20 nov 2018 | Actualizado: 12:40
Jue 07 marzo. 19.00H

Asociada tradicionalmente al mantenimiento, bien de edificios e infraestructuras, bien de instalaciones y equipamientos, la ingeniería hospitalaria es una de las profesiones sanitarias que más ha evolucionado y avanzado en los últimos tiempos. El impacto de las nuevas tecnologías en la sanidad ha elevado sus exigencias y sus retos, y así la disciplina ha pasado a tener un papel proactivo en la organización de los centros sanitarios, con indudables consecuencias positivas en el día a día de profesionales y pacientes.

Atenta a esta creciente importancia de la ingeniería hospitalaria, Sanitaria 2000, editora de Redacción Médica, ha decidido prestarle una atención específica a través de su serie Encuentros Globales, desarrollados con éxito en colectivos como los neumólogos, los parlamentarios, los altos cargos y los directivos de salud. Nace así una cita que espera consolidarse en el tiempo y que se celebra este fin de semana en el Parador de La Granja, en Segovia.

En la concepción y diseño del Encuentro ha tenido una importante participación la Asociación Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH), la sociedad científica que agrupa a los profesionales de esta disciplina. Nacida en 1982, ocho años después se fusionó con la Asociación de Ingeniería y Arquitectura y con la Asociación de Ingeniería Biomédica, y mantuvo el nombre de AEIH por ser la sociedad que agrupaba a un mayor número de profesionales. De ahí que el colectivo representado no sólo sea el de los ingenieros, sino también arquitectos e ingenieros biomédicos. Actualmente agrupa a unos 650 profesionales.

Como cualquier otro colectivo sanitario, los ingenieros hospitalarios también quieren estar convenientemente formados e informados sobre las últimas novedades en el conocimiento y las posibilidades propias de su disciplina. Pero la progresiva introducción de nuevas técnicas diagnósticas y terapéuticas, el soporte técnico que las posibilita y el profundo cambio de los hospitales en centros sanitarios inteligentes, con equipamientos, instalaciones e infraestructuras especializadas obligan a los ingenieros hospitalarios a estar al día más que nunca como colectivo.

Un rápido vistazo al programa del Encuentro ilustra la especial temática que interesa a los ingenieros hospitalarios: actuación en gases medicinales, eficiencia energética en centros sanitarios, medicamentos e instalaciones singulares hospitalarias, externalización de servicios y modalidades de integración y experiencias y modelos internacionales de gestión hospitalaria. Incluso, dada la curiosidad del colectivo, el programa reserva espacio a una mesa de debate no estrictamente sanitario (gestores de edificios singulares fuera del ámbito de la sanidad), para dar el necesario barniz de cultura general, que para cualquiera que no sea ingeniero es también especializada.

Seguro que este Encuentro Global de Ingeniería Hospitalaria permite acercar esta disciplina a los demás actores de la sanidad. Desde luego, por Sanitaria 2000 no va a quedar.