19 de octubre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 19:30
Especialidades > Cardiología

Un estudio cuestiona el comportamiento del corazón humano ante un infarto

La investigación de un equipo de españoles podría suponer un cambio en el tratamiento que se implanta en esta dolencia

Sede del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares.
Un estudio cuestiona el comportamiento del corazón humano ante un infarto
Redacción
Martes, 22 de agosto de 2017, a las 13:50
El estudio que ha llevado a cabo el equipo de profesionales del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC), la Fundación Jiménez Díaz (FJD) y el Hospital Universitario de Salamanca ha demostrado que la reacción inflamatoria del corazón humano ante un infarto es muy distinta a la que se creía.

Este hallazgo ha sido publicado en las revistas ‘Circulation’ y ‘Circulation Research’ y, pone en entredicho, que el corazón produzca una reparación progresiva del miocardío tras sufrir un infarto y, además, podría suponer un cambio futuro en el tratamiento que se implanta para esta dolencia cardiaca.

Este equipo, liderado por Borja Ibáñez, ha recurrido a la tecnología de la resonancia magnética para cuestionar que, después de un infarto, se producía una reacción inflamatoria en el tejido y que permanecía estable durante al menos una semana con una posterior desaparición progresiva.

Este hecho se basaba en la suposición de que la reacción inflamatoria se producía por un incremento del contenido de agua y células. El estudio viene a determinar que el corazón humano responde al infarto con dos reacciones edematosas diferentes entre sí, y separadas en el tiempo.

Esta investigación empezó hace más de 10 años en el Hospital Monte Sinaí de Nueva York (EEUU), cuyo responsable es el director del CNIC, Valentín Fuster y, hace dos años, este centro firmó un convenio con la FJD para estudiar el comportamiento del músculo cardiaco tras haberse producido un infarto.

Sin embargo, este resultado ha sido posible gracias a que se ha recurrido a abrir la arteria coronaria a pacientes que estaban sufriendo un infarto, un método que se puede realizar solo en aquellos centros que dispongan de toda la tecnología necesaria.

"Los pacientes con infarto acuden a cualquier hora del día o la noche, incluidos los fines de semana, y teníamos que realizar la primera resonancia magnética dentro de las 3 horas que siguen a la apertura de la arteria coronaria con un stent", ha explicado el jefe de Cardiología del Hospital Universitario de Salamanca, Pedro Luis Sánchez.