Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Jueves, 28 de febrero de 2013, a las 13:36

Redacción. Santander
El Grupo Parlamentario Regionalista considera que el aumento de la lista de espera quirúrgica, con 1.804 personas más pendientes de ser operadas y una demora media de 139 días frente a los 109 de hace un año, es un ejemplo de la "degradación sanitaria" que sufre Cantabria, como consecuencia de la "mala gestión" y los recortes aplicados desde la toma de posesión del Gobierno del Partido Popular.

Así lo ha valorado en rueda de prensa la portavoz del PRC en materia sanitaria, Concepción Solanas, quien ha solicitado formalmente la comparecencia en el Parlamento de la consejera de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, a la que instará a revisar su política, porque el aumento en un 20 por ciento de la lista de espera evidencia que va "en una línea equivocada".

Concepción Solanas.

Solanas ha rechazado que la consejera intente justificar el incremento del número de pacientes en espera y del tiempo de demora por la eliminación de las derivaciones a otras comunidades autónomas, porque el "problema fundamental" de los cántabros no es que los operen dentro o fuera de Cantabria, sino "cuánto tardan en hacerlo".

A su juicio, esta situación es fruto de la "mala gestión" de Sáenz de Buruaga, quien en su año y medio largo de mandato "no ha conseguido controlar el problema" y ya no puede "echar la culpa a la herencia recibida", después de los cambios que ella misma ha introducido en el sistema sanitario.

Solanas cree "evidente" que la apertura de los quirófanos por las tardes implantada en 2012, las peonadas y el aumento de las horas de trabajo de los profesionales sanitarios "no han dado resultados positivos como alternativa a la derivación de pacientes". Por el contrario, han logrado que Cantabria se sitúe "entre los primeros, pero por la cola", con los pacientes "esperando más tiempo" para ser operados.

Además, ha recordado que el Gobierno "ha dejado fuera de la atención ordinaria a los inmigrantes sin papeles, ha dejado de financiar medicamentos y productos sanitarios que consumen diariamente los pensionistas, ha incrementado la aportación del usuario al pago de medicamentos, ha dejado de financiar determinadas prótesis con carácter general y reducido al mínimo el transporte sanitario gratuito, sin que todo ese esfuerzo que hacen los ciudadanos de Cantabria sirva para conservar lo que tenían".

En consecuencia, ha abogado por un cambio en el sistema para "organizar mejor los recursos y establecer turnos de tarde más eficientes", frente a la actual política de recortes y ha reivindicado el cumplimiento del plan de listas de espera para el periodo 2012-2015 que la consejera presentó en octubre, con el objetivo de reducir la demora hasta la media del Servicio Nacional de Salud, que se sitúa en 73 días.