Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

El 90% de los pulmones donados no sirve para un trasplante

La Sociedad Madrileña de Neumología conmemora el Día Europeo del Donante de Órganos y Tejidos

Viernes, 09 de octubre de 2015, a las 13:41
Redacción. Madrid
Con motivo de la celebración, el 10 de octubre, del Día Europeo del Donante de Órganos y Tejidos, la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid) ha recordado que la presencia de enfermedades respiratorias es una de las causas de la escasez de pulmones a la hora de llevar a cabo estas intervenciones. En este sentido, Neumomadrid ha señalado que solo el 10 por ciento de los pulmones de donantes sirve para trasplantes.

Según datos de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), en los últimos cinco años el número de trasplantes en el mundo se ha incrementado un 13 por ciento, siendo España el país con mayor número de donantes 36 donantes por millón de personas, cifra superior a la media Europea que se sitúa en 19 por ciento y a la de Estados Unidos, del 26 por ciento.

Ana De Pablo.

A pesar de esta elevada tasa de donación, solo un 10 por ciento de ellos pueden ser donantes pulmonares, de tal manera que, aunque en 2014 en nuestro país hubo 1.682 donantes multiorgánicos con los que pudieron ser trasplantadas 4.360 personas, solo 262 pudieron ser trasplantes pulmonares. “Las principales causas de la escasez de pulmones son las enfermedades respiratorias que muchos donantes ya tienen y la extrema fragilidad del órgano, que comienza a deteriorarse en el momento en que una persona sufre una muerte cerebral o una parada cardiaca, de manera que, aunque se activen medidas para la conservación de los órganos, el pulmón no puede ser implantado en muchos casos”, ha explicado Alicia de Pablo, neumóloga del Hospital 12 de octubre y miembro de la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid).

En España, según la legislación vigente, todos somos considerados donantes salvo que hayamos manifestado expresamente el deseo de no serlo. No obstante, es obligado preguntar a la familia o allegados sobre la voluntad del fallecido respecto a la donación. “En la práctica siempre se respeta la decisión de la familia, asumiendo que ellos serán los que transmitan el deseo del fallecido, siendo, por tanto, necesario el consentimiento familiar para proceder a la donación”, ha asegurado De Pablo.

Si alguien quiere ser donante de órganos puede registrarse como tal en la ONT, a través de su página web (www.ont.es), e incluso solicitar y llevar consigo una tarjeta que la propia ONT le proporciona acreditando su deseo de ser donante. Pero debe saber que es importante que sus familiares o allegados conozcan esta información, porque en el momento del fallecimiento el equipo médico encargado de la donación solicitará a la familia que firme el consentimiento. “A nivel práctico es suficiente con que la familia lo sepa, no siendo necesario llevar encima ningún documento acreditativo”, ha matizado la especialista.

Quién puede ser donante

De Pablo ha explicado que no todo el mundo que fallece puede ser donante de órganos: “En primer lugar, no debe padecer ninguna enfermedad en los órganos que van a ser donados, ni tener ninguna enfermedad tumoral o infecciosa que haya podido invadir los órganos a donar. Además, el fallecimiento debe producirse en circunstancias muy concretas en las que haya demostrada una muerte cerebral, pero el resto de órganos sigan en funcionamiento y, por tanto, haya circulación sanguínea por todos los órganos hasta el momento de ser extraídos, lo que ocurre solo en fallecimientos en las UVI de los hospitales (conocidos como donantes en muerte cerebral) o bien en paradas cardiacas en cualquier lugar en el que se inician maniobras de reanimación que consiguen mantener la sangre circulando, pero no evitan el fallecimiento de la persona (donantes en asistolia)”.

ENLACES RELACIONADOS:

Neumomadrid receta hábitos saludables para prevenir enfermedades cardiovasculares (29/09/15)