La falta de especialidad médico-quirúrgica afecta al 70% de las enfermeras

En estos momentos el desarrollo del programa formativo de la especialidad está en un 'stand by'

El trabajo en el quirófano es una de las posibles habilidades que se enmarcarán en la especialidad.
La falta de especialidad médico-quirúrgica afecta al 70% de las enfermeras
vie 13 diciembre 2019. 12.20H
Con la aprobación del Real Decreto 450/2005, de 22 de abril, sobre especialidades de Enfermería, las profesionales del sector vieron su especialización ‘dividida’ en siete ramas: Obstétrico-Ginecológica (matrona), Salud Mental, Trabajo, Geriátrica, Pediátrica, Familiar y Comunitaria y Cuidados Médico-Quirúrgicos. Siete especialidades que todavía no están del todo desarrolladas puesto que la más ‘amplia’ se ha quedado en el tintero del Ministerio de Sanidad.

Se trata de la especialidad de cuidados médico-quirúrgicos que, según ha cifrado el sindicato enfermero Satse, constituye una de las especialidades más numerosas que afectara, en principio, “en torno a un 70 por ciento del empleo enfermero en el SNS”. “Se trata de una especialidad de gran importancia y necesidad”, ha concretado el sindicato en declaraciones a Redacción Médica.

Hay que recordar que, en la actualidad, el Ministerio de Sanidad y el de Ciencia y Universidades han paralizado el desarrollo de un nuevo programa formativo que saque del limbo la puesta en marcha de la especialidad después de que se hayan presentado hasta siete borradores a las autonomía y, estos, los hayan rechazado.


¿Qué ‘entra’ en la especialidad?


Como explicaba José Luis Cobos, vicesecretario general del Consejo General de Enfermería (CGE), se trata de una especialidad “muy compleja” que desde el principio nació “un poco rara” aunando a una serie de especialidades que tienen que ver, más o menos, con el ámbito más hospitalario.

De hecho, desde la comisión de la especialidad aseguran que los planes han incluido en sus diferentes versiones competencias diferentes. Por ejemplo, una de las últimas propuestas de programa formativo que rechazaron las CCAA fue ‘cerrar’ la especialidad a tres áreas muy específicas: los cuidados intensivos, el ámbito periquirúrgico, las urgencias y el ámbito más complejo relativo al paciente oncológico.


Primero, Familiar y Comunitaria


Pese a todo ello, el sindicato de los enfermeros ha declarado a Redacción Médica que su prioridad ahora mismo es que se celebren las pruebas de evaluación de la competencia para la obtención del título de Especialista de Enfermería Familiar y Comunitaria por la vía excepcional. En estos momentos, el Ministerio de Ciencia y Universidades aún no ha finalizado la revisión las 40.000 solicitudes de profesionales recibidas y el examen se espera para principios de 2020.

“Satse entiende que lo primero debe ser  convocar y resolver esta prueba y, posteriormente, reclamar a la nueva persona responsable del Ministerio de Sanidad la aprobación del programa formativo de la especialidad de Enfermería de Cuidados Médico-Quirúrgicos”, ha incidido el sindicato a este medio.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.