Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:15

España, entre los que menos invierte en salud mental

El director científico del Cibersam apuesta por la colaboración público-privada

Domingo, 07 de octubre de 2012, a las 22:20

Carlos Cristóbal. Madrid
El director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam), Celso Arango, ha denunciado la falta de inversión destinada a la investigación en salud mental que se realiza en España. Tanta, que ha llevado al país a ocupar una de las últimas posiciones en el ranking de inversión en este campo entre los países de la Unión Europea, superando únicamente a Letonia, Francia, Portugal, Republica Checa y Eslovaquia.

Celso Arango, director científico del Cibersam.

En un acto en el que ha estado acompañado por el investigador principal del Cibersam, José Luis Ayuso, Arango ha asegurado que “en los países que ocupan los puestos más altos la inversión está en torno al 12 por ciento del presupuesto total en sanidad, mientras que en España estamos en el cinco”. “Sería un error que se desacelerara la inversión”, ha añadido, apuntando hacia la financiación público-privada como posible solución.

Los estudios estiman que, a lo largo de su vida, una de cada cuatro personas estará afectada por algún tipo de patología mental en España. Ante un porcentaje de prevalencia de este tipo, Arango ha considerado que “existe una desproporción” entre la inversión en patologías mentales y otros campos con índices de afectación menores. “Entendemos que estamos en un momento de crisis y hay que ajustar aún más los recursos, pero los años perdidos por enfermos de neuropsiquiatría son mucho mayores que los de otras enfermedades que reciben el doble de la asignación que recibimos”, ha explicado Arango antes de revelar que dicha asignación ha descendido en un 25 por ciento durante los últimos tres años.

Dada la situación económica, el Cibersam ha optado por buscar nuevas fórmulas de financiación que permitan que la investigación española es este campo siga siendo una de las más punteras en Europa. “Tenemos que mirar al futuro y abrirnos a nuevas fuentes de financiación, ser más creativos y colaborativos para superar esta crisis”.

Los dos ponentes han defendido la importancia de la inversión, también desde el punto de vista económico. “Si los avances reducen las recaídas, las visitas o los tiempos de hospitalización estaríamos hablando de una forma de ahorro”, ha explicado Arango. A su vez, Ayuso ha abogado por la creación de “programas integrales de salud para enfermos mentales” en la que haya participación de todos los estamentos profesionales “desde psiquiatras a médicos de sanidad primaria o enfermería”.

Las diferentes patologías mentales podría afectar al 25 por ciento de la población, principalmente en forma de depresión pero también de esquizofrenia o trastorno bipolar, entre otras. En la actualidad, las investigaciones del Cibersam se centran en el intento de reducir los casos de recaída, mejorar el cumplimiento de los tratamientos y conseguir una recuperación funcional de un paciente que, de lo contrario, tendría una esperanza de vida menor además de mayores posibilidades de verse afectado por enfermedades cardiovasculares, diabetes o infecciones.