18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 13:10
Conocimiento > Avances

Un cerebro 'hackeado' prescinde de la médula para mover la mano

Un joven tetrapléjico resuelve su incapacidad gracias al dispositivo 'Neurobridge'

El joven Ian Burkhart utiliza el dispositivo.
Un cerebro 'hackeado' prescinde de la médula para mover la mano
Redacción
Jueves, 14 de abril de 2016, a las 15:00
Investigadores de la Universidad de Ohio y del centro Battelle, de Estados Unidos, han logrado que Ian Burkhart, un joven tetrapléjico de 24 años, recupere la movilidad de la mano y de sus dedos con solo utilizar el pensamiento. Para ello le han implantado el dispositivo ‘Neurobridge’, así llamado porque se revela capaz de ‘puentear’ la médula espinal conectando de forma directa el cerebro con la extremidad superior por medio de una manga colocada en el brazo.

Ya en 2014 el equipo investigador desarrolló la solución y logró el movimiento de las manos a pesar de lesión medular. Casi dos años después de estos primeros resultados, el paciente se muestra capaz de abrir y cerrar la mano con sólo pensar en ello; además, ya puede realizar movimientos sofisticados con la mano y los dedos como coger una cuchara, sostener el teléfono pegado a la oreja, tocar unos acordes en su guitarra o deslizar una tarjeta de crédito por una banda magnética.

Después de mucha práctica, Burkhart sólo tiene que pensar en un movimiento para hacer que su brazo y mano se muevan. La investigación, publicada en Nature, recuerda que ha sido gracias al ‘hackeo’ de su cerebro mediante un sistema, conocido como Neurobridge, que hace las veces de médula espinal y permite reconectar el cerebro directamente con los músculos para que el paciente controle de forma directa los movimientos de los miembros paralizados.

“Tenemos la esperanza de que esta tecnología se convierta en un sistema inalámbrico que conecte las señales del cerebro y los pensamientos con el mundo exterior para mejorar la función y la calidad de vida de las personas con discapacidad”.

“Uno de nuestros principales objetivos consiste en hacer que esté disponible para ser utilizado por los pacientes en su casa”, ha señalado Ali Rezai, del departamento de Medicina Física y Rehabilitación de Ohio.

Se trata de un sistema muy similar a un ‘bypass’ coronario, pero en lugar de derivar la sangre, pasa por alto señales eléctricas. La tecnología combina algoritmos que permiten aprender y decodificar la actividad cerebral del usuario y la estimulación muscular en alta definición gracias a una manga artificial que recubre el brazo, para luego reproducir de nuevo los impulsos neuronales del cerebro y transmitirlos a través de nuevas señales directamente hacia la extremidad paralizada.

Se trata de establecer una especie de puente que sortea la lesión medular, de ahí su nombre (bridge significa puente en inglés).

Ian es el primero en probar este dispositivo, pero el equipo médico ya tiene cuatro posibles pacientes más en estudio clínico, de los que uno de ellos se ha identificado como posible candidato para un nuevo estudio que podría comenzar en el verano.
Varios años de investigación

La tecnología ha visto la luz tras un largo periodo de fabricación, ya que los investigadores han tardado casi una década en desarrollar los algoritmos, el software y la manga estimuladora.

El paciente se sometió en abril de 2014 a una intervención quirúrgica para que se le implantara un pequeño ‘chip’ en la región cerebral que controla el brazo y los movimientos de la mano, para interpretar las señales neuronales y enviarlas a un ordenador, que luego las recodifica y las envía a la manga encargada de estimular la extremidad y lograr los movimientos deseados.