Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

Un código deontológico común regirá a los médicos de España y Portugal

La idea es extenderlo a Europa para sentar una base conjunta de actuación facultativa

Lunes, 14 de diciembre de 2015, a las 14:53
Javier Barbado. Madrid
Los presidentes del Consejo General de Colegios de Médicos español y de la Ordem Dos Médicos de Portugal, Juan José Rodríguez Sendín y José Manuel Silva, respectivamente, aspiran a configurar un código deontológico “ibérico” común para ambas naciones “con tendencia a acercarnos a uno europeo en el que cada país aporte una faceta diferente”, según ha precisado el vicepresidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero.

Juan José Rodríguez Sendín y José Manuel Silva.

“Nosotros hicimos una revisión en 2011 amplia en la que incluimos aspectos como los cuidados al final de la vida, la objeción de conciencia, la investigación, el reconocimiento del error médico y cómo actuar frente a él”, ha recordado. Ahora se trata de que un solo documento glose el comportamiento ético “esencial” de los médicos que, en palabras del vicepresidente de la OMC, se remonta a la época hipocrática previa al nacimiento de Cristo.

Tanto Romero como Sendín y Silva se han reunido este lunes en la sede madrileña del máximo organismo colegial español para pedir a sus respectivos gobiernos una financiación finalista para la sanidad así como que ésta no sea inferior a la del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
 
Respecto a la Declaración sobre los Tratados Internacionales de Libre Comercio, ambos han reclamado que comunique con transparencia el verdadero alcance y las posibles consecuencias de los acuerdos para los ciudadanos europeos en el ámbito de la sanidad, y, de hecho, han insistido en que excluyan de toda negociación los servicios públicos.

Los representantes de los médicos españoles y el portugués han coincidido en que las necesidades a que hacen frente “son muy parecidas” y parten de un modelo sanitario que se nutre de los impuestos y no debería tener que recurrir a copagos adicionales como, sin embargo, ha sucedido, en especial en Portugal, donde se ha fijado el abono suplementario del ciudadano en las urgencias y en Atención Primaria.

Para Romero, este extremo es algo que los facultativos españoles desean eludir a toda costa porque incumple los principios de igualdad, universalidad y gratuidad (entendida como recaudación suficiente de impuestos para prestar el servicio de salud), y, en este sentido, ha recordado los copagos fijados en España con el decreto 16/2012.

José Manuel Silva y Serafín Romero, en la rueda de prensa ofrecida este lunes en la OMC. / Javier Barbado.


“No queremos llegar al copago por asistencia de Portugal, que, desde que se estableció, ha descubierto la sensibilidad de los que menos tienen” dándose el caso de gente que paga por solidaridad la atención de su vecino insolvente, ha matizado el vicepresidente de la OMC.

Por su parte, Silva ha criticado al anterior Ejecutivo portugués, al que responsabiliza de una serie de recortes en salud que, en su opinión, han excedido a los reclamados por la troika comunitaria y que han hecho virar la sanidad portuguesa de una fórmula financiada con impuestos y pensada para atender a todos los ciudadanos a otra de carácter “ultraliberal”.

Envidia de su capacidad en la ordenación profesional

Más allá de las similitudes generales de los sistemas sanitarios español y luso, Romero ha confesado que, desde el Consejo General, “envidiamos la mayor capacidad portuguesa para intervenir en la ordenación de las profesión ya que, en España, somos un órgano necesario pero que no tiene ese nivel de intensidad en el control de las decisiones en la materia”, aspecto que ha ratificado Silva al recapitular algunas de las competencias de la Ordem que preside, por ejemplo “el examen final de las especialidades, la definición de las competencias, los programas y la composición del jurado que examina a los miembros de los servicios”.

Preguntado este último por la validación periódica colegial (VPC) –otro de los grupos de trabajo creados en la reunión–, ha reconocido que no hay consenso todavía en Portugal a pesar de que todos los países comunitarios deben contemplarlo a medio plazo (España, por su parte, ha propuesto un sistema periódico que una la credencial oficial del médico con su recertificación).

Por último, Silva ha sido condecorado por la OMC con la Medalla de Oro “por cómo ha sido capaz de estrechar lazos entre España y Portugal desde su presidencia”, ha justificado Romero.

De izq. a dcha.: Juan Manuel Garrote, secretario general OMC; Lurdes Gandra, miembro del Consejo Regional Norte Ordem dos Médicos; Catarina Matias, secretaria adjunta del Consejo Regional Centro; Alberto Caldas, tesorero Ordem dos Medicos; Joäo Grenho, vocal Consejo Regional Sur; José Santos; vocal Consejo Regional Sur; Juan José Rodríguez Sendín, presidente OMC; José Manuel Silva, presidente Ordem Dos Médicos; Serafín Romero, vicepresidente OMC; Tomás Cobo, representante de España en la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS); y Jerónimo Fernández Torrente, vicesecretario OMC.