Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:30

Son Espases y Can Misses sumaron más de 2.000 sanciones en 2015

Las empresas concesionarias no han cobrado el total del canon anual a causa de ello

Jueves, 25 de febrero de 2016, a las 17:08
Marta Fernández. Madrid
Durante el pasado año, la Consejería de Salud registró más de 20.000 incidencias entre los hospitales de Son Espases y Can Misses, lo que finalmente se ha traducido en un ahorro para la administración de más de un millón y medio de euros debido a las sanciones que se han interpuesto a las concesionarias de ambos centros.

Patricia Gómez.

Aunque el ánimo de la Consejería no es “ahorrar dinero a base de sanciones”, lo cierto es que la administración dirigida por Patricia Gómez dejó de abonar 747.391 euros a la concesionaria de Son Espases al tramitarse finalmente 958 expedientes sancionadores entre todas las 13.863 quejas recibidas. La concesionaria de Son Espases es una UTE formada por FCC, Dragados, Llabrés Feliu y Melchor Mascaró.

Por otra parte, Salud también se ahorró 735.067 euros en el pago a la concesionaria de Can Misses, Iridium, ya que del precio que debía abonar, 12.922.851 euros,  pagó finalmente 12.187.784 euros. Y es que, en 2015, el hospital ibicenco recibió un total de 7.993 incidencias. De entre ellas, 5.413 se solucionaron dentro del tiempo estipulado;  1.100 se arreglaron satisfactoriamente, aunque en un plazo mayor; y 1.214 no se solventaron en plazo, por lo que pasaron a ser sancionadas. Las 266 que faltan corresponden en su mayoría al servicio de vending, que se solventaron en el momento de producirse.

Según explica la Consejería, “las incidencias son las comunicaciones que se pasan a la concesionaria por cualquier eventualidad en el funcionamiento del hospital como mantenimiento de instalaciones, seguridad, telefonía e internet, televisión, cocina o lavandería”. En la mayoría de las ocasiones, las incidencias “se resuelven a tiempo, por lo que no conllevan expediente sancionador”, informan fuentes de la administración, “sólo un porcentaje llegan a ser sancionadas y, por tanto, descontadas del canon anual que se paga a estas empresas”.