14 nov 2018 | Actualizado: 18:45

El ciudadano apuesta más por la sanidad pública

El 12,5 por ciento de entrevistados lo ha combinado con la cobertura privada en 2012

Jueves, 14 de marzo de 2013, a las 14:06

María Márquez / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
La Encuesta Nacional de Salud cumple 25 años sin grandes oscilaciones en uno de sus parámetros ‘estrella’, la valoración del ciudadano sobre su estado de salud, y es que desde 1987 esta opinión se ha mantenido como positiva o muy positiva entre el 77 y el 80 por ciento de encuestados. Sí destaca sin embargo un nuevo hito en la apuesta por la asistencia pública, con un 99 por ciento (solo precedido del 99,5 por ciento registrado en 2003), mientras que la doble cobertura pierde fuerza con respecto a la anterior Encuesta (casi un punto), y se sitúa en una media del 12,5 por ciento en 2012.

La secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas, ha liderado la presentación, acompañada por la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación, Mercedes Vinuesa, y el presidente del Instituto Nacional de Estadística, Gregorio Izquierdo.

Cambio de tendencia en el uso de servicios sanitarios

Pilar Farjas explica el cambio de tendencia.

Uno de los motivos de satisfacción de la secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas, quien ha liderado la presentación de los datos, es el “cambio de tendencia” identificado en el uso de los servicios sanitarios. Mientras que los otrora usos destacados de las urgencias y las hospitalizaciones disminuyen, solo los hospitales de día registran un aumento casi imperceptible con respecto a los datos de 2006 (de 6,3 al 6,9 por ciento). La estadística refleja sin embargo que las Urgencias hospitalarias siguen siendo la primera opción del ciudadano frente a las del centro de salud, ya que del 89,7 por ciento de las consultas atendidas en este ámbito constituyen las hospitalarias un 60,8 por ciento, siendo los datos más elevados los correspondientes a edades entre 0 y 4 años y superiores a los 85 años. Otro de los índices destacados por Pilar Farjas ha sido la disminución, en un entero (3,06-2,01 por ciento) de la “inaccesibilidad a la asistencia médica” percibida por los encuestados con respecto a siete años atrás.

Entre los indicadores novedosos de esta edición, se halla un profuso análisis sobre el impacto del tabaquismo en la salud de los ciudadanos. Y aquí las noticias también son buenas, pues el consumo, tanto masculino como femenino, ha descendido en más de dos puntos y medio con respecto a los datos de 2006. La preocupación aparece sin embargo en el segmento juvenil, ya que el 3.1 por ciento de mayores de 15 años reconocen fumar “a diario”. También son los jóvenes los que disparan el consumo intensivo de alcohol, principalmente hombres, entre los 25 y los 34 años.

Cronicidad, de ‘amenaza’ a realidad exultante

Uno de cada seis adultos españoles mayores de 15 años padece una enfermedad crónica. La ‘amenaza’ sobre la que las autoridades sanitarias han redoblado sus esfuerzos en los últimos años, es ya una realidad palpable, especialmente para las mujeres. Artrosis, artritis y reumatismo encabezan el ránking de patologías, seguido por el dolor lumbar y cervical. La evolución de estos problemas de salud desde 1993 no deja lugar a dudas, con un aumento de 7 puntos en los niveles de hipertensión, 8 puntos en hipercolesterolemia y 3 puntos en diabetes.

Indicadores negativos: vacuna antigripal y obesidad infantil

Menos positivos son los indicadores referidos al descenso de la vacunación antigripal o la obesidad infantil. En el primer punto, Farjas ha destacado la necesidad de “reforzar la tarea de concienciación” ante una bajada de 10 puntos en el uso de la citada profilaxis (de 69,1 a 59,1 por ciento) en el caso de los hombres. Por otro lado, si más de la mitad de la población adulta reconoce padecer sobrepeso u obesidad, la alarma se activa en el caso de la infancia, donde de cada 10 niños, uno es obeso y dos cuentan con un peso superior al recomendado.