Metges pide a Sanidad que sea "más receptivo" con las necesidades de cada territorio

Los médicos catalanes apuestan por MIR transferido con gestión centralizada
Xavier Lleonart, Gabriel del Pozo y María José García.


07 ago 2021. 17.55H
SE LEE EN 6 minutos
El sector de la Medicina acogió con escepticismo el anuncio de la apertura de negociaciones para el traspaso de la gestión de los MIR a Cataluña. Se avecina un proceso controvertido, dada la diversidad de posiciones de los diferentes colegios y organizaciones implicados, que, en cualquier caso, dudan de que el debate que se abrirá el próximo octubre termine de “cristalizar”. 

En el seno de Metges de Catalunya, no obstante, consideran que este primer acercamientos por parte de ambos gobiernos constituye una “oportunidad” para establecer un modelo que otorgue al territorio un mayor “grado de autonomía” sin que se rompan los lazos con el Ministerio de Sanidad. Precisamente, la titular de este organismo, Carolina Darias, se desmarcaba de esta polémica dos días después de que se oficializará el anunció. Darias aseguró que "no está en la agenda del Gobierno" traspasar el MIR a Cataluña. Mientras tanto, el consejero de Salud de Cataluña Josep Maria Argimon, explicaba en una entrevista en exclusiva con Redacción Médica que de lograr este objetivo sería para "atraer talento" a su comunidad. 

En este sentido, Xavier Lleonart, secretario general de Metges, considera que este tipo de gestiones deberían llevarse a cabo “como el resto de las que se hacen a nivel autonómico”, de forma que Cataluña disponga de “un grado de autonomía y reporte para la gestión centralizada del sistema”. El también cirujano del Servicio de Urgencias del Hospital de Terrassa incide en que “las necesidades de todo el territorio las determina el Ministerio, y transfiere la parte de autonomía que requiere cada territorio”.

“Y al revés, el Ministerio debería ser receptivo a las necesidades de los territorios, que hasta la fecha no lo ha sido”, añade en declaraciones a Redacción Médica Xavier Lleonart, quien, en cualquier caso, destaca que “cuanto más cercada a las necesidades” de cada autonomía sea la gestión de los MIR “mejor se podrá gestionar”. “Entendemos que esa negociación puede ser una oportunidad para poner sobre la mesa la mejora necesaria y evidente que tienen que tener los MIR en general”, defiende. 

Algo que pasa, añade el propio Lleonart, por establecer un modelo que “responda a una planificación seria” y que satisfaga las “necesidades de profesionales” de los MIR. “La sensación es que los procesos se convocan en base a criterios espurios, no se tiene en cuenta a los especialistas que se jubilan en siguientes años y a veces se generan más profesionales que los que el sistema puede absorber”.

Los MIR esperan que ambos gobierno "respeten las condiciones laborales de los médicos residentes, que son ya de por sí precarias"


“Empezaría haciendo un estudio serio, convocando plazas en territorios en los que se necesitara y acabaría dotando a esos especialistas de medios y condiciones acordes a lo que son”, apunta el cirujano del Hospital de Terrassa, que denuncia que no se puede “tratar a los MIR como mano de obra barata” para cubrir plazas estructurales.

Oposición de CESM y Satse


La posición de Metges es opuesta a la de CESM. La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, que defiende que la posibilidad de que se transfiera la gestión de los MIR amenaza con “romper la ‘joya de la corona’”, podría “diversificar y hacer perder la equidad que tiene el sistema formativo en toda España”. Son declaraciones del secretario general de la organización, Gabriel del Pozo, quien lamenta la cronicidad del debate: “Ya nos entrevistamos con el ministro (Salvador) Illa y nos aseguró por todas las vías que en ningún momento se iba a transferir la prueba MIR a ninguna comunidad, y ahora volvemos a lo mismo”.

“En definitiva, una aberración de intentar desuniformizar el sistema”, sentencia Del Pozo. En esta línea, la portavoz del Sindicato de Enfermería (Satse), María José García, incide en que “modificar o comenzar a diversificar con criterios distintos la Formación Sanitaria Especializada” pone en riesgo la equidad del sistema. En este caso, el EIR. 

“Ahora mismo, el sistema de formación está muy cerrado, regido por los mismos principios en todas las autonomías. Además, es igualitario para el conjunto de Estado. Habrá que ver en qué líneas se alcanza, pero a cualquier cosa que rompa esa quedad nos vamos a oponer”, afirma la responsable de Satse.

“Peaje político”


Unos y otros coinciden, en cualquier caso, en el que el proceso se encuentra todavía lejos de materializarse. Del Pozo no duda en definirlo como un “pago de peaje político” al Gobierno catalán, mientras que Lleonart teme que la negociación acabe por convertirse en “un cromo más en un intercambio de cromos”.

“Se está hablando de competencias sobre Formación Sanitaria Especializada, pero no hay encima de la mesa ahora mismo nada que realmente podamos analizar y estar a favor o en contra”, concluye García.

Los MIR, se oponen


Desde la Asociación MIR España también se muestran sorprendidos y molestos por este anuncio. Su presidente, Enrique Cuñat, marca una línea roja a la negociación que emprenderá el Gobierno de Pedro Sánchez con el de Pere Aragonés, a los cuales reclaman que “se respeten las condiciones laborales de los médicos residentes, que son ya de por sí precarias”.

Además critican que este grupo de trabajo “se haya hecho de espaldas a los sindicatos y sin contar con los trabajadores. Es una cuestión puramente política, así que nosotros lo que queremos es que por lo menos no estemos peor de lo que estábamos antes”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.