluación 'flexible' del IPT puede suponer un 'coste de oportunidad', ya que “la valoración económica debe llevar incluido, no solo la inversión que una terapia requiere al ser financiada, sino también lo que se deja de invertir en otras partidas asociadas a la gestión de una patología sin dicha terapia”. 


Para los directivos de la salud, el examen económico es necesario, especialmente si hay cambios en las partidas presupuestarias



Asimismo, los directivos de la salud consideran que los nuevos IPT de última generación deben contar con un examen técnico-económico dinámico, en lugar de lo que ahora consideran "estático". Es decir, una evaluación que permita modificarse en el tiempo en función de los resultados y el impacto económico en condiciones reales, no basado exclusivamente en los ensayos clínicos.

“No podemos seguir tomando decisiones de semejante calando en el momento de mayor incertidumbre en cuanto a los resultados tanto de los medicamentos, como de las tecnologías sanitarias”, defienden.

Además, Sedisa considera importante también incorporar la opinión de los pacientes, además de la medición de los términos técnicos, para el análisis de resultados. “Éstos tienen que estar necesariamente en la ecuación para ayudarnos a definir los objetivos y, por tanto, el impacto real de cualquier actuación”.

Médicos y pacientes piden más peso para el criterio clínico


En contrapartida, y tal y como ha ido publicando este periódico, tanto médicos como pacientes creen que el valor terapéutico y el económico del fármaco debe ser objeto de informes diferenciados y públicos.

En este sentido, la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme) explicó a Redacción Médica que el plan de consolidación de los informes de posicionamiento terapéutico “se aleja de las propuestas europeas para la evaluación del valor clínico de los medicamentos y, desgraciadamente, consagra una anomalía”. Por ello, la organización ve como necesario incluir en las evaluaciones clínicas de medicamentos “independencia, rigor y transparencia”.

Los pacientes, por su parte, a través del Foro Español de Pacientes (FEP), creen que el examen económico de los nuevos IPT "va a eclipsar el criterio técnico". Y, aunque ven "razonable" incluir la evaluación económica en el criterio clínico, éste no debe ser el único criterio ni el que más prevalezca. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.