Miguel Molina Gracia, R4 de Medicina Familiar en Almería
Sáb 04 abril de 2020. 17.40H
Tú también tienes Opinión
Señor Ministro de Sanidad, y también a usted que está leyendo esta misiva. Hoy los médicos residentes de España queremos hablar de dignidad.

Durante esta crisis sanitaria mundial los médicos internos residentes (MIR) de España estamos desempeñando una labor esencial. Como sabrán tenemos un sistema formativo de excelencia, que como consecuencia, arroja profesionales excelentes.

Esos profesionales en su último año de formación ya han dejado de ser residentes a efectos prácticos, y ante la situación que estamos viviendo hemos cogido las riendas y estamos trabajando como unos médicos especialistas más. Como es obvio nosotros orgullosos de ello, orgullosos de que los más jóvenes y sanos estemos ocupando los puestos de trinchera y mayor exposición ya que tenemos que proteger de ésta al resto de compañeros.

Pregúntenle a cualquier enfermo si en algún momento de su estancia hospitalaria no le ha atendido algún residente.

Prórroga forzosa que precariza la situaación del MIR


Mientras tanto nuestro Gobierno, por medio del Ministerio de Sanidad, lejos de reconocer nuestra entrega y esfuerzo, se ha dedicado en diferentes BOEs a anunciar la prórroga forzosa sine díe de nuestro periodo formativo. Tenían la opción de otorgarnos la titulación por decreto, pero prefirieron optar por la opción que nos precarizaba ¿Os suena este modus operandi?

¿Quieren que les cuente algo aún peor? En esos mismos BOEs donde se nos prorrogaba la residencia el Gobierno ha permitido la contratación de graduados en Medicina, contrataciones realizadas con funciones y salario de especialistas titulados sin tener la más mínima formación como tales. Personas que por cierto, son nuestros supervisores a efectos legales, qué sin sentido.

Por todo ello Señor Ministro, y usted que nos lee, queremos que sepan que jamás vamos a abandonar a nuestros pacientes, porque a ellos nos debemos y con vosotros estaremos siempre.

Pero no tengan duda de que desde el primer día que la situación lo permita comenzaremos una huelga indefinida, una huelga por nuestra dignidad y por nuestros principios, y que ese día esperamos contar con todos esos aplausos que día a día nos espolean para seguir luchando por salir de ésta.