Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50
Lunes, 13 de abril de 2015, a las 11:19

Hiedra García Sampedro / Imagen: Cristina Cebrián. Plasencia (Cáceres)
El consejero de Salud y Política Sociosanitaria de Extremadura, Luis Alfonso Hernández Carrón, ha inaugurado el Encuentro de Directivos de la Salud de Extremadura organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de VitalAire, Siemens y Air Liquide Healthcare. Hernández Carrón ha recalcado la importancia de la sanidad, “que aporta mucho al PIB nacional” y ha agradecido su implicación a los directivos de la salud con los que se ha negociado en estos tiempos de crisis “a veces sin ofrecer nada a cambio”.


De hecho, el consejero ha señalado que los directivos sanitarios han sufrido también los recortes, “ya que lo primero que hicimos fue bajar sus retribuciones”, según Hernández Carrón. “En muchas ocasiones hemos tenido que negociar con las manos atadas, sin nada que dar a cambio, sin poder responder a la gran implicación que hemos tenido de los profesionales”, ha subrayado el consejero.

A pesar de estas restricciones, en Extremadura se ha mantenido la sostenibilidad del sistema sanitario público, apunta Hernández Carrón, quien además señala que la comunidad es donde menos presencia hay de la sanidad privada, lo que “no es ni bueno, ni malo, sino una realidad”. Pero asegura que es necesario seguir trabajando para dar solución a los nuevos retos como la atención a la cronicidad o el envejecimiento de la población.

“Hay que montarse en el vehículo de la innovación y el uso de las nuevas tecnologías, no se deben dar soluciones antiguas a problemas nuevos, tenemos que ser pioneros”, ha comentado el consejero. Para Hernández Carrón, la sanidad “aporta mucho al PIB nacional” y el sector de la salud “es un motor de competitividad y económico”.

Fernando Pizarro, alcalde de Plasencia; Luis Alfonso Hernández Carrón, consejero de Salud y Política Sociosanitaria de Extremadura; Joaquín Estévez, presidente de Sedisa, y Ricardo López, director general de Sanitaria 2000.


Luis Alfonso Hernández Carrón, consejero de Salud.

Otras soluciones a los nuevos retos pasan por darle más protagonismo al paciente y darle herramientas para que gestione su salud, en este sentido, en Extremadura se ha previsto que cada usuario pueda acceder a su propia información sanitaria a través de la carpeta del paciente. “Hemos conseguido que la sanidad extremeña sea referente nacional en aspectos como la coordinación con el área de Educación, y por ello nos ha reconocido recientemente la Federación Española de Enfermedades Raras”, asegura el consejero, que ha finalizado agradeciendo a los directivos de salud “quienes en este momento en el que se ha puesto a la sanidad en el punto de mira, han sufrido en primera línea la dura batalla que hemos protagonizado los políticos”.

Por su parte, el alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, también ha querido reconocer el trabajo de los profesionales y ha señalado que “son lo mejor que tenemos en nuestra comunidad autónoma”.

El presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), Joaquín Estévez, ha señalado que “los ciudadanos deben estar tranquilos si todos colaboramos en la misma línea”, y se ha referido a profesionales clínicos, directivos, autoridades sanitarias, sociedades científicas, colegios profesionales y las empresas del sector. Estévez ha apuntado que la Fundación Ad Qualitatem va a certificar “diferentes áreas de hospitales de esta comunidad” como muestra del gran trabajo que realizan los directivos sanitarios en Extremadura.

Rodrigo Mendoza y Jorge Morillo, de Siemens, y César Téllez, director gerente de las Áreas de Salud de Badajoz y Llerena-Zafra. En la siguiente imagen: Andrés García Álvarez, director de Salud del Área Mérida – Don Benito; y Juan Isaac Enrique González, director de Salud del Área de Cáceres – Coria.


César Santos, secretario general del Servicio Extremeño de Salud; Luis Cortina, CEO de Siemens Healthcare España; y José Manuel Granado, director general de Planificación, Calidad y Consumo de Extremadura. Inocencio Hernández, director médico de las Áreas de Salud de Cáceres y Coria, y Pedro Pastor, Defensor de los Usuarios del SES.


En la primera fotografía: Piedad Navarro, directora de Relaciones Institucionales de VitalAire, y Juan José Muñoz, asesor técnico del SES. En la imagen de la derecha: Vicente Caballero, coordinador del Grupo Nacional de Trabajo de Nuevas Tecnologías de Semergen; Nicolás Bureo, director médico del área de salud de Badajoz y Llerena-Zafra, y José Alberto Becerra, coordinador del Observatorio de Agresiones de la OMC.


De izquierda a derecha, Fernando de la Iglesia Ruiz, director de RRHH del Área de Salud de Badajoz; Mariola Hernández Durán, subdirectora médica del Hospital Infanta Cristina de Badajoz; Gloria Jiménez Ferrera, subdirectora médica del Hospital de Zafra; Javier Lorente Redondo, director gerente de Fundesalud; y Carlos Arjona Mateos, presidente del Consejo del Colegio de Médicos de Extremadura.


José Juan Moratilla y Jesús Prieto, de Siemens, junto a Alberto Mateos, subdirector de Sistemas de Información, Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia de Extremadura. En la siguiente imagen: Gustavo Vega, gerente de las Áreas de Salud de Mérida y Don Benito; Carmen Seguín, jefa de Prensa de la Consejería de Salud; y Antonio Vega, asesor del consejero.


Directivos del Área de Salud de Plasencia y Navalmoral de la Mata: José Carlos López Corrales, director médico; Tomás Domínguez, subdirector de Régimen Económico y Presupuestos; Amando Moreno, subdirector médico; Luis Martín, gerente; Carmen Marcos, subdirectora de Enfermería; Francisco Giraldo, subdirector de Recursos Humanos; Luis Marcos, subdirector de Régimen Económico; Susana Rabahieh, subdirectora médica de Atención Primaria del Hospital de Plasencia; Hortensia Caperote, directora de RRHH del mismo hospital; Mercedes Refolio, directora de Régimen Económico y Presupuestario del Hospital de Plasencia, e Isabel Blanco, subdirectora de Enfermería del Hospital de Plasencia.


Álvaro Astasio, director de Recursos Humanos de la Gerencia del Área de Salud de Cáceres; Isabel Blanco, subdirectora de Enfermería del Hospital Virgen del Puerto; Primitivo Muñoz, director de Enfermería del Área de Mérida, Don Benito y Villanueva de la Serena; y José María Villa Andrada, director de Enfermería de las Áreas de Cáceres y Coria.


Ángel Bajils, consejero director general Home Health Care Iberia de Air Liquide; Luis Camacho Murcia, subdirector de Contratación del Servicio Extremeño de Salud; Dolores Paredes, directora comercial y Marketing de Home Healthcare de Air Liquide Healthcare; y Julio de la Rosa, director de Relaciones Institucionales de Air Liquide.







Francisco Giraldo: “El gerente no tiene responsabilidad en el conflicto de la prescripción o indicación enfermera”

David García / Imagen: Cristina Cebrián. Plasencia (Cáceres)
¿Cuál es la responsabilidad jurídica del directivo de la salud en un conflicto como el de médicos y enfermeros acerca de la indicación enfermera? A esta pregunta ha tratado de dar respuesta Francisco Giraldo Giraldo, subdirector de RRHH del Área de Plasencia del Servicio Extremeño de Salud, que ha participado como conferenciante en el Encuentro de Directivos de la Salud de Extremadura organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de VitalAire, Siemens y Air Liquide Healthcare y presentado por César Santos Hidalgo, secretario general del Servicio Extremeño de Salud.

 Francisco Giraldo Giraldo, subdirector de RRHH del Área de Plasencia del Servicio Extremeño de Salud.

Para Giraldo, el directivo no tiene responsabilidad jurídica en el caso de este conflicto. El dirigente ha aludido a algunas presiones de unos y otros interesados en dicho conflicto como por ejemplo si se niegan a hacer sus funciones mientras no se resuelva el problema. “Si eso ocurre, es la responsabilidad del trabajador, se excluye al director”, ha dicho, aunque ha matizado también que “otra cosa es que el directivo sepa que se niega a ejercer sus funciones y no haga nada, porque la administración tiene mecanismos para ‘obligar’ al trabajador a hacer sus funciones”-

El directivo, una figura en construcción

Giraldo, abogado de formación, ha explicado que la del directivo es una figura en construcción, y esto, según él, se da gracias a que “la administración tiende a ser trasparente y basarse en los principios de buen gobierno. Eso define al cargo público”, ha explicado.

En este sentido ha destacado que en Extremadura ya se incluye al directivo como cargo público. Precisa, eso sí, que “una de las funciones esenciales del directivo es tomar decisiones, y esas responsabilidades se potencian si el directivo es de la salud porque interacciona con los pacientes, con la empresa, la sociedad y los propios trabajadores”. A este respecto, Giraldo ha apuntado que de momento, el directivo de la salud no debería tener, en su opinión, un reconocimiento propio.

Francisco Giraldo, explica las implicaciones de ser directivo de la salud.

Giraldo cree también que se debe definir qué entendemos por directivo público profesional. “El concepto de cargo público incluye al directivo, es personal de libre elección vinculado a la política, requiere un compromiso y esto produce una ampliación de las funciones del empleado público, desempeña sus funciones en base a un nombramiento político y su vinculación a la toma de decisiones y está fuera de la negociación colectiva, en base a leyes de buen gobierno y de trasparencia”, ha explicado.

Giraldo se ha preguntado también si los directivos deben o no hacer declaración de sus bienes para ver si hay conflicto de intereses (si trabajan para una empresa privada, por ejemplo).

En cuanto a la legislación por responsabilidad civil, para Giraldo, “la tendencia normativa es la extensión al ámbito penal”.

Por último, respecto a la prevención de riesgos laborales, Giraldo ha pedido “sentido común” a la hora de llevar a cabo políticas de prevención, ya que tienen un coste “a veces imposible, y la labor del directivo es gestionar los fondos”. 


Extremadura, pionera en sistemas de información

Hiedra García Sampedro / Imagen: Cristina Cebrián. Plasencia
Los directivos sanitarios han puesto encima de la mesa la necesidad de contar con las nuevas tecnologías para hacer frente a los nuevos retos de la salud como la cronicidad. Aseguran que existe una gran cantidad de datos médicos de los pacientes que sin embargo, no se procesan porque faltan herramientas y un ente que pueda englobar y certificar los sistemas de la información. Así se ha señalado en el Encuentro de Directivos de la Salud de Extremadura que se celebra este jueves y viernes en Plasencia organizado por Sanitaria 2000 y con la colaboración de Air Liquide Healthcare, Siemensy VitalAire.

Vicente Caballero, José Manuel Granado, Luis Cortina y Alberto Mateos.


“Necesitamos sistemas de información sanitaria depurados, manejados por personal cualificado y con suficientes recursos materiales para que los datos puedan servirnos de cara a la asistencia sanitaria y social”, asegura José Manuel Granado, director general de Planificación, Calidad y Consumo de la Consejería de Salud y Política Sociosanitaria de Extremadura.

José Manuel Granado, director general de Planificación.

El director general también ha señalado que no existe una evaluación de la eficiencia y los resultados de las nuevas tecnologías de la información, ningún agente se ha encargado de realizar estos indicadores, ni la administración central, ni Europa, ni el mercado, ni los servicios de salud. Según José Manuel Granado, es el Ministerio de Sanidad quien debe ser referente y marcar las pautas para que las iniciativas no se creen de forma heterogénea. “Es necesario que haya una filosofía única”, asegura.

Vicente Caballero, coordinador del Grupo Nacional de Trabajo de Nuevas Tecnologías de Semergen, ha reclamado el papel de las sociedades científicas en la evaluación de la calidad de los nuevos sistemas, como las aplicaciones móviles sanitarias. Semergen ha creado portales de internet o formación elearning y su congreso se seguirá vía streaming en sudamérica. “Han surgido nuevas formas de comunicación y numerosos pilotos pero no hay una entidad que amalgame esos proyectos”, añade también Caballero.

Los proyectos sobre sistemas de información realizados en Extremadura son pioneros en España, según ha recalcado Alberto Mateos, subdirector de Sistemas de Información del Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia (Sepad). Uno de esos sistemas “junta en la misma historia los datos de atención primaria y especializada para que sean disponibles desde cualquier punto de Extremadura”, comenta. Además, “ya es una realidad que las comunidades autónomas puedan compartir la información de la historia clínica compartida”.

Los asistentes han participado también en la mesa redonda, votando en las encuestas previstas y aportando sus ideas, como lo ha hecho el Defensor de los Usuarios del SES,Pedro Pastor.


En relación a compartir los datos, desde Siemens se está trabajando para que la información obtenida a través de todos sus escáneres puedan estar en ‘la nube’ con el objetivo de que el profesional pueda consultar y dar mayor evidencia a su diagnóstico. Así lo ha comentado Luis Cortina, CEO de Siemens Healthcare España.

Durante el encuentro, se ha preguntado a los asistentes si piensa que todas estas tecnologías disponibles realmente se están utilizando. El 83 por ciento ha señalado que sí, pero que hay un margen de mejora. A la pregunta de con qué tecnología se queda, los directivos presentes han dicho que se quedarían con la más adecuada (el 83 por ciento) en vez de con la más avanzada o la más económica.


Los médicos exigen apoyo a sus directivos en la gestión de las agresiones


David García / Imagen: Cristina Cebrián. Plasencia (Cáceres)
José Alberto Becerra Becerra, coordinador del Observatorio de Agresiones de la Organización Médica Colegial, ha aprovechado su participación en el Encuentro de Directivos de la Salud de Extremadura, organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de Siemens, Air Liquide Healthcare y VitalAire, para pedirles a los gestores presentes que apoyen a los médicos cuando son víctimas de agresiones y ha pedido que las leyes que van aprobándose en ese sentido se desarrollen aún más.

Carlos Arjona Mateos, presidente del Colegio de Médicos de Extremadura, a la izquierda; y José Alberto Becerra Becerra, coordinador del Observatorio de Agresiones de la Organización Médica Colegial.

Becerra, cuya conferencia ha sido presentada por Carlos Arjona Mateos, presidente del Colegio de Médicos de Extremadura, ha detallado que según los datos que maneja desde la OMC, el 40 por ciento de los directivos de la salud no apoyan a sus médicos cuando deciden iniciar acciones legales tras ser víctimas de una agresión.

El coordinador del Observatorio de las Agresiones de la OMC se felicita de que las nuevas leyes aprobadas, que otorgan al profesional el estatus de autoridad pública y que ha calificado de que han quedado “luciditas”.

La nueva ley en Extremadura

El consejero de Salud y Política Sociosanitaria de Extremadura, Luis Alfonso Hernández Carrón, ha asistido a la conferencia de Becerra, quien le ha dado las gracias porque en Extremadura se ha aprobado una Ley de Autoridad de Profesionales del Sistema Sanitario Público de Extremadura que según el propio Becerra es “la guinda” a la modificación del Código Penal que se ha promovido desde el Estado.

Respecto a esa reforma del Código Penal, ha lamentado que se dejaran fuera las agresiones verbales, aunque según ha explicado, la ley extremeña corrige este desajuste.

José Alberto Becerra.

Sin embargo, aunque Becerra reconoce que es una buena ley, ha precisado que aún puede desarrollarse más.

En este sentido se ha quejado de que haya ámbitos de la profesión que quedan excluidos, al tiempo que ha pedido que se empiece con la promoción de la convivencia y con la formación en prevención de agresiones. A este respecto ha explicado que desde los colegios médicos lo han empezado a hacer con los médicos agredidos y con los MIR “porque en las facultades no les enseñan”.

La ley, ha valorado, excluye y desprotege a los profesionales de la sanidad privada, y tampoco protege la identidad del médico. “Por ley te obligan a comunicar quién eres, con nombre y apellidos, al contrario que ocurre con los policías por ejemplo”, ha explicado Becerra.

En el turno de preguntas, Hernández Carrón ha valorado también la ley y ha recordado las dificultades que hubo para aprobarla en el Parlamento de Extremadura, sobre todo en lo que se refiere a la presunción de veracidad.

Carrón ha felicitado a los médicos por el esfuerzo que han realizado para que se vayan aprobando leyes como la extremeña.


Manuel Romero: “No hacer nada genera el gasto real de la hepatitis C”


La directora general de Salud Pública de Extremadura, Mercedes García, ha presentado la conferencia de Manuel Romero.

Hiedra García Sampedro / Imagen: Cristina Cebrián. Plasencia
Aunque los nuevos tratamiento en hepatitis C son caros, lo que realmente supondría un coste para el Sistema Nacional de Salud es “no hacer nada”, según señala Manuel Romero, director de la Unidad Clínica Médico Quirúrgica de Enfermedades Digestivas del Hospital Universitario de Valme de Sevilla. Y ha dado cifras: un hepatocarcinoma cuesta cada año por paciente 7.154 euros o un trasplante de hígado, 153.000 euros.

Estas complicaciones ocasionadas por el virus de la hepatitis C se pueden evitar con los nuevos tratamientos como simeprevir, sofosbuvir, daclatasvir o 'Harvoni'. Para la financiación de estos fármacos, el Ministerio de Sanidad está negociando con los laboratorios sistemas de gestionarlos, como el techo de gasto que supondría “una tarifa plana”. Según Romero, se ha llegado ya al techo de gasto en la mayoría de las comunidades para el caso de simeprevir, por lo que la compañía se hace cargo de los sobrecostes.

Manuel Romero,  director de la Unidad Clínica Médico Quirúrgica de Enfermedades Digestivas del Hospital Universitario de Valme de Sevilla.

Otra fórmula sería el precio por tramos por pacientes; dependiendo del número de tratados, así será el coste. Se calcula que deberían beneficiarse 51.900 pacientes en tres años, y al final cada paciente supondrá 13.000 o 14.000 euros. “Podría ser un coste asumible”, señala Romero. “En el caso de simeprevir, la industria ya se ha asegurado los 70 millones de beneficio”, comenta.

“Los tratamientos son caros, pero aumentan la curación de forma espectacular”, ha comentado Romero en el Encuentro de Directivos de la Salud de Extremadura que organiza Sanitaria 2000 con la colaboración de Air Liquide Healthcare, Siemens y VitalAire. Y es que con estos nuevos fármacos se está consiguiendo una eficacia de más del 90 por ciento para todos los genotipos y subtipos de la enfermedad.

La enfermedad tiene un desarrollo muy lento, y tarda en mostrar sus síntomas una media de treinta o cuarenta años. En los últimos años se ha triplicado el número de hospitalizaciones. Al mismo tiempo han mejorado las técnicas de diagnóstico, sistemas como el Fibroscan, que puede medir de forma no invasiva la densidad del hígado.

A pesar de estas mejoras, Romero solicita que no se baje la guardia y recuerda que es necesario dar formación al paciente para que no se someta a situaciones de riesgo, en este sentido, la Atención Primaria es fundamental. Pero realizar un cribado amplio tampoco es coste efectivo, sino que es necesario “un cribado oportunista”.

Tanto el director general de Asistencia Sanitaria del SES, Juan José Garrido; como el de Planificación, Calidad y Consumo, José Manuel Granado, se han interesado por la situación de los tratamientos en hepatitis C, preguntando al ponente.


Imagen de los participantes en la sala del Parador de Plasencia donde ha tenido lugar la conferencia.



Las UGC, puente para acercar AP al hospital

David García / Imagen: Cristina Cebrián. Plasencia (Cáceres)
El análisis de los directores gerentes de diferentes áreas de la sanidad pública coincide en el reto de futuro de las unidades de gestión clínica: el acercamiento de la Atención Primaria a la Atención Especializada u Hospitalaria, y viceversa.

De izquierda a derecha, César Téllez, director gerente de las Áreas de Salud de Badajoz y Llerena-Zafra del Servicio Extremeño de Salud; Juan José Garrido Romero, director general de Asistencia Sanitaria del Servicio Extremeño de Salud y moderador; José Pinazo, director gerente del Área de Gestión Sanitaria Este Axarquía (Málaga) del Servicio Andaluz de Salud; y Luis Verde, director gerente del Área Integrada de Santiago de Compostela del Servicio Gallego de Salud.



Así lo han puesto de relieve Juan José Garrido Romero, director general de Asistencia Sanitaria del Servicio Extremeño de Salud; Luis Verde, director gerente del Área Integrada de Santiago de Compostela del Servicio Gallego de Salud; José Pinazo, director gerente del Área de Gestión Sanitaria Este Axarquía (Málaga) del Servicio Andaluz de Salud; y César Téllez, director gerente de las Áreas de Salud de Badajoz y Llerena-Zafra del Servicio Extremeño de Salud. Lo han hecho dentro del debate sobre este asunto que se han celebrado durante el Encuentro de Directivos de la Salud de Extremadura que se está celebrando en Plasencia (Cáceres) y organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de VitalAire, Siemens y Air Liquide Healthcare.

Garrido, moderador del debate, ha sido contundente sobre las unidades de gestión clínica: la distancia entre Atención Primaria y Especializada u Hospitalaria “es muy grande” y ha apuntado además que todo ello ocurre “a pesar de todo lo que comparten como las nuevas tecnologías para cuestiones de formación e información o sobre procesos asistenciales integrados que están coordinados”.

“La integración debería desarrollarse mucho mejor”, ha declarado.

Garrido explica los retos a los que se enfrentan las UGC.

El resto de participantes en el debate se ha mostrado de acuerdo en esta premisa.

Por ejemplo, José Pinazo ha relatado que su trayectoria como gerente comenzó precisamente en Atención Primaria y que una vez que pasó al nivel superior (dirigir un área) puso en marcha mecanismos, “fantasías” como él las ha denominado, para acercar ambas unidades tal y como pensaba que se debía hacer cuando estaba en AP. “Meter bajo un mismo paraguas la Atención Primaria con los hospitales es mucho trabajo; en entornos pequeños es fácil superarlo pero en los grandes no”, ha explicado.

Pinazo cree además que existen aún oportunidades en el desarrollo de servicios (transferencia de pacientes, continuidad y gestión compartida) para aplicar en urgencias o en materno-infantil por ejemplo que reducirían esas diferencias.

César Téllez por su parte ha compartido su experiencia de gestión en Extremadura y ha enfatizado que “gerencia única es trabajo en equipo, trabajar de forma coordinada”, y en este sentido ha valorado el esfuerzo de sus equipos, que han tenido que integrar dos áreas que estaban totalmente separadas a su llegada al cargo.

Téllez ha enumerado algunos delos objetivos buscados en gerencia única, como mejorar la atención y la comunicación entre niveles asistenciales o la motivación de los empleados, y ha lanzado una pregunta: “¿se están cumpliendo esos objetivos?”. A su juicio, y al menos en el área que dirige, cree que “los resultados en cuatro años son satisfactorios”. Además, ha enumerado que la gestión única tiene tres patas: Atención Primaria, Salud Pública y Atención Especializada, todas enfocadas al paciente, aunque cree que falta una pata, la atención sociosanitaria. Téllez ha reconocido que siente muchas veces que se encuentra en medio de una lucha entre AP y especializada, y es eso lo que tienen que resolver.

El turno de exposiciones lo ha finalizado Luis Verde, que ha lamentado que su región, Galicia, tal vez se esté quedando atrás en lo que a gestión única se refiere y cree que el reto es “dar una continuidad e integración en el proceso asistencial, que el paciente no note que hay una ruptura entre esos procesos”.

Imagen de una de las preguntas planteadas a la audiencia.

Verde también ha dado relevancia al papel de los profesionales en estos procesos. “Es importante cuidar de los profesionales”, ha declarado, al tiempo que ha reconocido que sabe que estos profesionales quieren progresar y a través de las unidades de gestión clínica se les debe facilitar ese desarrollo.

La importancia de las nuevas tecnologías

Todos los participantes del debate han hecho hincapié en que el uso de las nuevas tecnologías es vital para el desarrollo de las unidades de gestión clínica.

Luis Verde por ejemplo ha explicado que “difícilmente podrán llevar a cabo la integración sin herramientas como las nuevas tecnologías”, y ha destacado elementos que ya están en marcha en Galicia como las recetas digitales o las e-consultas.

José Pinazo ha ido más allá en el asunto y ha asegurado categórico que “con las nuevas tecnologías hay pocas excusas para no poder pasar información veraz entre las unidades clínicas de gestión”.

Para César Téllez, el uso de las nuevas tecnologías debe ir acompañado de otras medidas como trabajar en grupos interdisciplinares, en jornadas de integración o en protocolos conjuntos, además de hablar el mismo lenguaje, manejar un presupuesto único aunque compartimentado y una estructura administrativa única.

Valoración de la puesta en marcha de las unidades de gestión

El debate ha contado también con la participación de los profesionales asistentes, a los que se les ha formulado dos preguntar para valorar la implantación y el buen o mal funcionamiento de las unidades de gestión clínica.

La primera de ellas ha planteado si la gerencia única ha demostrado su eficacia. Para casi la mitad de los asistentes, el 44 por ciento concretamente, la respuesta es sí; mientras que un 28 por ciento cree que no y el 28 restante cree que todavía no se dispone de evidencia alguna al respecto.

La segunda pregunta ha planteado cuál es el factor más importante en el éxito de la gerencia única y una amplia mayoría, el 74 por ciento, considera que es la capacidad de colaboración de los profesionales. Para el 15 por ciento son los sistemas de información compatibles y el 11 restante considera que son las nuevas tecnologías.

Joaquín García Guerrero: “Se presentan medicamentos como innovadores cuando no son más que placebos”

Hiedra García Sampedro / Imagen: Cristina Cebrián. Plasencia
“Hemos abordado con la industria farmacéutica todas las posibilidades de riesgo compartido y creo que debemos evolucionar al pago por resultados, no tiene sentido que se presenten medicamentos anunciados como innovadores cuando no son más que placebos”, ha comentado el director general del Servicio Extremeño de Salud (SES), Joaquín García Guerrero. “Hay que olvidarse de pagar por cajas de medicamentos, sino por resultados”, subraya.

Joaquín García Guerrero y Ricardo López, director general de Sanitaria 2000.

De esta forma contundente, García Guerrero ha clausurado el Encuentro de Directivos de la Salud de Extremadura organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de Air Liquide Healthcare, Siemens y VitalAire. El director general del SES ha recalcado que a la llegada de su equipo al SES se encontraron con que las compras se realizaban sin planificación, y que la necesidad entonces era aprovechar al máximo posible el presupuesto. Esta situación “debe continuar aunque la economía esté mejorando, debemos gestionar como si siempre estuviéramos en crisis”, asegura García Guerrero.

Ha subrayado además la necesidad de las compras centralizadas, “no puede ser que por una prótesis de rodilla se pague 1.500 euros en un área y en otra 3.000 euros”, recalca. Con la compra centralizada, el SES “ha conseguido un ahorro de 20 millones de euros en poco tiempo”, ha comentado el gerente, quien ha anunciado que la semana que viene se publicará el concurso central de reactivos que ya aprobó el Consejo de Gobierno.

García Guerrero habla de las OPE en Extremadura.

A su llegada al SES, el equipo de García Guerrero nombró un responsable del área de innovación, que antes no existía, ya que asegura que el Gobierno apuesta “firmemente” por este departamento, tanto en sanidad como en atención a la dependencia. En la jornada, García Guerrero ha señalado que la Fundación para la Formación e Investigación de los Profesionales de la Salud de Extremadura (Fundesalud) es la única que consigue una autofinanciación.

Otra apuesta del Gobierno de Extremadura son los profesionales sanitarios, ya que según el gerente, las crisis del ébola o de la hepatitis C “son un ejemplo de que la desconfianza se calma cuando se da voz a los profesionales”. “Hay que dejarles que hagan su trabajo, los directivos debemos interferir cada vez menos”, asegura García Guerrero.

En esa apuesta por los profesionales, el Gobierno va a finalizar la OPE 2011 con la toma de posesión en los próximos días de los últimos participantes, y además “se va a seguir avanzando en las OPE y en los concursos de traslados”, subraya el gerente.

“No podemos permitir que las reformas sean coyunturales, si la situación económica mejora no podemos volver a lo de antes, son que debemos seguir apostando por economías de escala, la innovación, la tecnología, los pacientes y los profesionales, como si estuviéramos en crisis toda la vida”, según García Guerrero.



Joaquín García Guerrero, gerente del SES; Piedad Navarro, directora de Relaciones Institucionales de VitalAire; Felisa Rodríguez, Felisa Cepeda, presidenta de la Comisión de Salud y Política Sociosanitaria de Extremadura; César Santos, secretario general del SES y Francisca Rosa, portavoz de Salud y Política Sociosanitaria del Grupo Popular de Extremadura.


Pedro Pastor, Defensor de los Usuarios del SES; Gloria Jiménez Ferrera, subdirectora médica del Hospital de Zafra; 
José Alberto Becerra, coordinador del Observatorio de Agresiones de la OMC; David García, redactor de Sanitaria 2000;
y Rodrigo Mendoza, de Siemens.


Manuel Romero, hepatólogo del Hospital de Valme en Sevilla, con Ricardo López, director general de Sanitaria 2000. En la siguiente imagen: Hiedra García, redactora de Sanitaria 2000, con Francisca Rosa.


Tomás Domínguez, subdirector de Régimen Económico y Presupuestos del Área de Salud de Plasencia y Navalmoral de la Mata; Francisco Giraldo, subdirector de Recursos Humanos;  Julio de la Rosa, director de Relaciones Institucionales de Air Liquide; Santiago Fuente, director autonómico de Extremadura de Air Liquide; Susana Rabahieh, subdirectora médica de Atención Primaria del Hospital de Plasencia, y María Jesús Muñoz, subdirectora de Enfermería del Hospital Virgen del Puerto de Plasencia.


Alberto Mateos, subdirector de Sistemas de Información; Luis Camacho Murcia, subdirector de Contratación del Servicio Extremeño de Salud, y Jorge Morillo, de Siemens.


 Isabel Blanco, subdirectora de Enfermería del Hospital Virgen del Puerto; Juan José Muñoz, asesor técnico del SES; Hortensia Caperote, directora de RRHH del Hospital de Plasencia; y Mercedes Refolio, directora de Régimen Económico y Presupuestario del Hospital de Plasencia.



Hartos de estar a la cola

Ismael Sánchez. Plasencia.
Tradición, generalización o simple maldad, o las tres circunstancias a la vez, lo cierto es que Extremadura siempre ha estado en una posición discreta, cuando no directamente secundaria, en la comparación interautonómica. Y esto ha ocurrido también en la sanidad. No parece que la cosa se vaya a prolongar mucho, porque hay un director gerente que tiene la suficiente determinación y el demostrado convencimiento de que la situación debe cambiar. Es Joaquín García Guerrero y con él, el sueño de una sanidad extremeña entre las punteras del Sistema Nacional de Salud es más posible.

Sala del Parador de Plasencia donde se ha celebrado el Encuentro de Directivos de la Salud de Extremadura.


El líder del Servicio Extremeño de Salud está harto de estar a la cola. Y ve posibilidad y capacidad de que sus directivos impregnen a todo el sistema de un nuevo ánimo, competitivo y exigente, para avanzar en I+D, en e-health, en nuevas tecnologías, en espacio sociosanitario, en gestión clínica… Eso sí, también admite que este nuevo tiempo no será posible sin un cambio de mentalidad en los profesionales y un decidido rumbo hacia nuevos retos, lejos de la zona de confort en la que no es posible la mejora.

“Soy un liberal”, se ha atrevido a decir García Guerrero ante sus directivos, para razonar que no está de acuerdo en un horario fijo, establecido e inmutable, y que es más partidario de la introducción de cierta flexibilidad en busca del resultado asistencial, más que la mera acumulación de horas trabajadas.

Su conferencia de clausura, en la que ha introducido referencias filosóficas y políticas, ha servido para conocer una de sus obsesiones: “Conseguir que la gente no se muera en los hospitales”. En esto es partidario de volver al pasado, cuando se moría tan a gusto en casa, o al menos, habilitar dispositivos para este trance, como bien pudieran ser las residencias sociosanitarias. Y su justificación ha sido puramente económica: no es razonable invertir horas y horas de estancia hospitalaria en pacientes terminales con los que nada se puede hacer. Esos recursos se podrían utilizar mejor en curar, de verdad, a otros, ha venido a decir.

Partidario de la profesionalización del directivo y de la estabilidad de su trabajo, no importa los cambios de gobierno que haya, García Guerrero se ha unido, imaginamos que infructuosamente, al coro de voces que, desde tiempo inmemorial, piden en nuestro país un pacto por la sanidad. Y se ha referido también al ámbito en donde hay mayor margen de mejora, el de la microgestión: “En ver cómo se usa el bolígrafo y el bisturí”.

Su presencia en el Encuentro ha sido constante y se ha permitido la licencia de casi arrancar las conclusiones de algunas de las actividades programadas. Así, a los gerentes reunidos en torno a la mesa de la Gerencia Única, les ha invitado a que admitan que este es un camino sin retorno, que hay que seguir explorando con todas sus consecuencias y que no habrá marcha atrás posible, porque nadie entendería ahora que, donde ya funcionan juntos, los niveles asistenciales volvieran a separarse.

Incluso en el asunto de las agresiones a los médicos, ha puesto un contrapunto que ha podido parecer casi una provocación, pero que, bien interpretado, tiene su punto de razón. Ante la satisfacción del conferenciante José Alberto Becerra porque Extremadura dispone de una Ley que convierte a los profesionales en autoridad para intentar blindarle física y anímicamente, García Guerrero ha matizado que “no es posible estar contento por aprobar una norma así”. A su juicio, es una triste realidad que los partidos extremeños hayan tenido que acordar este texto porque es el reconocimiento de un problema que no debería darse, en modo alguno, en ningún sistema sanitario moderno. Y, sin embargo, sigue ocurriendo.

Próximo el final de la legislatura en Extremadura, el gerente del SES no cree que su periplo gestor, ni el de sus colaboradores, haya terminado: “Esto no es una despedida. Vamos a seguir trabajando en los próximos meses”. Quién sabe si tomarlo como una profecía del resultado electoral en la región o como un deseo de lo que debería ser el trabajo del directivo en un año plenamente electoral: normalidad y estabilidad, como en cualquier otro ejercicio.