Sanidad espera un plan enfermero final y de consenso para médico-quirúrgica

Tras varios borradores desechados por las CCAA, Ciencia, Sanidad y la profesión buscan una solución a la especialidad

El vicesecretario general del Consejo General de Enfermería (CGE), José Luis Cobos.
Sanidad espera un plan enfermero final y de consenso para médico-quirúrgica
mié 04 diciembre 2019. 12.40H
“La especialidad de Enfermería médico-quirúrgica no ha avanzado en estos 14 años”. Con esta frase resume el vicesecretario del Consejo General del Enfermería, José Luis Cobos, la situación de la citada especialidad enfermera aprobada en el Real Decreto de 2005 y la cual todavía no ha desarrollado su programa formativo.

Cobos ha confirmado a Redacción Médica que tras siete borradores rechazados por el Ministerio de Sanidad y los sistemas autonómicos, su organismo ha recogido el ‘encargo’ de sentarse con todas las voces de la Enfermería para, al próximo Gobierno, presentarles una postura única sobre lo que la profesión enfermera quiere hacer con la especialidad.


Entre las alternativas está cambiar el nombre, especificar mejor a qué se refiere o desechar la especialidad con un Real Decreto para generar dos o tres más


“La idea es hacer una reflexión profunda de si debería mantenerse esa especialidad, con ese nombre o con otro que especificara un poco más a qué se refiere, y, de no ser así, desechar esta especialidad y generar una dos o tres, o las que fueran necesarias, pero con ámbitos más específicos”, ha introducido Cobos lamentando que, ahora mismo, la especialidad esté en un punto muerto “en el que no hay ni salida para adelante ni para atrás”.


Una sola voz


“La intención es ser oidos de todo y trasladar a la administración, cuando tengamos que negociarlo, una posición de profesión. No hablar únicamente desde el CGE. Ya hemos hablado con el sindicato Satse para hacer una reflexión profunda porque esto es algo muy serio que requiere del mayor consenso posible”, ha añadido.

Sobre esta ‘encuesta’ Cobos asegura que no va a ser una pregunta cerrada. “Hay que tener una mente abierta y no obcecarse en que tenemos un decreto porque eso se modifica y ya está. No sabemos cuál es la salida pero hemos visto que la especialidad de médico-quirúrgica no ha sido lo suficiente para que convenza a los servicios regionales de salud o a los propios profesionales”, ha recordado asegurando que, para muchos, esta especialidad es un “cajón desastre”.


Ciencia ha confirmado que pese a no desarrollar su programa formativo y no existir la posiblidad de formar EIR o acreditar títulos, hay 700 enfermeras con el título de especialista en médico-quirúrgica

Sobre la posición del Ministerio de Sanidad y Ciencia, Cobos asegura que “son conscientes de que el planteamiento no está funcionando”. “El presidente de la Comisión de la especialidad es partidario de que se busque una salida”, ha asegurado avalando que “todos” están de acuerdo en buscar alternativas.

Hay que recordar que Cristina Cuevas, jefa del Servicio de Enfermería de la Subdirección General de Títulos de la Secretaría General de Universidades del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, negó el pasado viernes 30 de diciembre que existiera un plan concreto para atajar esta especialidad y que "un real decreto se modifica con otro real decreto".

A pesar de ello, sí confirmó que en España hay 700 enfermeras con el título de especialista en cuidados médico-quirúrgicos pese a que ni el Ministerio de Ciencia ni el de Sanidad han desarrollado el programa formativo.

“Sobre la mesa hay varias posibilidades, pero lo mismo hay que buscar más”, ha explicado Cobos. A este respecto, adjunta que está la opción de que, aun llamándose así se la defina de una forma diferente, cambiarle el nombre o desechar esta especialidad y “buscar la denominación de otras que sean más completas”.

Por otro lado, desde el CGE están convencidos que esta modificación de la especialidad no significa avanzar hacia el "modelo biomédico" (una especialidad en cada una de las especialidades médicas). “Tenemos una alternativa más: buscar espacios, donde aun siendo necesaria una formación más cualificada, se puedan usar otras herramientas", ha apuntado refiriéndose a los diplomas de acreditación avanzada.


"Un nacimiento forzado"


De los antecedentes, Cobos cuenta que ha habido una comisión durante 14 años que ha trabajado “muy duro” presentado muchos programas formativos que no han “convencido” a la Administración. “Es una especialidad muy compleja que desde el principio nació un poco rara aunando a una serie de especialidades que tienen que ver, más o menos, con el ámbito más hospitalario. Fue un nacimiento forzado y sin una definición clara del ámbito al que se quería circunscribir esta especialidad”, ha manifestado el vicesecretario del CGE.

Por ejemplo, una de las últimas propuestas de programa formativo que rechazaron las CCAA fue ‘cerrar’ la especialidad a tres áreas muy específicas: los cuidados intensivos, el ámbito periquirúrgico, las urgencias y el ámbito más complejo relativo al paciente oncológico. Esta idea tampoco cuajó y, por ello, fue el propio CGE el que le propuso al Ministerio de Sanidad busca “vías alternativas”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.