Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

Satse advierte de “déficits” en la sanidad si se mantiene el presupuesto previsto para 2016

Lamenta que el SAS mantenga una dotación para personal inferior a la de 2009 y 2010

Martes, 01 de diciembre de 2015, a las 16:48
Redacción. Sevilla
El Sindicato de Enfermería (Satse) ha advertido de los “déficits” que puede presentar la sanidad pública en Andalucía si el Gobierno autonómico mantiene el presupuesto previsto en esta materia para el ejercicio 2016. Según recuerda Satse, el proyecto Ley del Presupuesto de Andalucía para 2016 destina 8.807 millones de euros para las políticas sanitarias cifra que deja la media de inversión sanitaria por habitante en torno a los 1.000 euros, “muy alejada” de la media nacional.

Francisco Muñoz, secretario general de Satse.

Para el sindicato, aunque el presupuesto incluye un incremento de 400 millones de euros, un 4,8 por ciento más respecto al anterior ejercicio presupuestario, las cifras “son insuficientes ya que ni siquiera retoma las cuantías anteriores a la crisis y difícilmente servirá para abordar la devolución de todos los recortes aplicados al personal sanitario durante los últimos años ni garantizar la cartera de servicios”.

De hecho, según denuncia Satse en un comunicado, en el capítulo de personal los 4.155 millones de euros previstos en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) para 2016 “siguen estando muy alejados” de la inversión realizada en este capítulo para los ejercicios previos a la crisis, 4.298 millones en 2009 y 4.320 en 2010, pero ni siquiera alcanzan el gasto realizado en 2012 (4.232 millones) coincidiendo ya con los principales recortes presupuestarios.

Por todo ello, Satse afirma que las políticas puramente economicistas aplicadas a la sanidad se están traduciendo en Andalucía en una drástica reducción del personal, de en torno a 2.000 puestos de enfermería destruidos en los últimos años, “con la consiguiente sobrecarga laboral y un impacto definido y cuantificable en los resultados de salud y mortalidad de los pacientes y el incremento de las demoras, motivo por el que entiende que ya no se sostiene el discurso de la eficiencia del sistema para justificar la reducción del gasto sanitario”.

En la misma línea, el sindicato señala que con los recortes aplicados en los presupuestos sanitarios, la sanidad andaluza “está dando pasos atrás” en los estándares de calidad que tanto esfuerzo ha logrado conseguir, “involucionando en las prestaciones, sin posibilidad de atender las necesidades básicas de los ciudadanos e, incluso, con mayores riesgos para la salud de las personas atendidas”. Prueba de ello, añade, “son los indicadores de los últimos años sobre la evolución de las listas de espera en el SAS”.