Desde el epicentro del ébola: "Está descontrolado, necesitamos más médicos"

Ricardo Angora, médico cooperante, relata a RM cómo combate la epidemia desde República Democrática del Congo

Ricardo Angora, médico cooperante de Médicos del Mundo
Desde el epicentro del ébola: "Está descontrolado, necesitamos más médicos"
mié 24 julio 2019. 15.20H
"El brote epidémico de ébola en Nord Kivu (República Democrática del Congo, RDC) está descontrolado, por eso la Organización Mundial de la Salud la ha declarado zona de emergencia internacional". Son palabras de Ricardo Angora, médico cooperante de Médicos del Mundo, que atiende a Redacción Médica desde el terreno días después de que el comité de emergencia de la OMS haya declarado el brote de ébola en RDC como una emergencia de salud pública internacional.

"Nuestro objetivo es poner en marcha medidas de prevención de la transmisión de la enfermedad", explica el médico, de 59 años, que añade: "En agosto va a hacer un año que se produjeron los primeros casos. Aunque ha habido picos, lo cierto es que se ha expandido cada vez más, afectando a distintas zonas y áreas de salud. En algunos sitios las medidas han sido eficaces y se ha controlado, pero cuando los recursos se han destinado a otras áreas y se descuidaba la atención de la primera, volvían a reaparecer los casos". 

Nord Kivu, explica a este medio Angora, "es una provincia de la República Democrática del Congo que tiene frontera tanto con Uganda como con Ruanda. Son zonas con mucho movimiento de personas y actividad comercial", lo que conlleva un mayor riesgo de que se extienda el brote epidémico a otros países. 

Inversión urgente


De momento, los médicos en el terreno se felicitan de que la OMS haya decidido tomar medidas, aunque todavía no saben qué tipo de cambios estratégicos se producirán y creen que llegan tarde. "Hace falta invertir más en recursos humanos para haya más profesionales que puedan actuar en la zona. También son necesarios más recursos materiales para disponer del equipamiento adecuado para poder prevenir la enfermedad; y más recursos financieros porque, evidentemente, hay que movilizar a un número importante de personal", expone el médico.

Ahora mismo, el equipo de Médicos del Mundo en la zona está formado por cinco personas que hacen 

Médicos del Mundo da una formación a los profesionales sanitarios locales

intervenciones directas pero, sobre todo, se encargan de dar formación a los profesionales sanitarios de RDC. “La primera intervención es la capacitación y formación a los profesionales de aquí, que son los que realmente atienden a la población, para nosotros es más difícil poner en marcha las medidas preventivas teniendo en cuenta limitaciones como el idioma".

Los síntomas del ébola son muy inespecíficos cuando empiezan, explica el médico: "La gente acude al centro de salud pensando que ha contraído una enfermedad vírica, como una gastroenteritis. Y si no se detecta adecuadamente que puede ser un caso de ébola, acaba contagiando a todas las personas que están ahí, tanto pacientes como profesionales. Esto es un problema porque hace que se transmita la enfermedad de una forma descontrolada".

Medidas de prevención


Para que esto no ocurra, Angora y sus compañeros les explican ciertas medidas de prevención, como que los pacientes se laven las manos con cloro a su llegada al centro de salud o que los profesionales sanitarios se protejan con mascarillas o guantes para evitar esa transmisión. "Por otro lado, hay que dotarles de esos sistemas de protección o de instrumental higiénico necesario, que también lo proporciona Médicos del Mundo", añade.

Cuando se detecta que una persona está contagiada, se le traslada al ventro de tratamiento de Ébola en una ambulancia especial y protegida. "También hay muchos casos sospechosos que no son ébola, sino malaria en la mayoría de los casos. A todos se les traslada a un centro de transición con medidas de protección, están tres días para poder repetirles la prueba y, si se confirma, pasan al centro de tratamiento", relata el médico. 

Los profesionales desplazados al terreno centran sus esfuerzos en labores de prevención.


Según ha publicado Médicos del Mundo, "los datos más recientes del Ministerio de Salud muestran la escalada de casos de ébola en RDC. Se han detectado un total de 2.522 casos -2.428 confirmados y 94 probables- y 1.698 muertes a causa del brote". El pasado 22 de julio, el ministro de Salud de República Democrática del Congo, Oly Ilunga, presentaba su dimisión tras acusar al presidente del país Felix Tshisekedi, de interferir en su labor al anunciar el mandatario que asumiría personalmente la responsabilidad de las operaciones contra la epidemia del ébola que está azotando el país.

Angora, que llegó al terreno el pasado 27 de mayo, se encargará junto a su equipo de hacer un trabajo previo que continuará un grupo mayor que les sustituirá: "Nos encargamos de estudiar las necesidades y contratar al personal local, entre los que se encuentran médicos, enfermeras o psicólogos".


Combatir la enfermedad en medio del conflicto


El equipo de Médicos en el Mundo ha estado recientemente en las emergencias de Haití, Jordania o Palestina, pero este escenario tiene sus particularidades. "En esta zona coinciden dos aspectos a remarcar, por un lado, que es una zona muy empobrecida. Y, por otro, que tiene un conflicto armado activo, con múltiples grupos que actúan; lo que provoca grandes desplazamientos", relata el médico, que lucha cada día contra las dificultades que surgen. "El nivel de pobreza hace que la gente no tenga agua corriente o electricidad, por lo que las condiciones higiénicas no son adecuadas, algo determinante para la transmisión del virus".

En RDC hay alrededor de 120 grupos armados responsables de ataques y hostigamientos en los centros de tratamiento de ébola y en los centros de tránsito de ébola entre otros dispositivos sanitarios. Las fricciones políticas y la degradación socioeconómica se han visto agravadas por un fuerte aumento de la violencia y las tensiones entre las comunidades. El número de personas desplazadas internamente en Kivu Norte es de aproximadamente 1,2 millones.

En su opinión, es urgente llevar a cabo una inversión fuerte: "No solo hacen falta medidas sanitarias para combatir el ébola, sino también higiénicas, que necesitan un desarrollo de las infraestructuras".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.