Redacción Médica
16 de octubre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:00
Autonomías > Murcia

Murcia no pide los permisos de la Aemps para puntuar su concurso de TRD

El SMS admite que no los incluye como “criterio de valoración” y Acciona, sin validación sanitaria, es la mejor puntuada

Manuel Villegas, consejero de Salud de Murcia.
Murcia no pide los permisos de la Aemps para puntuar su concurso de TRD
J.F.
Lunes, 17 de septiembre de 2018, a las 19:20
La Consejería de Salud de Murcia, que dirige Manuel Villegas, no considera que los permisos sanitarios que otorga la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) sea un “criterio de valoración” y por ello los pedirá “cuando se considere oportuno” de cara a asignar el concurso de terapias respiratorias domiciliarias (TRD).

Con esas palabras se han expresado fuentes de la Administración murciana a Redacción Médica después de que se haya hecho público que la UTE Acciona-Orthem sea la mejor puntuada para llevarse 3 de los cuatro lotes del concurso.

Como informó este periódico el pasado viernes, la propia Aemps ha confirmado que Acciona carece de los permisos sanitarios para ejercer en el sector de las TRD. Del mismo modo, ni la citada empresa si Orthem, con la que se presenta a modo de Unión Temporal de Empresas (UTE), hayan sido capaces de confirmar a Redacción Médica de que tienen los mencionados permisos.

En la apertura del sobre A, el denominado "Capacidad para contratar", se sustituyó por una declaración responsable



El andamiaje burocrático que los Servicios Centrales del Servicio Murciano de Salud (SMS) han creado para desarrollar el concurso podría haber favorecido que se haya llegado al borde de la licitación validando a empresas carentes de tales permisos sanitarios. En la apertura del sobre A, el denominado  “Capacidad para contratar”, se sustituyó por una declaración responsable.

En ambos anexos de la citada declaración no se especifica que sea necesario presentar los permisos de la Aemps para validar a estas empresas. En el anexo VI, la Administración murciana aclara que se le deberán presentar las acreditaciones oportunas cuando estime oportuno pero no en primer término.

Un sobre A que suele exigir permisos


En concursos homólogos en tiempo y forma, como el del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), es en el sobre 1, denominado “Documentación administrativa”, donde sí se exigen estos permisos. En el apartado ‘i’ se requiere a las empresas que quieran participar en el concurso de TRD la “habilitación empresarial o profesional: Autorización de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios como laboratorio de gases medicinales y/o autorización de comercialización de las especialidades farmacéuticas que comprende la prestación del servicio o la autorización que proceda en cumplimiento de la normativa legal o reglamentaria”

En el citado sobre 1 se incluye la solvencia técnica o profesional, que ha sido uno de los motivos por los que Acciona ha sido excluida de diversos concursos de oxigenoterapia como el mencionado de Castilla-La Mancha, Aragón o Galicia.

El concurso de oxigenoterapia afecta a 40.000 pacientes de la Región de Murcia, que han manifestado en múltiples ocasiones su descontento con el proceso, acusado de estar infrafinanciado y con empresas que no cuentan con la experiencia necesaria para hacerse cargo de la gestión.

Como informó este periódico, Acciona comenzó a formar a principios de verano a personal para administrar estas terapias. Para ello, buscaba titulados pero también estudiantes de Enfermería y Fisioterapia, por lo que no requería candidatos con la titulación concluida ni con experiencia ya no en el sector sino profesional. Una situación que generó alerta entre los pacientes, que también han emprendido una exitosa campaña de firmas para que se suspenda el concurso.

Estos también acudieron a la Fiscalía de la Región de Murcia para denunciar el proceso abierto por la Consejería de Manuel Villegas y el Servicio Murciano de Salud (SMS), que capitanea Asensio López. Un hecho que la Administración murciana capeó dejando en manos de los médicos la aprobación de los criterios técnicos presentados por las empresas sin intervenir en la ya mencionada falta de permisos de las autoridades sanitarias españolas.