20 de septiembre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 12:40

Shire lanza en España Equasym

Está diseñado para proporcionar niveles plasmáticos terapéuticos durante un periodo de aproximadamente 8 horas, lo que coincide con la jornada escolar

Martes, 07 de mayo de 2013, a las 11:30

Javier Urcelay, director general de Shire en España.

Redacción. Madrid
La compañía biofarmacéutica Shire anuncia el lanzamiento de Equasym (metilfenidato hidrocloruro, cápsulas duras de liberación modificada), tras su aprobación por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) para el tratamiento del TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad).

Equasym, cuyo principio activo es metilfenidato, consta de un componente de liberación inmediata (30 por ciento de la dosis) y un componente de liberación modificada (70 por ciento de la dosis); está diseñado para proporcionar niveles plasmáticos terapéuticos durante un periodo de aproximadamente 8 horas, lo que coincide con la jornada escolar.

Para María Jesús Mardomingo, doctora en Medicina, especialista en Psiquiatría y Pediatría y miembro de la junta directiva de la European Society of Child and Adolescent Psychiatry, “Equasym representa una nueva medicación para el tratamiento del TDAH que se une a otras formulaciones de metilfenidato ya existentes. Su característica principal es que es especialmente eficaz por las mañanas, coincidiendo con el horario escolar y contribuyendo a que mejore la atención, concentración e inquietud del niño, y por tanto contribuyendo a que mejore el rendimiento académico”.

Equasym está indicado como parte de un programa de tratamiento integral del trastorno por déficit de atención-hiperactividad (TDAH) en niños a partir de 6 años cuando otras medidas por sí mismas han demostrado ser insuficientes.

“Los profesores ocupan un lugar destacado en el diagnóstico del TDAH, en el tratamiento y en el seguimiento de la evolución. En el aula conviene que el niño se siente en primera fila, que de vez en cuando el profesor, de forma discreta, le ayude a centrar la atención y a organizarse, y compruebe, aunque no a diario, si apunta en la agenda los deberes. El papel del profesor es trascendental también para poner límites a los problemas de conducta del niño, favorecer la relación con los demás compañeros y evitar que se le rechace y discrimine”, añade esta especialista.