21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Adiós al pacto sanitario de Sánchez

Ha recordado sus compromisos de universalizar la sanidad, retirar copagos y revitalizar la Ley de Dependencia

Viernes, 04 de marzo de 2016, a las 21:15
Eduardo Ortega Socorro. Madrid
El guión de la segunda votación de investidura a Pedro Sánchez ha sufrido ha sufrido pocos cambios respecto a la primera, al menos en su desenlace. La mayoría del Congreso de los Diputados ha dicho ‘no’ a que el candidato socialista sea presidente del Gobierno.
 

Pedro Sánchez.

De hecho, el único cambio que se ha producido solo 48 horas después de la primera votación ha sido que el bando de Sánchez ha ganado un voto, que ha sido el de Ana Oramas, diputada por Coalición Canaria (partido que gobierna en Canarias gracias a un pacto con el PSOE). Sin embargo, poco ha podido hacer un apoyo más contra el resultado final de 131 votos a favor y 219 en contra de la investidura.
 
Por otro lado, escasa ha sido la presencia de la sanidad en este segundo debate de investidura celebrado en el Congreso de los Diputados, que solo ha existido gracias al propio Pedro Sánchez, quien en sus diez minutos de discurso ha recordado que uno de sus objetivos es “financiar y reconstruir el estado del bienestar” con dos compromisos sanitarios principales: “universalizar la sanidad y retirar copagos”, ambos presentes en su pacto con Ciudadanos.

Asimismo, también ha prometido que bajo su presidencia se trabajaría en “revitalizar la ley de dependencia”.

Programa "no nato"
 
La respuesta de Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones, a Sánchez no se ha hecho esperar. Ha definido su programa de gobierno, con propuestas sanitarias incluidas, como “no nato” y le ha acusado de “pretender la demolición de lo hecho hasta ahora por el Partido Popular. Estamos ante una contrarreforma de aquello que nos permitió superar el desastre que ustedes nos dejaron en 2011”.
 
Por su parte, Albert Rivera, de Ciudadanos, tan solo se refirió a la “sanidad” como uno de los aspectos a mejorar en España, mientras que Pablo Iglesias, de Podemos, ni siquiera hizo mención a ella. Con todo, hay que decir que el líder de Podemos cambió totalmente el tono respecto a su intervención de hace dos días, y se ha mostrado conciliador con Sánchez, a pesar de dejarle claro de que el ‘no’ iba a ser el voto de su grupo parlamentario.

Pero la voluntad de acuerdo de Iglesias y ciertos aires de cambio han quedado en el aire: “Le vuelvo a tender la mano, señor Sánchez”. Veremos en qué queda.

ENLACES RELACIONADOS


‘No’ a Sánchez y sus líneas rojas sanitarias (02/03/16)