15 nov 2018 | Actualizado: 17:50
José Ramón Martínez Riera, Presidente Asociación Enfermería Comunitaria (AEC)
Mié 26 julio. 11.40H
En Abril de 2014, hace más de tres años, el Ministerio de Sanidad sacaba a la luz una propuesta de cronograma para la creación, implantación y dotación de plazas de las categorías de enfermeros-as especialistas en los distintos servicios de salud, que ya tuvo respuesta contundente por parte de la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC) mediante un escrito dirigido a la entonces Ministra del ramo, Ana Mato y con la elaboración de posicionamientos conjuntos de las principales Sociedades Científicas y de SESPAS, así como de notas de prensa. Ante todo este despliegue de indignación justificada y razonada lo único que obtuvimos fue una decepcionante respuesta de la entonces Secretaria General de Sanidad y Consumo, que obtuvo réplica, y a la que ya no se dignaron a contestar, posiblemente porque no había recursos, argumentos ni justificación para hacerlo.

Transcurridos más de tres años desde aquel despropósito, no tan solo no se van a cumplir las descabelladas propuestas que situaban en 2021 la implantación de la Especialidades, sino que en un nuevo y rocambolesco ejercicio de cinismo político ahora lo sitúan en 2024 con la participación y aquiescencia de los sindicatos y dejando al margen, una vez más a las Sociedades Científicas a pesar del compromiso adquirido por responsables del Ministerio de contar con ellas en recientes reuniones mantenidas con ellos.

Una vez más queda de manifiesto la falta absoluta de voluntad política a la hora de dar respuesta a las Especialidades de Enfermería y la falta de respeto que hacia las Sociedades Científicas muestran los responsables del Ministerio y de las Comunidades Autónomas.

Desde la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC) manifestamos de manera clara y firme nuestro total rechazo a esta propuesta por tratarse de un nuevo engaño que además comporta una nueva y manifiesta incompetencia de quienes deben actuar de manera eficaz y eficiente. No tan solo no se dan las respuestas que corresponden sino que se sigue manteniendo una posición de despilfarro económico con la formación de especialistas, sin que se obtenga un retorno para la sociedad basado en una prestación especializada de cuidados. No tan solo se está produciendo una manifiesta y continuada dilapidación de recursos públicos, sino que supone además una clara frustración para las/os cientos de especialistas que ven como tras años de esfuerzo por formarse no pueden desarrollar las competencias adquiridas.

Desde la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC) hemos iniciado una serie de medidas tendentes a informar tanto a la opinión pública como a responsables políticos, profesionales y científicos sobre una situación que afecta tanto a la profesión enfermera como a sistema sanitario y a la sociedad en su conjunto.