Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

Atención Primaria tendrá un modelo de gestión propio

Basado en el protagonismo a los profesionales y en un presupuesto suficiente

Viernes, 18 de septiembre de 2015, a las 14:22
Redacción. Zaragoza
Potenciar los equipos de Atención Primaria con un modelo de gestión propia que de mayor protagonismo a los profesionales y que les dote de un presupuesto suficiente, “ligado a los resultados en salud y no en función de la rentabilidad”. Este es uno de los objetivos que ha desgranado el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, en la comparecencia en las Cortes de Aragón sobre las líneas generales que marcarán la legislatura, en la que se confeccionará también un nuevo Plan de Salud como instrumento de planificación y programación del sistema.

Sebastián Celaya.

El responsable de la sanidad aragonesa apuesta también por promover un pacto para el mantenimiento y la mejora de la Sanidad Pública, con la promulgación de una nueva Ley de Salud de Aragón que cuente con la participación de todos los profesionales, sindicatos y partidos políticos.

Celaya ha abogado por dotar de mayor protagonismo y responsabilidad al equipo de enfermería. De este modo, el objetivo es una Atención Primaria que disponga de una “gestión autónoma”. Para lograrlo, se replanteará el mapa sanitario para adaptar los recursos al crecimiento poblacional.

Teruel y Alcañiz se construirán “con fondos públicos”

En cuanto a la Atención Especializada, Celaya ha insistido en el compromiso de construir “con fondos públicos” los hospitales de Teruel y Alcañiz. Ha detallado también que la intención del departamento es reordenar la red hospitalaria con el objetivo de que se garantice la accesibilidad territorial y de calidad a los servicios más demandados.

En aras a la racionalidad de los recursos, el consejero también ha manifestado su intención de evitar la duplicidad de servicios centrales y de referencia en los centros, así como priorizar la oferta ambulatoria respecto a los ingresos. Para ello, ha explicado, se hace necesario modificar la arquitectura actual de las unidades, según las necesidades de cada proceso asistencial, y la superespecialización de algunos procedimientos.

La atención a pacientes con patología crónica, frágiles y dependientes será una prioridad en el diseño de la política sanitaria, así como la salud mental, con la elaboración de un plan y el rediseño de un Consejo de Salud Mental que sea realmente “representativo”, con la inclusión de profesionales y asociaciones de pacientes.

En este marco general, Celaya ha considerado fundamental reconocer el papel central de los profesionales sanitarios para reorientar y dirigir su propio desarrollo profesional y social así como en lo referente a la organización y gestión de los servicios de salud. Para ello las unidades clínicas de gestión descentralizada permitirán una participación activa en la toma de decisiones. Además, se abordará la declaración de incompatibilidad, al menos para los responsables de Servicio y Unidad, para el ejercicio de la medicina privada.