La troncalidad pone de acuerdo a estudiantes y docentes: no se aplicará en 2017

La afectación al grado de especialidad es el mayor punto de discordia

sáb 19 septiembre 2015. 15.15H
Carlos Cristóbal. Madrid
Desde su mismo nacimiento, el proyecto de troncalidad planteado por Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha estado marcado por la controversia. Sociedades científicas, docentes y estudiantes se reparten entre quienes apoyan la medida por dotar a los profesionales de una visión más global y los que reniegan de ella por suponer un peligro para la especialización. Solo hay una cosa en la que todos parecen coincidir: no estará lista para la convocatoria de 2017, tal como ha asegurado que le gustaría al director general de Ordenación profesional del ministerio, Carlos Moreno.

Ana Gómez, vicepresidenta de Cirugía Torácica en Separ; Rocío García Ramos secretaria de la SEN; Víctor Expósito, presidente electo del CEEM; Javier Leo, redactor jefe de Redacción Médica, María Pia Roiz, representante de Seimc;  y Manuel Lorenzo, vocal MIR de la SEMI.


Esta es una de las muchas conclusiones importantes que se han podido sacar del debate 'La troncalidad en 59 segundos. Analizando la actualidad sanitaria', encuadrado dentro del VIII Congreso del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), en que se ha ofrecido una visión del asunto desde el punto de vista de estudiantes, residentes y docentes. En él, expresiones como "va para largo" o "es muy poco probable que llegue" sirven para ofrecer, más allá de estar a favor o en contra del proyecto, la visión generalizada de los ponentes sobre el anuncio realizado por Moreno. Que aún no se hayan establecido las comisiones nacionales de tronco - anunciadas para "los próximos días- o no se hayan determinado los requisitos específicos para la certificación de unidades de tronco se encuentran entre las principales razones para explicar esta, prácticamente única, postura común.

La afectación a la especialización del médico es el principal punto de desacuerdo entre las partes. En este sentido, el vocal MIR de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Medicina Interna,  Manuel Lorenzo, se ha mostrado a favor de una iniciativa que ofrece a los profesionales "una visión más integral de la Medicina". Totalmente opuesto ha sido postura ofrecida por la secretaria de la Sociedad Española de Neurología (SEN), Rocío García-Ramos, que ha calificado la troncalidad como "una manipulación del sistema". "Perdemos años de especilización por una formación generalista que no nos conviene; quieren especialistas formados a medias", ha asegurado.

Una de las partes más activas en contra del real decreto planteado por el el ministerio ha sido la de los estudiantes. Para explicarlo, su presidente electo, Víctor Expósito, ha hecho referencia a dos de los aspectos más criticados por el colectivo: la asignación al azar de representantes MIR y la realización de un segundo examen al finalizar el tronco que, finalmente, Sanidad se ha comprometido a eliminar. "La troncalidad podría haber sido una oportunidad de mejorar el sistema, pero se ha ido construyendo desde el tejado", ha expresado.

Una de los argumentos que defienden la implantación de la troncalidad es la adaptación a las necesidades de los pacientes crónicos ante el cambio de paradigma provocado por el envejecimiento poblacional. La vicepresidenta de Cirugía Torácica de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), Ana Gómez, lo ha descartado asegurando que "no necesitamos la troncalidad para hacernos más generalistas, sino para mejorar la especialización". "Si tenemos que atender a crónicos debemos establecer planes formativos para todos los profesionales, no mirar únicamente a los estudiantes", ha agregado en una línea similiar a la mostrada por María Pia Roiz, representante de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc): "Ya existe una especialidad, la Medicina Interna, que cubre las necesidades de estos pacientes". El representante de este colectivo, por su parte, ha reconocido que, de salir adelante el proyecto, "la interna perdería peso entre las especialidades".

Con la mirada puesta en el Grado

La incertidumbre entre todos los estamentos afectados por el proyecto que plantea Sanidad ha provocado que las miradas no se queden solo en él, sino que vayan más allá en busca de su germen. En este sentido, Víctor Expósito ha señalado al Grado en Medicina como uno de los aspectos que sería conveniente revisar antes que la selección de especialidad: "El objetivo de ese periodo debe ser formar médicos generales". A pesar de ello, la propuesta de un grado más corto no ha tenido demasiado calado entre los presentes.

A colación de este tema ha salido otro, el del número de alumnos y facultades de Medicina, muy de actualidad tras el anuncio de dos nuevas aperturas en Baleares y Navarra. Sobre este aspecto se ha expresado con rotundidad el representante de los estudiantes, que ha criticado el excesivo número de facultades y, por ende, estudiantes a la vez que ha reclamado "coherencia en la demografía médica". La secretaria de la SEN, por su parte, se ha referido a esta situación como una "locura", mientras que Manuel Lorenzo ha incidido en el empeoramiento de las condiciones que conlleva, tanto desde el punto de vista formativo como del laboral, el exceso de médicos.

ENLACES RELACIONADOS

Bastos, presidente de MSF: “La medicina técnica es más sencilla que la humanitaria” (18/07/2015)

El médico comunicativo recibe menos demandas (18/09/2015)