Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:50
Especialidades > Hepatología

Nuevo enfoque prometedor para tratar la cirrosis hepática

El tratamiento con aleglitazar consigue beneficios no logrados hasta el momento

Aleglitazar reduce la inflamación, vasoconstricción, angiogénesis, alteración de la mucosa y sobreproducción de TNF-alfa en ratas cirróticas con hipertensión portal.
Nuevo enfoque prometedor para tratar la cirrosis hepática
Redacción
Lunes, 18 de junio de 2018, a las 17:20
Un equipo de científicos informa -en The American Journal of Pathology- que el tratamiento con aleglitazar, un receptor dual activado por el proliferador de peroxisoma alfa/gamma agonista, reduce la inflamación, vasoconstricción, angiogénesis, alteración de la mucosa y sobreproducción de TNF-alfa en ratas cirróticas con hipertensión portal, lo que sugiere un nuevo enfoque para la cirrosis hepática.

El aumento de la presión en las venas que llegan al hígado, conocido como hipertensión portal, es responsable de la mayoría de las complicaciones médicas y muertes asociadas con la cirrosis.


Aleglitazar produjo una serie de cambios beneficiosos en las ratas cirróticas


Por tanto, existe una gran necesidad de hallar medicamentos que traten simultáneamente las múltiples patologías asociadas con la hipertensión portal crónica.

Ying-Ying Yang, de la División de Gastroenterología y Hepatología del Departamento de Medicina de la Escuela Nacional de Medicina de la Universidad de Yang-Ming (Taiwán), explica que “aumento de la resistencia del flujo de entrada y de la circulación hiperdinámica esplácnica son los principales factores en la fisipatología de la hipertensión portal”.

Adiós a los betabloqueantes

“Los betabloqueantes no selectivos, que carecen de efectos esplácnicos e intestinales, han sido el pilar de la farmacoterapia para la hipertensión portal, pero están limitados por su potencial de efectos adversos”.

“Hemos descubierto que un agonista de PPARalfa/gamma recientemente desarrollado, aleglitazar, es capaz de suprimir la inflamación, la angiogénesis, el daño tisular y la fibrosis asociada a la cirrosis en las circulaciones esplácnica, intestinal y hepática de las ratas cirróticas con síndrome de hipertensión portal”, agrega.

El tratamiento con aleglitazar durante 21 días produjo una serie de cambios beneficiosos en las ratas cirróticas. En el hígado, aleglitazar suprimió la fibrogénesis hepática, la neoangiogénesis y la capacidad de respuesta vasoconstrictora.


"Los efectos terapéuticos con aleglitazar pueden atribuirse a sus acciones antiinflamatorias y anti-TNF alfa"


En el sistema esplácnico, aleglitazar redujo la neoangiogénesis, la vasodilatación y las derivaciones portosistémicas. También disminuyó la lesión de la mucosa intestinal y la hiperpermeabilidad.

Doble composición de aleglitazar

La doble composición de aleglitazar parece ampliar su efectividad. PPARgamma se activa en el hígado, PPARalfa se activa en el intestino, y ambas median los efectos en el sistema esplácnico. “Sabemos que la hipertensión portal en pacientes con cirrosis se inicia principalmente a través de mayores niveles de receptores circulantes de TNF soluble y TNF-alfa. En general, los efectos terapéuticos de aleglitazar pueden atribuirse a sus acciones antiinflamatorias y anti-TNF alfa”, explica Yang.

“Nuestros hallazgos en general implican que el tratamiento con un agonista de PPARalfa/gamma dual puede ser un enfoque prometedor para controlar simultáneamente las anomalías multifacéticas de los síndromes de hipertensión portal en la cirrosis con un bajo perfil de efectos secundarios”.