13 nov 2018 | Actualizado: 18:50

El PSOE relaciona “muertes prematuras” con el modelo de gestión externalizada

La Consejería de Sanidad valenciana estudia emprender acciones legales sobre dicho estudio

Miércoles, 20 de marzo de 2013, a las 11:13

María Márquez. Madrid
‘Suprimida’ la comparecencia de la ministra Ana Mato en el pleno del Congreso de este miércoles (al ser retirada la pregunta de José Martínez Olmos sobre el copago a los pensionistas), ha sido la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, la que ha hablado sobre servicios públicos, interpelada por la portavoz socialista Soraya Rodríguez. En su intervención, Rodríguez ha mentado el informe de UGT presentado hace unos días en el que se atribuían muertes prematuras al modelo de gestión externalizada de la Comunidad Valenciana. En concreto, la portavoz del Grupo Socialista ha hablado de “2.400 muertes”.

La portavoz socialista, Soraya Rodríguez, durante su intervención.

La pregunta de Rodríguez solicitaba una valoración del Gobierno sobre “las consecuencias de los recortes presupuestarios en el deterioro de los servicios públicos”, y para ello inicialmente ha apelado al aumento de un 170 por ciento de quejas sobre este ámbito que ha registrado el Defensor del Pueblo en 2012. En su segunda intervención, ha mencionado el citado informe sobre el que la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana estudia emprender acciones legales. La bancada ‘popular’ se ha exaltado ante tal referencia, tras la cual la portavoz socialista se ha referido también a la información aparecida sobre el endurecimiento de las condiciones que Hacienda prevé implantar a las autonomías para recibir fondos destinados a la formación de profesionales en el área del trasplante, orden que el Grupo Socialista “va a impedir”. En su respuesta, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha recriminado al Grupo Socialista haber arrastrado durante su etapa de Gobierno “cuentas públicas sin sanear”, no haber “vigilado los ingresos” ni haber tenido en cuenta que “la evolución demográfica afecta a los servicios públicos”. En esta línea, ha reprochado a Soraya Rodríguez que “el peor enemigo de los servicios públicos es la demagogia y no explicar al ciudadano con qué recursos de van a pagar”.