Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Crece en 6 millones los afectados que acceden a antirretrovirales

Los pacientes que no reciben tratamiento han pasado del 90 al 63 por ciento en ocho años

Miércoles, 16 de julio de 2014, a las 15:50
Redacción. Madrid
Casi 12,9 millones de infectados por el virus del VIH tienen acceso a los antirretrovirales. Así lo afirma el último informe Onusida, que estima una reducción en el número de personas que no recibe este tratamiento que pasa del 90 por ciento en 2006 al 63 por ciento en 2013. Del total de personas con acceso a antirretrovirales, 5,6 se sumaron en los últimos tres años, un momento de expansión, según este organismo.

Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA.

El número de infecciones por este virus muestra también un descenso del 13% en los últimos tres años, con un total en 2013 de 2,1 millones en todo el mundo, una tendencia negativa que se repite desde 2001, cuando se registraron 3,4 millones de nuevas infecciones.

Onusida advierte que cerca del 37 por ciento de los portadores del virus lo desconoce, por lo que no recibe ningún tipo de tratamiento. El informe muestra, sin embargo, un gran avance en este sentido en África, el continente más afectado por el Sida. Según los últimos datos, el 80 por ciento de los pacientes conocedores de su enfermedad tiene acceso a los antirretrovirales.

El  número de personas que fallecen por esta causa también ha descendido. Los países que muestran una mayor reducción se encuentran en África (51 por ciento) y América Latina (31 por ciento). En Asia y en el Pacífico, la caída ha sido más modesta, según los datos de este estudio y asciende al 27 por ciento. En relación a los países europeos y América del Norte, donde la mortalidad es más baja, el descenso registrado es de un 2 por ciento en los últimos años. En España, conviven con esta enfermedad el 6 por ciento de las personas diagnosticadas en Europa y América del Norte.

El virus del VIH se esconde muy bien

Fiebre, náuseas, vómitos, pérdida de peso, erupciones cutáneas, úlceras orales y ganglios linfáticos inflamados. Estos son los síntomas que aparecen entre el 50 y el 90 por ciento de los pacientes que son infectados por el VIH en su primera fase. El diagnóstico en este momento sería vital para frenar el avance del Sida, pero los médicos se encuentran con un problema: los síntomas son similares a los de la gripe.

Estas similitudes son las responsables de que los médicos no sean capaces de diferenciar a las personas que se deben someter a la prueba por infección por VIH, según un estudio hecho público en ‘Journal of the American Medical Association’. Los científicos que participaron en esta investigación analizaron el historial de 24.000 pacientes y descubrieron que los sanitarios tenían dificultad de reconocer la presencia o ausencia de este virus en el organismo de forma precoz a través del examen clínico.

"Este estudio no pretende ser crítico con los médicos, solo pone de relieve la importancia de las pruebas de VIH de rutina, igual que se hace con otras patologías”, ha afirmado Evan Wood, investigador en 'Inner City Medicine' de la Factultad de Medicina de la Universidad de la Columbia Británica.

En España, expertos de la Secretaría del Plan Nacional del Sida y del Grupo de Estudios del Sida (GeSIDA) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) han creado dos protocolos de actuación que ofrecen recomendaciones actualizadas para que los profesionales sanitarios cuenten con una guía para el diagnóstico precoz de estos pacientes.