Francisco Pareja, presidente del Colegio enfermero de Castellón, analiza con Redacción Médica la situación del Consejo

"Pérez Raya se mantiene en el CGE en una posición vergonzosa e inmoral"
Francisco Pareja, presidente del Colegio de Enfermería de Castellón.


12 mar 2021. 14.05H
SE LEE EN 7 minutos
Francisco Pareja es presidente del Colegio de Enfermería de Castellón y uno de los que en la última Asamblea informativa del Consejo General de Enfermería (CGE) preguntó a Florentino Pérez Raya por los presuntos hechos ilícitos que habría cometido como presidente y vicepresidente de la organización estatal enfermera. Algo que ahora investiga un juzgado de Madrid tras la presentación de una denuncia más dos ampliaciones elevadas a la Fiscalía. En esta conversación con Redacción Médica, Pareja analiza la situación actual de la Enfermería española, la polémica por la presunta corrupción del presidente del CGE y lo que espera de esta institución para el futuro.

A juicio de Pareja, Pérez Raya mantiene una “posición vergonzosa e inmoral” en la presidencia del Consejo General de Enfermería. “Se trata de una gestión que no va a favor de la Enfermería pero sí nos hemos dado cuenta de que va en beneficio de los que sustentan los cargos en el CGE”, señala porque en su opinión, “la Enfermería sigue anclada en los años 60”. “Eso sí, el CGE sí está actualizado al 2021 por las cuotas que van pagando los Colegios”, matiza.

Para este presidente enfermero, “si es verdad todo lo que sale en la prensa, tenemos una primera indicación y es que el CGE está sobredimensionado por lo que habría que empezar a regularizarlo por los sueldos del personal, incluido el del presidente; y desde luego el CGE no tiene que tener empresas ni filiales ni artimañas para desviar el dinero de los colegiados”.

Lo dice en referencia a las informaciones que apuntan a que Pérez Raya podría haber cobrado comisiones, girado facturas falsas, conseguido un préstamo personal o comprado dos coches a costa de empresas relacionadas con el Consejo General de Enfermería siendo ya presidente pero también durante sus treinta años como vicepresidente. La cuestión es si el resto de presidentes provinciales, que son los que aprueban cada año los presupuestos del CGE, sabían algo: “No, no se sabía nada. Y menos mal que sale todo a la luz porque este ocultismo lleva 30 años”, aclara.

Pareja afirma que los presidentes tampoco sabían que Pérez Raya habría cobrado más de 322.000 euros solo del Consejo General y empresas afines. “Teníamos un acto de confianza con el presidente cuando presentaba los presupuestos, aunque es cierto que deberíamos saberlo y ya no hay excusa para que no sea así”, matiza en relación a las actividades de Pérez Raya. De él también queda impresionado por el hecho de que lleve varias décadas sin ejercer de enfermero, como indicó la presidenta del Colegio de Enfermería de Valladolid, Silvia Sáez: “Me parece una barbaridad pero seguramente será legal que sea así siendo presidente del CGE. Entramos de nuevo en la barrera entre la legalidad y la inmoralidad. Yo no he cesado en mi labor asistencial pero es que los Colegios provinciales no tiene nada que ver: son entidades corporativas donde no hay liberados, todos trabajamos en el mundo asistencial”.

"El Consejo debió luchar más por las especialidades enfermeras"


Las esperanzas ahora de este presidente respecto al futuro del CGE están en la Asamblea presupuestaria que se celebrará este mes de marzo, donde Pérez Raya deberá aportar toda la información que le exijan. “Necesitamos tener las cuentas claras, con las pruebas de que lo que se le imputa es mentira. Si eso no lo hace, el Colegio de Castellón le dirá que no puede estar ni un minuto más en el cargo. Si los demás presidentes en cambio le permiten seguir, cuando hablemos con la prensa de qué es lo que pasa en el Consejo General de Enfermería habrá que decir qué es lo que pasa con Pérez Raya pero también con los presidentes que le sostienen”, señala Pareja a este periódico.

Y es que el presidente colegial castellonense tiene muy claro que casi todos los males que afectan a la profesión enfermera en España son culpa en gran medida del trabajo del CGE en todos estos años. “La Enfermería española es una profesión atípica porque teniendo una buena formación académica de nivel universitario, en el mundo laboral no está reconocida. De esto tiene la culpa el Consejo General de Enfermería, que debió luchar más por las especialidades enfermeras. Con la poca dedicación del CGE al bienestar profesional de las enfermeras y con la poca colaboración de la propia Administración en el ámbito de la capacitación, estamos en los años 60 en lo laboral. Las políticas del CGE, que deben ser la defensa de la profesión, tienen que cambiar: no puede ser una empresa mercantilista sino representativa de un colectivo profesional dentro de un mundo sanitario”, sentencia.

Claro que Pareja no limita la situación actual del Consejo al papel como presidente de Florentino Pérez Raya, cargo que ostenta desde octubre de 2017, sino también al anterior presidente. “Nosotros le hemos pedido que dé una aclaración sobre ambas partes porque todos sabemos que este presidente ha sido 30 años vicepresidente de Máximo González Jurado, todo el entramado empresarial del CGE no ha sido creado por él sino por González Jurado y ahora dice que no lo sabía: ¿pero cómo no lo vas a saber si has estado 30 años con él? Lo que ha ocurrido es que se ha destapado lo que se tenía que destapar: aquello que hacía el anterior presidente y lo que han continuado haciendo ahora con Florentino Pérez Raya”, aclara este enfermero que compagina su dedicación colegial con la asistencial.

"Que Pérez Raya cese del cargo, convoque elecciones y se vuelva a presentar"


De hecho, preguntado por los cinco familiares que Pérez Raya tendría trabajando en el CGE, Pareja explica que “ese entramado familiar también es heredado de Máximo González Jurado, que tenía mucha gente trabajando en el CGE, cosa que se le criticaba. Y Pérez Raya también lo tiene, aunque no los ha contratado él; esto viene de cuando ambos eran amigos y entre los dos metieron a los familiares que consideraron. Con esto no dudo de la capacidad profesional de estos familiares en su labor, no es cuestión de criminalizarles. Además esto no es nada; sería otro tema a abordar distinto de la situación que el CGE tiene ahora porque no es la ruina del Consejo. La ruina del Consejo es la gestión hecha y la poca preocupación por el bien laboral de los enfermeros”.

Por ello es partidario de que, llegado el caso de que la Justicia confirmara que los hechos ilícitos que se les achacan a ambos, devolvieran el dinero detraído a las arcas enfermeras. Y además lanza un último órdago a Pérez Raya: “Si Florentino Pérez Raya piensa que tiene tantos apoyos, que cese del cargo, convoque elecciones y que se vuelva a presentar, que para algo es presidente también del Colegio de Enfermería de Córdoba y del Consejo de Colegios de Enfermería de Andalucía; una concentración de cargos que si es legal, desde luego es inmoral”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.