Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

El Consejo Asesor de Sanidad, en el alambre

Ha elaborado múltiples informes para el ministerio desde su renovación en 2012

Viernes, 18 de diciembre de 2015, a las 17:30
Javier Barbado. Madrid
El Consejo Asesor de Sanidad no se libra del 20-D. Si las encuestas aciertan y se conforma un gobierno con acuerdos de al menos dos fuerzas parlamentarias, su futuro está en entredicho, ya que los partidos mejor posicionados para gobernar ponen en duda su continuidad o, como mínimo, se plantean reformar su composición y funciones.

Julio Sánchez Fierro, José Martínez Olmos, Susana Gaspar y Ana Castaño.


Las formaciones emergentes, Ciudadanos (C’s) y Podemos, no descartan suprimir un órgano que existe desde la etapa de José Antonio Griñán al frente del Ministerio de Sanidad (1992-1993) y del que “hay que plantearse cuás es su fin y el sentido que tiene”, en palabras de la médica Ana Castaño, portavoz sanitaria del partido que lidera Pablo Iglesias.

Tampoco el colectivo que representa Albert Rivera se queda corto a la hora de dudar de su utilidad. Su portavoz estatal en materia de salud, Susana Gaspar, enfatiza en que “cualquier órgano ha de reflejar la nueva realidad política, y, por lo tanto, habrá que renovarlo”. Y subraya a Redacción Médica que, de llegar al poder, se crearía un Consejo Asesor en el que hubiera representación de todos los grupos parlamentarios.

Y el PSOE, por su parte, avisa de que renovará este organismo en los primeros cien días de gobierno (de formar parte de él): “Eso no significa que haya que quitar a todo el mundo, ni mucho menos, pero sí reforzarlo e incluso ampliarlo”, sentencia el portavoz de sanidad del partido, José Martínez Olmos.

Como contraste, quien ha ejercido, desde su reedición de 2012, como vicepresidente del consejo que asesora al ministerio, Julio Sánchez Fierro, resalta que el trabajo acumulado por sus componentes supera con creces al llevado a cabo por el mismo órgano en otras legislaturas en las que, de hecho, ha llegado a estar “en estado de letargo”.

Por ello, no solo rechaza cualquier intención de disolverlo, sino que considera que merece, en todo caso, “reconocimiento”. Desde su punto de vista, este consejo “no se ha cuestionado” en ningún momento en la última legislatura y “supone aportar experiencia por parte de personas con una dilatadísima trayectoria profesional que aportan sus opiniones a un coste cero”.

Fierro también ha recordado que es el ministro de Sanidad quien debe definir, en todo caso, las necesidades del departamento y, en función de ellas, la composición del Consejo Asesor, que, según ha recordado, consta de una parte fija constituida por expertos de reconocido prestigio y cuyo reemplazo, si cambia el gobierno, obedece a un procedimiento “completamente normal” en órganos de esta naturaleza (“sucede igual, por ejemplo, con el Consejo Económico y Social”). En cuanto a su parte 'fija', la que ha sobrevivido a los cambios de Ejecutivo, está conformada por representantes de los colegios profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos, veterinarios…).

Su vicepresidente hasta la fecha reconoce que el Consejo Asesor no resulta “imprescindible”, pero defiende al mismo tiempo su utilidad demostrada y el cúmulo de experiencia que atesora, para lo cual cita, entre otros informes recientes elaborados en su seno, los relacionados con el libro blanco de recursos humanos, “que requirió un esfuerzo muy importante y se hizo a petición del Consejo Interterritorial”, o el estudio sobre sostenimiento del sistema sanitario.

Los socialistas lo amplían y Podemos lo sustituye

Martínez Olmos, por su parte, ha incidido en que los socialistas quieren “una gran reforma de la sanidad” en la que incluyen “dar un papel al Consejo Asesor de ayuda al ministerio, porque estamos ante una situación muy complicada en la que la sanidad se ha resentido mucho y llevamos un programa de aplicación inmediata” que contempla renovar y ampliar el órgano y derogar el decreto 16/2012.

“Nosotros, por supuesto, si gobernamos vamos a seguir con la idea de un Consejo Asesor reforzado, más abierto y que sea capaz de ayudar a reorientar la sanidad pública en la línea que defendemos”, se ha reafirmado.

Castaño, de Podemos, recalca que el partido no desea un consejo politizado con nombramientos de libre designación, y, “seguramente estamos más a favor de crear una agencia de evaluación” en su lugar.

Ciudadanos, por último, se declara defensor de un Consejo Interterritorial “que tenga más peso específico en su labor coordinadora” de las comunidades autónomas, e insiste, por boca de Gaspar, en que el Consejo Asesor tenga representación de los partidos que consigan escaños tras el 20-D “con independencia de que finalmente se derogue o no” su existencia.

ENLACES RELACIONADOS:

El Consejo Asesor frena sus reuniones presenciales por “austeridad obligada” (10/04/15)

Facme ve caduco el último informe del Consejo Asesor de Sanidad (23/06/15)