Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:15
Opinión > ¿Mente sana?

Mujeres y hombres y viceversa

Nicole Hass, especialista en Patient Advocacy & Stakeholder Engagement
Viernes, 17 de noviembre de 2017, a las 09:45
¿Es usted hombre o mujer? Sepa que su respuesta puede tener un gran impacto en su salud.

Si bien ambos sexos son similares en muchos aspectos, los investigadores han descubierto que el sexo y los factores sociales pueden impactar el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades, cómo se responde a los medicamentos y con qué frecuencia se busca atención médica, etc. Por estas razones, los científicos están observando cada vez con más atención las relaciones entre sexo, género y salud. Dicho sea de paso, aquí en España aún nos queda mucho por trabajar en esta temática.

Los hombres y las mujeres tienen hormonas diferentes, órganos diferentes e influencias culturales diferentes, los cuales pueden provocar diferencias en la salud. Doy por hecho que todos sabemos que los hombres y las mujeres tienden a responder al dolor de maneras diferentes, sin entrar en más detalle… Todos sabemos, además, que las mujeres metabolizan la nicotina más rápidamente que los hombres; en cambio, con el alcohol pasa todo lo contrario, y así un sinfín de diferencias.

La Dra. Sherry McKee, investigadora principal de la Universidad de Yale, ha demostrado que "los hombres y las mujeres prueban las drogas y continúan usándolas por razones diferentes, y también hay diferencias en cómo responden al tratamiento y experimentan recaídas”.  Según sus investigaciones, el sexo también influye en el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades vinculadas a la adicción. Por ejemplo, las mujeres que fuman son más propensas a tener enfermedades pulmonares y cardiacas que los hombres que fuman. Esperemos que el MSSSI y el Instituto de la Mujer empiecen a indagar más en esas cuestiones tan relevantes para la sociedad y para la economía sanitaria.

"El sexo y el género tienen un papel en la manera en que la salud y la enfermedad afectan a las personas. Hubo una época en que se estudiaba a los hombres y luego se aplicaban los resultados a las mujeres. Sin embargo, hemos aprendido que hay diferencias biológicas claras entre hombres y mujeres", explica la Dra. Austin Clayton, que dirige las investigaciones sobre la salud de la mujer en los National Institutes of Health, Estados Unidos (NIH).

A medida que los científicos aprenden más sobre la biología de hombres y mujeres, están descubriendo las influencias tanto del sexo como del género en muchas áreas de la salud: por ejemplo, los profesionales sanitarios saben que los hombres y las mujeres pueden tener síntomas diferentes durante un ataque cardíaco. En los hombres y en las mujeres el síntoma más común de un ataque cardíaco es el dolor o la molestia en el pecho. Pero las mujeres son más propensas que los hombres a manifestar falta de aire, náuseas y vómitos, fatiga y dolor en la espalda, los hombros y la mandíbula. Conocer estas diferencias puede ayudar a diagnosticar mejor la enfermedad y a obtener mejores resultados.

En líneas generales, mujeres y hombres tienen muchos problemas de salud similares. Sin embargo, estos problemas pueden afectar a las mujeres de manera diferente. Múltiples estudios científicos han comprobado que (fuente: National Institutes of Health, EEUU):

• Las mujeres tienen más probabilidades de morir a causa de un ataque al corazón que los hombres.

• Las mujeres tienen más probabilidades de mostrar signos de depresión y ansiedad que los hombres.

• Algunos medicamentos como la aspirina y determinados medicamentos para dormir afectan de manera diferente a hombres y mujeres.

• Las mujeres son más propensas a sufrir una lesión en la rodilla cuando practican deportes.

• Los efectos de las enfermedades de transmisión sexual pueden ser más graves en las mujeres.

• La osteoartritis afecta más a las mujeres que a los hombres.

• Las mujeres tienen más probabilidades de tener infecciones del tracto urinario.

Permítanme un último apunte y reflexión. Las mujeres con frecuencia son las personas principales a cargo de los niños, de las tareas del hogar y de los familiares de edad avanzada. Sin embargo, las mujeres son más propensas a retrasar el cuidado de su propia salud.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, en su primera comparecencia en la Comisión de Discapacidad en el Congreso el día 7 de noviembre, ha subrayado que en este compromiso están implicadas todas las administraciones, toda la sociedad y todas las asociaciones del Tercer Sector que son “colaboradores indispensables en la inclusión de las personas más vulnerables”. Me hubiera gustado un reconocimiento más explícito del rol de la mujer. Pero, en fin, todo está por hacer.

Entiendo que nuestro sistema sanitario (y su sostenibilidad) no puede obviar todas estas cuestiones.