21 nov 2018 | Actualizado: 17:40

Las dos leyes sanitarias más influyentes de la Democracia, de aniversario

La Ley General de Sanidad y el RDL 16/2012 cumplen años sin abandonar el ojo del huracán de la actualidad informativa

Ernest Lluch y Ana Mato, exministros de Sanidad.
Las dos leyes sanitarias más influyentes de la Democracia, de aniversario
mié 25 abril 2018. 15.00H
@EduOrtegaRM
Este 25 de abril hace 32 años que el primer Gobierno de Felipe González promulgó la más importante legislación de la historia de la Democracia en España en materia de salud: la Ley General de Sanidad de 1986. Paradójicamente, solo cinco días antes, el pasado 20 de abril, se cumplió el  sexto aniversario del Real Decreto de Ley 16/2012, una polémica norma nacida en el contexto de la reciente crisis financiera y que supuso fuertes recortes en el sistema sanitario español.
 

La ley de 1986 nació como un elemento fundamental para la "justicia social" buscada en la Constitución


La norma de 1986 nació de la mano de Ernest Lluch, recordado ministro de Sanidad que falleciera en el año 2000 ejecutado por la banda terrorista ETA. Su nacimiento fue una revolución que permitió dar una amplia cobertura legal y política a lo estipulado en el artículo 43 de la Constitución Española, reconociendo legalmente el derecho fundamental  a la protección de la salud.
 
De esta manera, nació como un elemento fundamental en la búsqueda y consecución de la “justicia social” dictada por la Constitución (planteando cuestiones como la igualdad en el acceso) y sirvió para dar forma al Sistema Nacional de Salud (SNS) tal y como existe a día de hoy. Además, sirvió para el desarrollo de otras legislaciones básicas de la sanidad española, como la Ley de Calidad y Cohesión. Así mismo, supuso el principio y la base esencial de los derechos y obligaciones de los pacientes y de una nueva cultura en su relación con los médicos.
 
16/2012: con él llegó la polémica
 
La Ley General de Sanidad no ha estado libre de sufrir modificaciones: hasta 18 cambios ha visto su articulado desde que se aprobara en 1986. Sin embargo, el mayor y más polémico impacto que sufren sus principios no llega por estos cambios, sino por el efecto del ya citado RDL 16/2012, por el que el sistema sanitario español pasó de ser universal a de aseguramiento. De hecho, entre sus críticos es conocido como el decreto de la exclusión sanitaria.
 

El 16/2012 es conocido entre sus críticos como el decreto de la 'exclusión sanitaria'


Esta es la causa de que este polémico RDL esté más vivo que nunca seis años después de su nacimiento. Las regiones mantienen sus críticas y denuncias contra la norma y el debate sobre la universalización de la sanidad ha estado presente (y ha quedado postergado) en el último Consejo Interterritorial. La norma también ha tenido protagonismo en Twitter durante la última semana, siendo denunciada por actores sociales y por la oposición, que ha vuelto a pedir que se derogue en el pleno del Senado.
 
Sin embargo, no fue la única novedad que trajo bajo el brazo este Real Decreto, aprobado e impulsado en los inicios de Ana Mato como ministra de Sanidad: introdujo los copagos farmacéuticos (que en el caso de la población jubilada están siendo abonados en comunidades autónomas como la valenciana) e incluso un copago hospitalario que las regiones se negaron a aplicar y que quedó en agua de borrajas. Además, en el 16/2012 se integraron los nuevos criterios a tener en cuenta para fijar el precio y la financiación de los medicamentos y que todavía a día de hoy se siguen desarrollando.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.