Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:00
Lunes, 30 de marzo de 2015, a las 20:24
Soy enfermera colegiada y soy prescriptora porque así reza el Diploma, que me
confiere la competencia académica obtenida
, y  además soy afiliada al SATSE (cofundadora). Por tanto, desde aquí les adelanto, que me siento muy requetebién representada y defendida por mis jefes y amigos -Máximo González Jurado y Víctor Aznar Marcén- en todas las reivindicaciones de la Mesa de la Profesión Enfermera, en la que tanto y tan bien trabajan.

Pero me dirijo a Uds. porque me ha sorprendido mucho el ministro Alonso (que a diferencia de Mato y adláteres, tanto  interés se ha tomado por los asuntos enfermeros) y ha despertado todas mis alarmas, al comprobar que o le faltan asesores enfermeros o los que tiene están a otras cosas, que no son el lenguaje enfermero, ni la nomenclatura ni la taxonomía enfermera.

Y van a entender a las mil maravillas, a lo que me refiero.

Dice el ministro entrecomillado por RM que “La prescripción viene unida y está ligada al diagnóstico: prescribe quien diagnostica, es decir, los médicos”, ha puntualizado Alonso.

Pues sí Sr. Ministro, impecable su primera parte de la frase, hasta su "es decir, los médicos" porque ahí es donde ha patinado estrepitosamente Ud. y han patinado sus asesores enfermeros. Y se lo voy a explicar detalladamente, para que Ud. y los componentes de la OMC, sean capaces de entenderlo.

La enfermera hace Diagnósticos Enfermeros desde hace mucho tiempo, y como cuando se aprobaron en España no teníamos rodaje en ellos, adaptamos los de NANDA (Nor American Nursing Diagnosis Association) ya que las enfermeras americanas llevaban trabajando oficialmente con los diagnósticos enfermeros, desde mitad del s.XX  y es por eso que crean esta Asociación Científica, unos años más tarde, en los 70.

Internacionalmente el Diagnóstico Enfermero se define como: "Juicio clínico sobre la respuesta  humana de una persona, familia o comunidad frente a problemas de salud/procesos vitales reales o potenciales. El diagnóstico enfermero proporciona la base para la selección de las intervenciones de enfermería destinadas a lograr los objetivos de los que la enfermera es responsable".  Tal como quedó aprobado en la 9ª Conferencia, celebrada en 1990.

Universalmente, Sr. Ministro, cada Diagnóstico Enfermero tiene asignado un número de 5 dígitos y así es como está codificado en el Nomenclator Internacional, Codex, siguiendo las recomendaciones de la National Library of Medicine, respecto a los códigos de las terminologías de cuidados de la salud.

En mayo de 1996, Sr. Ministro, se crea y da a conocer la Asociación Española de Nomenclatura, Taxonomía y Diagnóstico de Enfermería (AENTDE) aprobada por el Ministerio de entonces. Y se crea porque, aunque nuestro referente siempre ha sido, es y será la NANDA INTERNACIONAL, ya habíamos crecido, habíamos trabajado los Diagnósticos e incluso íbamos añadiendo alguno más, que se homologaba y codificaba internacionalmente.

Por eso le ruego Ministro, que se siente media hora con alguno de sus asesores que sean enfermeros ejercientes, y que le expliquen la Nomenclatura que usamos en la Taxonomía, que le digan qué es Dominio, Clase, Diagnóstico y cómo dentro de diagnóstico enfermero, diferenciamos todos sus apellidos: real, de riesgo, de salud, de promocion de la salud.

Que le expliquen qué es una Intervención Enfermera y cuál es su clasificación (NIC).

Que le digan qué son los  resultados enfermeros  y cuál es la clasificación (NOC); y que le hablen de  cómo se plantean los esperados y se evalúan los obtenidos.

Y ya dentro de este contexto, que le expliquen de paso, cómo fuimos las enfermeras los primeros profesionales sanitarios, quiénes hablamos y trabajamos la adherencia a tratamiento, de la que ahora se jacta todo el mundo.

Y por último, que le expliquen también, Ministro, que para emitir un diagnóstico enfermero, la enfermera trabaja con los Patrones Funcionales de Salud, de Marjory Gordon. Sin emplear por tanto, ningún lenguaje médico porque no lo necesitamos, porque los  Diagnósticos Enfermeros son ¡otra cosa! son la base de los Cuidados, que según la LOPS, son preceptivos de la enfermera, ..... Por todo ello le digo que ¡otra cosa bien distinta de la médica! es la Prescripción Enfermera.


Ud. que es un profesional joven, preparado, abierto de mente, bregado en las lides políticas y con buenas intenciones para la Enfermería, ¡no le tenga miedo al lenguaje! que el español es muy claro y diferencia muy bien  la  intencionalidad  de las palabras; y en este caso las intenciones enfermeras no son las de suplantar al médico, no señor, que bastante tenemos ya con lo que tenemos.


No tenga miedo, Ministro, que las enfermeras no queremos ser mini-médicos diagnosticando y prescribiendo. Las enfermeras sólo aspiramos a implementar los Cuidados, con todas las garantías legales que nos amparen y con toda la evidencia científica; y verá que esta evidencia científica le dice que  la  enfermera diagnostica, la enfermera prescribe, la enfermera cuida, la enfermera investiga, la enfermera forma, la enfermera gestiona (mucho y bien) ...... y sobre todo, las enfermeras hacemos lo anteriormente descrito, desde el sentido holístico del  indivuduo,  atendiendo de una manera integral  al ser bio-psico-social, en todos sus requerimientos. 


Así que tras la alegría que me dio verle coger el toro de la Prescripción por los cuernos; tras oirle sus declaraciones contundentes a lo "César: veni, vidi, vinci" y comprobar que consigue en tres meses lo que nunca se propuso conseguir su antecesora,..... de repente, comienza a usar palabras con conceptos como  "indicación" en plan de nadar y guardar la ropa y hemos llegado ¡una Semana Santa más, con la Cruz de la Prescripción, a cuestas!

Sr. Ministro, descanse mucho estos días y vuelva con el léxico renovado y sobre todo, con la firme resolución de dejar a un lado, los miedos a la OMC.  Porque se dará cuenta en muy poco tiempo, que en el devenir asistencial diario,  enfermeras y médicos, somos dos colectivos que nos conocemos bien, nos queremos, nos respetamos, nos ayudamos y sobre todo ¡sobre todo! ambos nos necesitamos.... ¡y pelillos a la mar! que diría el clásico.

Marilourdes de Torres Aured es Coordinadora del Comité Científico de ADENYD (Asociación de Enfermeras de Nutrición y Dietética)