23 de marzo de 2017 | Actualizado: Jueves a las 22:20

CESM plantea que los médicos puedan emprender una Unidad de Gestión Clínica

El texto sirve además para una defensa a ultranza de la gestión pública directa en el SNS

Jueves, 20 de febrero de 2014, a las 17:49
María Márquez. Madrid
La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha hecho públicas las veinte páginas de su documento de consenso sobre la fórmula ideal para configurar una Unidad de Gestión Clínica (UGC). Más allá de axiomas ya avanzados por Redacción Médica en estos últimos meses (preservar el régimen jurídico del médico, rechazar la ecuación incentivo-ahorro…etc), ‘empodera’ al profesional como posible impulsor de dichas UGC además de las autoridades sanitarias (gerencia de área o servicio de salud).

Tomás Toranzo, vicesecretario general de CESM y coordinador del informe, y Francisco Miralles, secretario general de CESM.

En esta línea, deja claro que el director de la UGC “debe ser necesariamente uno de los miembros del equipo” en el que nazca dicha Unidad y además, propuesto por sus compañeros. El texto, elaborado en el seno de CESM en los últimos meses, ha sido presentado al Foro de la Profesión Médica y al ministerio de Sanidad.

Errores autonómicos inadmisibles

Tomás Toranzo, vicesecretario general de CESM y coordinador del grupo de trabajo creado para elaborar este informe, ya avanzó a este periódico que no comulgaban con ninguna propuesta de UGC realizada hasta ahora. El documento entra en el detalle. Por un lado, los 218 indicadores de calidad de Asturias son considerados “un extremo ejercicio de fárrago inoperante” por contar con objetivos “inasumibles”. También llama la atención sobre la filosofía del Servicio Andaluz de Salud al negar que la gestión clínica pueda tener un carácter voluntario, hasta tildarla de “ejemplo sonrojante de incompetencia e ignorancia”. La libre designación del mando de las UGC también saca de sus casillas a CESM, que advierte que las malas decisiones en este sentido no tienen que ver “con el color político”, pues identifica prácticas erróneas en La Rioja, Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia y Asturias. “El debate y el diálogo han fracasado clamorosamente, haciendo estériles la gran mayoría de experiencias conocidas”, reza el texto.

CESM explica también la necesidad de que los fondos económicos que posibiliten el pago de incentivos sean “adicionales” y que el propósito de la UGC no se limite a “gastar menos” sino a “gastar mejor”.

Llamada de atención al Ministerio

El posible cambio en el régimen laboral del médico que quiera adscribirse a una UGC preocupa a la Confederación desde la introducción de la disposición adicional quinta de la Ley 10/2013, que ha modificado el Estatuto Marco en este asunto. Así, “lamenta” que dicha modificación legislativa no haya contado con la opinión sindical, pero tampoco tira la toalla y espera que "el desarrollo reglamentario" del modelo de UGC que prepara el Ministerio "sea objeto de una intensa negociación". De lo contrario, advierten, “dinamitaría” las bases del pacto firmado en La Moncloa y amenazan con emprender “todas las medidas para evitar tal desatino”.

Defensa acérrima de la gestión pública directa

No hay fisuras en la defensa de CESM de la gestión pública directa en el Sistema Nacional de Salud. Mencionado en varias ocasiones a lo largo del citado texto, rechaza que “la negligencia, incapacidad o indolencia de los gestores  y también de los políticos” fundamenten el supuesto fracaso del modelo vigente en la sanidad española en las últimas tres décadas.

ENLACES RELACIONADOS:

El documento de CESM: Bases para la gestión clínica en el Sistema Nacional de Salud

Bases para la gestión clínica en el SNS

CESM pide que la ‘meritocracia’ lidere las Unidades de Gestión Clínica (28/11/2013)

CESM exige que la productividad variable no baje de los 10.000 euros anuales (07/11/13)

CESM no avala ningún modelo autonómico de gestión clínica (16/10/13)

La gestión clínica, en la diana de CESM (25/09/13)