21 nov 2018 | Actualizado: 13:40

Huelva impulsa una nueva Unidad de insuficiencia cardiaca

Prevé disminuir los ingresos hospitalarios y mejorar el pronóstico

Equipo especializado de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca del Hospital de Huelva.
Huelva impulsa una nueva Unidad de insuficiencia cardiaca
jue 29 septiembre 2016. 19.50H
Redacción
El Complejo Hospitalario Universitario de Huelva ha impulsado una nueva unidad para pacientes con insuficiencia cardiaca grave para llevar a cabo un seguimiento más estrecho a los pacientes de mayor riego y peor pronóstico. 

Estas unidades monográficas han demostrado disminuir la cantidad de ingresos hospitalarios y mejorar el curso de la enfermedad, repercutiendo de forma positiva en la calidad de vida de estos pacientes.

Estos pacientes requieren de un manejo multidisciplinar en el que se encuentran implicados, en función del nivel de riesgo, los médicos de atención primaria, medicina interna, cardiología, urgencias y, en algunos casos, nefrología y neumología, además de los profesionales de enfermería, entre otros.

En la actualidad, se dispone de grandes avances terapéuticos para el abordaje de la insuficiencia cardiaca que permiten adecuar el tratamiento de cada paciente según el grado de evolución de su enfermedad. Éstos abarcan desde el tratamiento con medicamentos hasta el trasplante cardiaco y los dispositivos de soporte mecánico (‘corazones artificiales’) para los casos más extremos, pasando por el campo del diagnóstico por imagen, el uso de fármacos avanzados, procedimientos de cateterismos cardiacos y dispositivos para el tratamiento de las arritmias (resincronizadores y desfibriladores, entre otros).

Con todas estas posibilidades, la unidad de insuficiencia cardiaca, concentra la atención sanitaria del grupo de pacientes con la enfermedad más avanzada y un mayor riesgo.  

El objetivo residen en realizarles un seguimiento estrecho, indicándoles el tratamiento más adecuado en cada caso, bien sea en consulta, hospital de día o en hospitalización convencional, según la complejidad, disminuyendo el número de ingresos y acortando la estancia, adelantándose a episodios de descompensaciones más graves que requerirían una asistencia de urgencia.

Roles de la enfermera y del cardiólogo

Como se trata de una patología a la que se asocian otras concomitantes, resulta de especial importancia el rol de la Enfermería especializada, que lleva a cabo la educación integral con el paciente, haciéndole partícipe en el adecuado control de los factores de riesgo, que constituyen una parte fundamental del tratamiento.

Por ello, se realiza una vigilancia estricta del peso y la dieta, la tensión arterial, la frecuencia cardiaca, el abandono del tabaco y la realización de determinado ejercicio físico. Asimismo, se le instruye en los signos y síntomas de alerta, asesorándole acerca del dispositivo sanitario al que debe acudir, centro de salud o urgencias, en función de la gravedad de los mismos.

El cardiólogo de la unidad realiza un abordaje global del paciente valorando además cuándo el tratamiento médico no es suficiente y es susceptible de beneficiarse de un manejo más invasivo –cateterismo, implante de desfibrilador, trasplante cardiaco en centro de referencia–, coordinando la atención con las unidades especializadas para una adecuada resolución.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.