Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 19:20
Martes, 07 de julio de 2015, a las 13:56
Eduardo Ortega Socorro. El Escorial (Madrid)
"La estrategia nacional aprobada por España en hepatitis C ha cambiado la vida de los pacientes, y representa un antes y un después en el abordaje de la enfermedad". Así de claro es José Luis Calleja, secretario general de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), quien asegura: "Tenemos que ir más allá y pensar en que podemos convertir esta dolencia, gracias a las nuevas terapias, en una enfermedad residual".

De izquierda a derecha, Calleja, Gea y Tornes.

También comparte esta postura Francisco Gea, especialista del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, quien indica que si se mantiene la apuesta por el plan, y la financiación de los nuevos medicamentos, "podremos observar un decrecimiento de los casos antes de 2030".

De hecho, la estrategia nacional cuenta con las "bendiciones" de los profesionales. Sin embargo, para que se cumplan todos los objetivos y pueda seguir siendo útil de cara al futuro, es fundamental que su "redimensionamiento", para adaptarla a todos los pacientes que puedan surgir por el desarrollo de los sistemas de registro en hepatitis C.

Infradiagnóstico, la clave

Este redimensionamiento es fundamental para abordar uno de los principales problemas que afronta la estrategia nacional de cara al futuro: el infradiagnóstico. Y es que, según Juan Turnes, del Hospital Universitario de Pontevedra, solo está diagnosticado uno de cada tres enfermos de hepatitis de C. Esto es lo que le lleva a calcular que solo el 2 por ciento de los pacientes "reales" de esta enfermedad siendo tratado con los nuevos medicamentos y a opinar que "el Ministerio de Sanidad infraestima la situación".

El hepatólogo aborda estas cuestiones durante el curso Políticas Sanitarias para la Eliminación de la Hepatitis C, patrocinado por Gilead en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid. Asimismo, critica los malos registros sobre la enfermedad, tanto a nivel epidemiológico como de mortalidad, que se vienen haciendo en España. "Esto es algo que hay que solucionar cuanto antes", avisa, una postura a la que se suma también Gea.

Cirrosis y fibrosis graves, en aumento

Por otro lado, Turnes también lamenta el tiempo que ha tardado el Estado en desarrollar un estrategia nacional. Esta va a ser una de las razones que va a llevar a que, a pesar del uno de los nuevos fármacos y a no ser que se empleen de una "forma más agresiva", "las fibrosis avanzadas y las cirrosis van a seguir aumentando hasta 2025". Mientras "países como Francia tienen un recorrido diferente, dado que siguen una estrategia nacional desde 1999".

Asimismo, denuncia que, aunque la enfermedad infecciosa ya es de declaración obligatoria, "todavía nadie sabe cómo notificar los casos".

ENLACES RELACIONADOS

La estrategia de hepatitis C cubrirá en año y medio a los pacientes más graves (26/06/15)