01 de mayo de 2017 | Actualizado: Domingo a las 18:50
Opinión > La Primaria es lo primero

Hospitales para personas y no para enfermedades

Vicente Matas es vocal nacional de Atención Primaria Urbana de la Organización Médica Colegial
Jueves, 03 de noviembre de 2016, a las 16:40
Las personas, cuando enferman necesitan que los médicos les exploren, les diagnostiquen y traten sus enfermedades. En España tenemos uno de los sistemas sanitarios mejores de mundo, que obtiene muy buenos resultados en salud por un coste muy ajustado, es uno de los más eficientes.

Esta eficiencia está basada fundamentalmente en unas retribuciones muy bajas de sus profesionales y los resultados en salud son fruto del tremendo esfuerzo que realizan día a día estos profesionales, que como “premio” han soportado recortes desproporcionados, especialmente los médicos.

Los gestores generalmente son políticos del partido gobernante, elegidos fundamentalmente por este motivo y no por su formación en gestión, las deficiencias que puedan existir, se tratan de cubrir con largos cursos y con costosos asesores del mismo color político.

Buscando la eficiencia, buscando hacer más por el mismo coste o incluso menor coste a veces –demasiadas-, al no escuchar a los profesionales, cometen graves errores que pueden afectar la calidad asistencial y la eficacia. No puede buscarse la eficiencia, si esta afecta a la calidad y la eficacia. Conozco un servicio de bomberos de aeropuerto, que posiblemente sea el menos eficiente del mundo, pues en décadas no se ha necesitado apagar un fuego en el aeropuerto, pero el servicio es necesario y no se puede suprimir buscando mayor eficiencia, será eficaz cuando sea necesario, sus profesionales están preparados, pero ojala siga sin ser necesario, por muy ineficiente que pueda parecer.


La eficiencia se basa en unas retribuciones muy bajas y resultados fruto del tremendo esfuerzo



Un ejemplo muy claro de buscar eficiencia de forma equivocada afectando a la eficacia y calidad, lo tenemos en la fusión hospitalaria que se ha llevado a cabo en Granada. Esta extraordinaria ciudad disponía de dos hospitales públicos completos (hospital Clínico San Cecilio con unas 600 camas y Hospital Universitario Virgen de las Nieves con unas 1.000 camas), situados los dos en la zona norte, distaban unos 200 metros uno de otro. Hace muchos años, creo que en 1999 o 2000, cuando formaba parte de la Junta Facultativa del Hospital Clínico en representación de Atención Primaria, se decidió, con muy buen criterio y dado la antigüedad de las instalaciones, construir un nuevo hospital moderno en la zona sur de la ciudad, lo que acercaría la asistencia hospitalaria a miles y miles de ciudadanos que viviendo en la zona sur tenían que atravesar la ciudad para acudir al “Clínico”, su hospital de referencia.

Estos dos hospitales ofrecían una atención completa e integral, eran dos hospitales completos; solo existían como excepción los servicios de Neurocirugía, Cirugía Maxilofacial, Plástica, Torácica y Cardiaca de los que no disponía el Hospital Clínico.

Después de muchos años de espera –demasiados- y con el nuevo hospital ya construido, finalmente el pasado julio se puso en funcionamiento, pero ya no se trataba del “nuevo hospital clínico” al que se trasladaran los servicios y profesionales de este veterano y querido hospital que atendía con unas grandes cotas de calidad a los granadinos de la parte sur de granada y su área de influencia.

Posiblemente buscando eficiencia, algún gestor tuvo la ocurrente idea de unir los dos hospitales, creando el Complejo Hospitalario de Granada, una sola gerencia, unos solos servicios bajo una misma dirección, menos cargos... bien no hay problema incluso pueden existir muchas ventajas en coordinación y aumentaría la eficiencia.

Pero, siempre hay un pero, la mayoría de los servicios decidieron, no acabo de alcanzar a saber cómo pudo alguien tener semejante ocurrencia, estarían en uno solo de los hospitales. De esta forma el Hospital Virgen de las Nieves, que ahora se llama Hospital de la Caleta, para confundir algo más al sufrido público dispondría en exclusiva de los servicios de: Cardiología, Digestivo, Neumología, Nefrología, Urología, Cirugía General, Cirugía Torácia... y varios más.

De estos importantes servicios no dispone el nuevo Hospital del Parque Tecnológico de la Salud, situado a unos diez kilómetros de distancia (20 o 40 minutos según situación del tráfico) que tiene en exclusiva de los servicios de: Traumatología, Neurología, Otorrinolaringología, Oftalmología, Endocrinología, Dermatología, Cirugía Vascular, Neurocirugía... y varios más de los que evidentemente carece el Hospital Virgen de las Nieves.

Un caso especial lo constituyen los Servicios de Pediatría y Obstetricia y Ginecología de los que disponían ambos hospitales y que ahora quieren trasladar al antiguo hospital de Traumatología, que está situada a un kilómetro del Virgen de la Nieves, con este traslado no solo queda el Hospital del PTS sin estos servicios, sino que también el Virgen de las Nieves se queda sin ellos y lo que es más grave y peligroso estos dos servicios quedan demasiado alejados del resto de servicios del hospital de los que en muchas ocasiones necesitan sus pacientes en situaciones incluso urgentes.

Esta fusión ha causado el malestar de los profesionales, que en muchas ocasiones se han manifestado en contra, incluidos dos referéndum hace unos años en los que más del 90% de los trabajadores estaban en contra de esta forma de fusión y finalmente una vez puesto en marcha los ciudadanos granadinos han coincidido con los profesionales y el pasado 16 de octubre salieron a la calle de forma masiva (más de 40.000, más de 86.000según fuentes o incluso más de 100.000 según la Facultad de Estadística). En cualquier caso fue multitudinaria y más de un tercio de los granadinos (240.000 habitantes) salieron a la calle, detrás de una pancarta que decía: “Por una Sanidad Pública digna para Granada, queremos nuestros 2 hospitales completos”


En Andalucía no podemos seguir año tras año en la cola de España en inversión sanitaria pública 



Para comprobar lo que significa que un hospital no disponga de los servicios básicos y unos servicios de urgencia que ofrezcan una atención integral, podemos imaginar que al Hospital del PTS, que no dispone de Servicio de Cardiología, llega un paciente con un infarto, pongo este ejemplo porque se le planteo al Dr. Aranda Gerente del SAS en una entrevista en la radio. Pues bien una vez diagnosticado, es necesario trasladarlo al Servicio de Cardiología que está a diez kilómetros, el periodista no le parecía muy oportuno este traslado en semejante situación y el Sr. Gerente aclaró que el traslado se realizaría cuando el paciente estuviera estabilizado, y yo me pregunto y si no es posible estabilizarlo sin la ayuda del Servicio de Cardiología (con hemodinámica y UCI) o en cualquier caso, no soy capaz de ver como mejora la calidad y supervivencia de los pacientes que puedan sufrir un infarto ese traslado.

Bueno, pero yo no soy sabio, ni médico de ninguno de los hospitales, ni formo parte del grupo de sabios que la gerencia ha constituido ahora, de prisa y corriendo para tratar de buscar soluciones a este tremendo problema que han ocasionado. La Presidenta de la Junta de Andalucía y el Consejero de Salud han pedido disculpas por los errores, aunque los errores parece que se centran en no haberlo explicado bien. Mal vamos si creen que los errores han sido de comunicación y no de un modelo de fusión que puede perjudicar seriamente la salud de los granadinos, que se ven obligados a realizar traslados de unas urgencias a otras, más de 800 en apenas tres meses, según datos de la Administración y sin duda serán muchos más.

Poca confianza merece este grupo de sabios, formado por profesionales de prestigio pero que por su adscripción, mayoritariamente progresista, parece que no van a poner en duda el modelo de fusión y se limitarán a aplaudirlo y proponer medidas de escasa efectividad. Prueba de ello son las primeras propuestas: Una lanzadera para transportar médicos de un hospital al otro cuando sean necesarios y el refuerzo del Hospital del PTS con la presencia física desde las 8 a las 20 horas de un profesional especialista de Cardiología, Aparato Digestivo y Neumología. Pero es difícil, que por mucha voluntad que pongan estos especialistas, puedan ofrecer a los pacientes la atención que puede prestar un Servicio de Cardiología, Aparato Digestivo o Neumología, no basta con que le faciliten una bolsa de papel con diferente material dentro, como al parecer facilitan a los Obstetras en caso de tener que acudir de prisa para atender un parto al nuevo hospital.

Sinceramente esa no es una solución seria, no pasa de ser un mal parche y me cuesta trabajo creer que la Dra. Correa, prestigiosa profesional que dirige el Servicio de Cardiología y forma parte del comité de sabios, crea que esta es la mejor forma de atender una persona con un infarto que acude al Hospital del PTS.

Para finalizar le pediría a la Señora Susana Díaz, Presidenta de la Junta de Andalucía que ordenará al Señor Aquilino Alonso Consejero de Salud la modificación en profundidad del modelo de fusión y que los dos hospitales puedan ofrecer una asistencia integral a las personas, pues deben atender personas y no enfermedades.

En Andalucía es necesario invertir en el Sistema Sanitario Público mucho más de los 1.042 euros por habitante del año 2014 y acercarse a la media nacional de 1.233 euros por habitante y año o mejor a lo que invierten en País Vasco (1.582 euros) o Extremadura (1.448 euros). No podemos seguir año tras año a la cola de España en inversión Sanitaria Pública, resulta discriminatorio.

Necesitamos en España unos presupuestos Sanitarios Públicos finalistas y equitativos ajustados por criterios objetivos (edad, dispersión...) que garanticen la EQUIDAD del SNS.