19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

CESM pide que la ‘meritocracia’ lidere las Unidades de Gestión Clínica

El texto será redactado y enviado a los sindicatos autónomicos antes de que acabe el año

Jueves, 28 de noviembre de 2013, a las 14:47
María Márquez. Madrid
El grupo de trabajo creado por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) para dejar clara su postura sobre las Unidades de Gestión Clínica (UGC) ha cerrado el debate este jueves. Las premisas fundamentales están claras, y ahora solo falta la redacción del texto, su posterior envío a los sindicatos autonómicos y su puesta en común con el Foro de la Profesión Médica, con el que existen ciertos matices de concepto.

Tomás Toranzo y Francisco Miralles, vicesecretario
general y secretario general de CESM.

Además de lo que ha venido adelantando Redacción Médica en las últimas semanas (su rechazo a los modelos autonómicos existentes y los 10.000 euros anuales que deberían incentivar la productividad del médico), el coordinador del grupo de trabajo y vicesecretario general de CESM, Tomás Toranzo, ha subrayado que otra de las premisas básicas es que los responsables de las UGC “no sean nombrados de forma discrecional ni arbitraria, sino que los nombramientos se produzcan en base a méritos y capacidad”. A esto añade que la organización sea “menos vertical y más participativa”, de forma que los profesionales que trabajen en estas Unidades “no solo se sientan peones” sino que sean conscientes de que sus opiniones tienen valor en la toma de decisiones.

Toranzo confía en que el documento contente a todos los sindicatos autónomicos, y despeja dudas sobre los facultativos asturianos (Simpa) apuntando que esta organización ha tenido una labor clave en el debate y el consenso sobre el texto.

Distancias con las organizaciones del Foro de la Profesión Médica

CESM consideraba prioritario fijar su postura sobre el tema y admite que existen “ciertos matices” con respecto a lo que piensan en resto de organizaciones del Foro de la Profesión Médica (OMC, Facme, estudiantes, decanos y Consejo Nacional de Especialidades). La distancia más relevante es que no entienden de forma tan estricta el blindaje que quiere hacer CESM del régimen contractual-jurídico del médico que trabaje en las UGC. Pese a ello, Toranzo confía en que dichas diferencias les hacen “crecer, no enfrentarnos” en el marco del desarrollo del pacto firmado el pasado 30 de julio con el Ministerio de Sanidad y que precisamente tenía como un punto fundamental la gestión clínica. El vicesecretario general de CESM entiende las dudas sobre la posible externalización a las que el cambio de régimen laboral abocaría a las UGC y reitera que “el sistema público y con financiación pública no está agotado”.