Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Conocimiento > Derecho

Dan la invalidez a una guía turística afectada por las heces de paloma

La mujer no tenía antecedentes de problemas respiratorios

El juez relaciona el cuadro clínico con la inhalación de los excrementos de las palomas.
Dan la invalidez a una guía turística afectada por las heces de paloma
Redacción
Miércoles, 11 de enero de 2017, a las 17:10
El Juzgado Social número 2 de Barcelona ha reconocido "invalidez absoluta" para una empleada de turismo con afección respiratoria por las heces de palomas en Barcelona. Se trata de G.T.V., de 46 años y exempleada de Turismo de Barcelona, ha informado el Col·lectiu Ronda.

El fallo estima la demanda de la informadora turística que desarrollaba su tarea profesional en la Plaza Cataluña y la Rambla y que sufre una alveolitis alérgica severa que podría evolucionar en una fibrosis pulmonar. Ahora no puede trabajar por no poderse someter a los más mínimos esfuerzos.

La mujer, que no tenía antecedentes de problemas respiratorios, realizaba sus tareas en la oficina de turismo situada en el subterráneo de Plaza Cataluña, en la esquina de las calles Fontanella y Portal del Angel y desplazándose por cabinas del centro de la ciudad. El juez otorga plena credibilidad a las pruebas e informes médicos que vinculan el cuadro clínico de la mujer con la inhalación involuntaria de las heces de palomas, loros y otras aves que ocupan los espacios urbanos donde trabajaba la afectada habitualmente.

Agentes alérgicos de primer orden

Los informes médicos apuntan que los excrementos actuaron como agentes alergénicos de primer orden afectando de forma importante y permanente a la salud de la mujer, que ahora no puede trabajar por no poderse someter a los más mínimos esfuerzos.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) defiende que la patología de la trabajadora deriva de una enfermedad común y no de enfermedad profesional. El fallo recoge que la evolución de la mujer ha empeorado, aunque no está trabajando desde finales de 2010 ni está en contacto con los excrementos de las aves, pese al tratamiento recibido.