16 nov 2018 | Actualizado: 13:15
La Revista

La precariedad laboral de los sanitarios se multiplica en verano

Los médicos pueden llegar a pasar más de 50 consultas diarias debido a la falta de personal

La precariedad laboral de los sanitarios se multiplica en verano
sáb 18 agosto 2018. 20.00H
Emma Nogueiro/ Esther Ortega
Jornadas interminables y salarios congelados desde hace años. Estas quejas acompañan al personal sanitario cada día, pero en verano, además, deben aguantar el cierre de camas, la saturación de las urgenicas y la falta de personal. Todo ello convierte a la estación más deseada en la pesadilla de médicos, enfermeros y auxiliares que ven cómo, mientras la mayoría de la población disfruta de sus vacaciones, ellos asumen más carga asistencial de la habitual sin el menor reconocimiento a su labor. 

Además, muchos de los profesionales del sector, se enfrentan a otro problema añadido: el de las suplencias y los contratos por semanas. “Tienen un inconveniente que sufren pacientes y profesionales a la vez: la falta de tiempo”, explica un médico del Hospital Universitario de Torrejóndeclara. Además, son “especialmente angustiosas para nosotros porque nunca sabes hasta cuándo vas a tener trabajo o si te van a renovar”, dice y -por si fuera poco- “debido a la falta de empleo, muchas veces nos vemos obligados a acumular trabajos de este tipo aunque sea a base de guardias y fines de semana que nadie quiere cubrir”.

IMPLICACIÓN DE LOS AYUNTAMIENTOS

Antonio Cabrera, el responsable en materia sanitaria de CCOO, corrobora esta realidad y argumenta que “más del 30 por ciento del empleo sanitario es eventual y precario”. El año pasado se produjo un incremento inaudito de las contrataciones en verano. Pero este año, a pesar de que desde CCOO no disponen todavía de cifras oficiales, se espera que el número de ofertas de empleo descienda notablemente. La estimación a la baja se debe, en opinión de Cabrera, a “una falta de planificación cada vez más acusada al no tener en cuenta las necesidades que tiene el sector público sanitario”.

Para aliviar su situación y mejorar sus condiciones, ayuntamientos como el de Peñíscola ofrecen alojamiento a los sanitarios que se han desplazado hasta su municipio este verano para reforzar la plantilla. María Jesús, concejala de Peñíscola, lo considera una medida acertada: "es una decisión necesaria y de hace tiempo. El antiguo centro de salud estaba situado en la antigua casa del médico, que era una vivienda hasta el año 2014, que fue un consultorio auxiliar. A medida que el número de habitantes fue aumentando, también fue creciendo el número de profesionales, y algunos como eran de fuera y pasaban aquí la época estival, se quedaban en esas habitaciones, donde también se quedaban cuando estaban de guardia", explica María Jesús, contenta con esta medida, que aclara que el edificio era de titularidad municipal".

ALQUILERES IMPOSIBLES

"Una vez el centro de salud lo fue como tal, es la Consellería de Sanidad la que ya se encarga del tema, entonces no teníamos esa necesidad. Pero este año volvieron las dificultades porque había escasez de profesionales que se desplazaran, entonces nosotros hemos rehabilitado cuatro habitaciones de ese edificio municipal, con opción a cocina y a baño, para que viniesen más médicos", explica la concejala, que hace hincapié en el hándicap de las poblaciones que asumen tanta carga de población en verano.

"El precio de los alquileres y el escaso tiempo de contratación de este personal. Si los contratos fuesen de seis meses no tendríamos esa escasez de médicos, pero para trabajar un mes o dos, hay quien piensa que no le merece la pena", explica María Jesús, que cifra en 100.000 habitantes la población de municipio en verano: "Aumenta considerablemente, y también están los programas de Imserso, hay que ampliar esos contratos porque siempre se necesitan médicos, el resto del año también tenemos esa población".


SANITARIOS EN PRECARIO


"La situación se cubre a base del sobreesfuerzo de los facultativos al hacer el doble de guardias


Los sindicatos llevan meses advirtiendo de la "la precariedad" que sufren los profesionales sanitarios en la temporada de verano ante "la escasez" de sustituciones. En determinados lugares de veraneo, la situación se complica. Así," al Servicio Andaluz de Salud (SAS) le cuesta encontrar facultativos en el mercado para cubrir las vacaciones de las plantillas por lo que la única solución es hacer el reparto de los pacientes entre otros facultativos", denuncian desde CSIF, que añaden: "Esta redistribución la hace la administración sin contar con los médicos que tienen que incorporar a los usuarios de los compañeros que están de descanso. El SAS refuerza, aunque insuficientemente, la zona de la costa que es donde se acumula mayor población durante los meses estivales pero desatiende el resto".

El sindicato ha asegurado, además, que  "la situación se cubre a base del sobreesfuerzo de los facultativos al hacer el doble de guardias, renunciando a veces al preceptivo descanso postguardia, realizan jornadas extenuantes de más de 30 horas, suman a sus citas en consulta las de sus compañeros ausentes, operan en las guardias, entre urgencia y urgencia", entre otras acciones, trabajando "al 150 por ciento".


EN URGENCIAS EL PROBLEMA AUMENTA

La responsable de Atención Primaria del Sindicato Profesional de Médicos, Ana Jiménez, explica que el problema de este año es que “cuando los médicos se van de vacaciones, no hay una sustitución adecuada para las demandas de los pacientes que, en estas fechas, siempre van a más”. Los profesionales, explica Jiménez, tienen que duplicar su trabajo y “eso es agotador” porque “los médicos llegan al verano con el estrés acumulado de todo el año e incluso con deudas horarias de otros años”.

El problema de las suplencias y la falta de médicos se nota, sobre todo, en los servicios de urgencia. De nuevo, Ana Jiménez, ofrece cifras que ponen de manifiesto esta realidad e indica que “el pasado fin de semana, un servicio asistencial como es el SUMA 112 registró una falta muy alta de médicos. Fueron 23 los puntos asistenciales que, debido a la falta de organización, se quedaron sin cubrir”.

De urgencias sabe mucho Javier Sanz, responsable de Emergencias en un hospital de Valencia. Este profesional explica que “las vacaciones de los médicos se cubren mal”. Y declara que “la mayoría de sus compañeros suelen estar hasta arriba de trabajo y, además, tienen que cubrir guardias porque no hay médicos suficientes y todo repercute en el paciente”.

MALA ATENCIÓN A LOS PACIENTES


"El año pasado llegué a hacer, en una misma mañana, 53 consultas más una visita a un domicilio


Ése es otro de los problemas de la suplencias y la temporalidad. Y es que la inestabilidad generada por ellas repercute de forma directa en el trato a los enfermos. En este sentido, Javier Sanz, explica que “además de las horas extra, el problema es la calidad que le falta al trabajo”. Sanz indica que la atención está llegando a unos límites sin precedentes y argumenta que “frente a las 36 ó 38 consultas que un médico puede ofrecer en una jornada durante el año, en verano se multiplican. Yo el año pasado llegué a hacer, en una misma mañana, 53 consultas más una visita a un domicilio”, cuenta. Todo repercute, como decimos, en la atención que se le ofrece a los enfermos porque, en palabras de Javier “al final no tienes tiempo para nada y abordas, como puedes, al paciente casi en la puerta”.

Cuando se le pregunta por el nivel de contratación de médicos en la Comunidad Valenciana, Sanz explica que “en verano se suelen hacer contratos de tres meses, pero el problema es que son pocos y no llegan a cubrir la necesidad de los servicios”. La realidad, en su opinión, es delicada para todos los médicos jóvenes que se incorporan al mercado laboral porque “se enfrentan a estar contratados de lunes a viernes y quedarse en el paro todos los fines de semana. Es una situación desorbitada que no tiene fácil solución”, dice.

ESPAÑA, POR DEBAJO DE LA MEDIA

Y no sólo son las vacantes de empleo las que descienden. La portavoz del Sindicato de Enfermería y Sanidad en España, Mar Rocha, que ha señalado algunos de los problemas a los que se enfrentan. “Tenemos una plantilla de profesionales muy reducida. En España hay 5,2 enfermeras por cada mil habitantes, frente a la media de los países de nuestro entorno en los que la media se cifra en 9,8”, explica.

Rocha también ofrece datos relevantes en cuanto a la gestión del espacio de los hospitales en verano y explica que, en enfermería, “se han cerrado 14.000 camas durante el periodo estival en todo el territorio español”. Un problema  -dice- que “no sólo afecta a médicos sino también a pacientes”.

La solución es, para todas las personas con las que este medio ha hablado, lenta y complicada, pero coinciden en la necesidad de cambios, apoyo a la formación y contratación y, sobre todo, la resolución del problema de planificación al que se enfrentan cada verano.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.