Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Opinión > Educación para la salud

Un homenaje merecido a los cuidadores principales

Por Jesús Sánchez Martos, director de Programas y Proyectos de Inidress y catedrático de Educación para la Salud de la Universidad Complutense de Madrid
Viernes, 05 de septiembre de 2014, a las 10:14
“No puede ser informal aquél que cumple formalmente día a día”

El Instituto de Innovación de la Responsabilidad Social Sociosanitaria (Inidress) quiere homenajear a los cuidadores principales, en este caso de los pacientes que sufren una enfermedad de alzheimer u otras demencias, sin los que la sostenibilidad del sistema sanitario se vería seriamente comprometida.

Los grandes avances de la medicina moderna han hecho posible que aumente nuestra esperanza de vida, que cada vez se incremente más el número de personas mayores y que aumenten los casos de enfermedades crónicas, muchas de ellas mortales hace muy poco tiempo. La historia es testigo de que desde siempre, el cuidador principal, la esposa, los hijos, e incluso los amigos, han sido fundamentales e imprescindibles para poder ofrecer los cuidados necesarios en el hogar del paciente.

Hoy seriamos incapaces de diseñar un modelo de sistema sanitario sin tener en cuenta a la familia, a los que se conocen como cuidadores informales, porque son ellos los que se encargan de cuidar realmente a los pacientes en su domicilio. Existen muchos estudios y debates que tratan de responder a la eterna pregunta de quién cuida al cuidador, pero son pocas las soluciones definitivas a esta cuestión que siempre se basan en la buena voluntad de algunos políticos y sobre todo en el abnegado trabajo del voluntariado.

Con este acto, que se celebrará de forma anual, Inidress quiere hacer este primer reconocimiento institucional a todos los cuidadores principales, al tiempo que tiene el firme propósito de invitar a los científicos, profesionales, políticos, asociaciones de pacientes y sociedad en general a reflexionar sobre la conveniencia de modificar la denominación de cuidador informal por la de cuidador principal, sobre todo porque en realidad no tienen nada de informales y resultan especialmente principales, como eslabón fundamental de conexión entre los profesionales sanitarios, los propios pacientes y el sistema sanitario en el cuidado de las enfermedades crónicas.

Y si lo de informal nació en su momento porque no poseen una formación formal, ofrezcámosles la formación adecuada, como ya se viene haciendo desde muchos ámbitos desde hace años.

Así, el viernes 19 de Septiembre, con motivo de la celebración del Mes del Alzheimer, Inidress celebrará una Jornada de Reconocimiento Institucional al cuidador principal en la enfermedad de alzheimer, cuyo galardón ha recaído este año en la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de personas con Alzheimer y otras Demencias (Ceafa) y que será recogido por su Presidente Koldo Aulestia.

Desde esta columna de opinión, quiero mostrar mi más sincero agradecimiento a todos los cuidadores principales y mi felicitación por el gran trabajo que realizan cada día, con esa entrega y abnegación tan envidiable, a la vez que necesaria e imprescindible. Los pacientes, las personas que sufren la enfermedad de alzheimer, lo saben reconocer, porque aunque es verdad que terminan perdiendo la memoria, lo que no pierden nunca es la necesidad de afecto, de cariño, de una sonrisa o de una caricia.