Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:00

Gobierno vasco se compromete a no dejar la sanidad “al juego de los mercados”

Ante un posible rescate recuerda que la decisión de qué partidas deben ajustarse es decisión de las autonomías

Sábado, 08 de septiembre de 2012, a las 20:48

Redacción. Bilbao
El Departamento vasco de Economía y Hacienda ha advertido de que las condiciones que pueda imponer Europa para un rescate "deben circunscribirse al cumplimiento de los objetivos de déficit" y ha indicado que la decisión sobre "qué gasto o servicio puede verse afectado", es "competencia de las instituciones, en este caso del Ejecutivo autónomo".

Carlos Aguirre, consejero de Economía y Hacienda de País Vasco.

En este sentido, el Gobierno vasco ha indicado que continúa "firme en el cumpliendo las dos premisas básicas que ha cimentado a lo largo de toda la legislatura" y que consisten en "dotar al tejido productivo de los medios y las condiciones para que se desarrolle, compita y crezca, porque ésta es la única solución para crear riqueza y empleo", así como "mantener los servicios públicos fundamentales: Sanidad, Educación y Asistencia social". También se ha comprometido a "no dejar al juego del mercado ni la formación, ni la salud, ni la solidaridad".

Sin embargo, ha admitido que la compra "ilimitada" de bonos "de los Estados que lo requieran" por parte del Banco Central Europeo, es "positiva" y contribuirá a "una financiación más segura y barata".

En un comunicado, el Departamento que dirige Carlos Aguirre ha considerado que esta decisión "ayudará a proporcionar una mayor estabilidad al mercado secundario de deuda pública" y supondrá uno de "los primeros pasos para que las instituciones europeas puedan actuar también sobre el mercado primario".

No obstante, ha advertido de que esta iniciativa, "aun suponiendo un importante avance, no da respuesta al principal problema que padece la economía europea, que es la falta de crecimiento".

Además, ha advertido de que "la necesidad de solicitar un rescate y las condiciones del mismo, basadas en el cumplimiento estricto de los objetivos de déficit", pueden "ralentizar la salida de la crisis".

El Departamento vasco de Economía y Hacienda cree que "lo que corresponde es conocer las condiciones que deben ser acordadas entre la Administración de Estado y las instituciones europeas", y, en este sentido, ha exigido que su aplicación "no sobrepase determinadas líneas rojas en materia de servicios básicos, de pensiones, o de regulación del mercado de trabajo".

País Vasco

Respecto a las consecuencias para la Comunidad Autónoma Vasca, ha considerado "evidente" que "una relajación de los mercados contribuirá a una financiación más segura y barata, y esto es una buena noticia".

Además, ha manifestado que la condiciones "deben circunscribirse al cumplimiento de los objetivos de déficit, sin señalar o imponer la política económica y presupuestaria a desarrollar". "En definitiva, qué tipo de gasto o servicio puede verse afectado, es competencia de las instituciones, en este caso del Gobierno vasco", ha puntualizado.

"Por ello mantenemos que, además de la decisión ayer adoptada, las autoridades europeas deben relajar su política monetaria, que ahora solo se dirige a la contención de la inflación, cuando lo que necesita Europa es crecer", ha agregado.

En opinión de la Consejería que dirige Carlos Aguirre, lo que precisa la economía ahora es liquidez, tanto para administraciones como para empresas, "y a unos precios más razonables que los actuales".

A su juicio, "el mayor elemento de distorsión de la competencia en Europa son las diferentes condiciones de acceso al crédito por parte de empresas y familias, y los diferenciales de tipos entre estados miembros, muy condicionados estos por la prima de riesgo".