21 de mayo de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:30

El farmacéutico que predijo la independencia de Cataluña

Alexandre Deulofeu formuló una teoría de las civilizaciones desde su farmacia de Figueres
El farmacéutico que predijo la independencia de Cataluña
Alexandre Deulofeu.
Marcos Domínguez
Comparte este artículo
Sábado, 16 de diciembre de 2017, a las 20:00
En la Plaza de la Palmera de Figueres se ubica la farmacia Sargatal Deulofeu, un pequeño local que no se diferencia en nada de lo que es una botica moderna y funcional. Parecería una farmacia más si no fuera por una placa que figura a la izquierda de la puerta.

En realidad es una farmacia centenaria que pertenece a la familia Deulofeu. Uno de sus antiguos propietarios, Alexandre, cuyo nombre figura en la placa conmemorativa, fue una figura excepcional, autor de una teoría que vaticinó la derrota de Hitler en la II Guerra Mundial, la caída de la URSS y la guerra en la ex Yugoslavia. Y la independencia de Cataluña.

Se trata de la Matemática de la Historia, elaborada a principios de los años 30 y contenida en nueve gruesos volúmenes escritos en catalán, el último de los cuales lo terminó Deulofeu poco antes de morir en 1978. Ahora, la Matemática de la Historia ha sido recopilada y resumida por su nieto, Juli Gutiérrez Deulofeu, y ha suscitado el interés de cada vez más gente en los últimos años tras la cadena de sucesos que han ocurrido en el noreste de la Península Ibérica.

“Cuando él murió yo tenía 14 años y, claro, era poco consciente de su obra. Lo veía como un personaje curioso, diferente a los demás: decía cosas como que Alemania dominaría Europa o que el comunismo no iría a ninguna parte. A partir de ahí, decidí estudiar alemán y no ser de izquierdas”, comenta Juli Gutiérrez. 


Según la Matemática de la Historia, la independencia de cataluña en 2029 no será la soñada


Curiosamente, Alexandre Deulofeu había sido uno de los fundadores de Esquerra Republicana en Figueres, con apenas 20 años, “pero su pensamiento vital irá cambiando muchísimo”. Durante la Guerra Civil llegó a ser alcalde del municipio, antes de ser movilizado y enviado al frente como sanitario, dada su formación como farmacéutico y químico.

Con la derrota republicana se exilia a Francia, regresando a Figueres ocho años después. A partir de ahí, se dedica a la farmacia familiar, donde monta su despacho en la rebotica, contratando a dos asistentes que atienden a la gente mientras él continúa con sus estudios, interrumpidos por la guerra. Por allá pasarán “todo tipo de personajes, anónimos y conocidos, como Salvador Dalí, con quien mi abuelo se pasaba horas discutiendo de arte o historia”.

LA MATEMÁTICA DE LA HISTORIA NO ES UNA FÓRMULA

A pesar de su nombre, la teoría de Deulofeu no es una fórmula matemática. Es una concepción de las civilizaciones como entes orgánicos, ‘vivos’, algo que estaba muy de moda en el periodo de entreguerras de principios del siglo XX y cuyos máximos exponentes fueron Spengler y Toynbee. Pero ninguno de los dos dio una medida tan exacta de la duración de los imperios como Deulofeu.

Alexandre Deulofeu despachando a un cliente en su botica.

Muy resumida, la Matemática quedaría así: se puede dividir la existencia de las civilizaciones en tres ciclos de 1.700 años. El primero de ellos consta de una etapa de fragmentación geográfica, otra de unificación y otra de imperio. La duración de este último es de 550 años, tras los cuales se desintegra, “implosiona, explota desde dentro”, en palabras de Juli Gutiérrez. El ‘imperio’ español se conforma, según Deulofeu, con la boda de los Reyes Católicos en 1479, por lo que su implosión ocurrirá en 2029, con la independencia de las regiones de la Península, entre ellas Cataluña.

Juli Gutiérrez llegó hasta las obras de su abuelo unos años después de la muerte de éste. “Cuando yo tenía 18 o 19 años, vino un señor argentino, Abelardo Gabancho, que había llevado a mi abuelo a su país unos años antes a dar una serie de conferencias. Vino a la casa de campo que teníamos en Ordis, al lado de Figueres, para ordenar todos los papeles de Deulofeu. Gabancho y yo iniciamos una larga relación epistolar de más de diez años, en las que me explicaba las características de la Matemática de la Historia, y así hasta hoy”.

NO ES TAN BONITO COMO LO PINTAN

El volumen octavo de su obra magna explica cómo se desintegrará España “y las nacionalidades vernáculas podrán ser libres”. Los sucesos actuales han animado a la gente a retomar las teorías de Deulofeu, y muchos partidarios de la independencia han acudido a sus hipótesis para razonar la inevitabilidad de la escisión, pero el nieto del historiador advierte: la independencia de Cataluña no será la soñada, sino que se enmarcará en unos procesos históricos nada positivos.

predicciones cumplidas
1934. La guerra de Yugoslavia: “No tardaremos en verlo transformado en dos o tres repúblicas completamente independientes o bien confederadas”.
 
1934. La descolonización de Egipto y la India, ocurridas en 1936 y 1948.
 
1941. Deulofeu aseguró que Hitler perdería la II Guerra Mundial.
 
1951. La URSS se desintegraría alrededor del año 2000. “El comunismo, a excepción de los pueblos satélites que ya se encuentran hoy bajo su influencia, no se implantará en ningún otro pueblo de Europa. La URSS, en lugar de seguir una vía imperialista, va hacia la desintegración”.
 
1970. Deulofeu aconseja a los Estados Unidos la retirada de Vietnam. “Y puestos a hacer recomendaciones a los países que aún no conocen la ley de la historia, aconsejaríamos a Estados Unidos que sin más espera abandonen la lucha de Vietnam y retiren sus tropas de Asia”.
 
1974. Predice que el Mercado Común (actual Unión Europea) quedará bajo hegemonía germana a partir de una Alemania ya unificada. Esto último ocurriría más de diez años después.
Y es que la teoría de Deulofeu continúa: tras esos 550 años de imperio y la desintegración de sus territorios, los pueblos caerán bajo el dominio de una potencia vecina. Y el farmacéutico humanista tenía claro cuál iba a ser: Alemania. “La independencia de Cataluña va a llegar debido a que España como entelequia política, al igual que Yugoslavia o la Unión Soviética, tiene sus días contados porque va a implosionar: mira la corrupción y todos los acontecimientos que están sucediendo. Pero como no vamos a saber gestionar positivamente la independencia, veremos cómo Alemania va a dominar Europa y a marcar los tiempos de lo que tiene que venir”.

No es la independencia que muchos quieren ver. Vamos a cambiar un imperio español cercano culturalmente –porque no nos vamos a engañar, los últimos años no han sido nada malos para la Península– por una dominación de una gente, como los alemanes, con una manera de entender el mundo totalmente diferente”, sentencia Gutiérrez Deulofeu, muy crítico con los protagonistas de la situación catalana, tanto de uno como otro bando, a quienes acusa de no saber leer la historia.

NINGUNEADO POR HISTORIADORES Y FARMACÉUTICOS

El nieto de Deulofeu destaca la formación científica de éste para poder desarrollar su teoría. “Traslada los principios científicos del mundo de la Farmacia y de la Química para dotar a la Historia de cientificidad”, explica. “Su formación fue imprescindible para plantear las cosas de esta manera, sobre todo porque la ciencia investiga siempre con un objetivo: mejorar la vida de la gente”. Y eso es lo que quería Deulofeu: conocer los procesos históricos permite actuar sobre ellos y evitar guerras y conflictos.

No obstante, sus aportaciones han sido ninguneadas por la Academia. “El famoso historiador Vicens Vives, la principal referencia en Cataluña, lo trató de manera exageradamente mala, llamándolo indocumentado. La Academia no le hizo caso porque mi abuelo sacudió las mentes de la Historia y eso no gusta”.

En el lado farmacéutico tampoco ha habido gran reconocimiento. “Los colegios de farmacéuticos han mostrado muy poco interés en su figura. Barcelona hizo hace unos cinco años una jornada, publicaron alguna cosa y ya. Y el de Gerona menos, porque dicen que no tienen dinero”.

En la actualidad, la farmacia donde Deulofeu elaboraba esos preparados y fórmulas magistrales tan especiales, diferentes a las de cualquier otro farmacéutico, ha sido completamente reformada. Pero aún pertenece a la familia. “De la farmacia se encargó mi primo, pero tiene otras prioridades en la vida: mi abuelo la utilizaba para hacer libros y él se compra un coche. Digamos que mi madre se quedó con la parte espiritual de Deulofeu, y mi tía con la parte material”.